La vida antes y después del escaño

El diputado Víctor Píriz (PP) solicitó su alta en Fundecyt unos días y ahora volverá a pedir su excedencia. :: /Pakopí
El diputado Víctor Píriz (PP) solicitó su alta en Fundecyt unos días y ahora volverá a pedir su excedencia. :: / Pakopí

Los nuevos diputados deberán dejar sus trabajos, mientras que varios de los que salen del Congreso y del Senado tendrán que buscar ocupación

J. LÓPEZ-LAGO

Una exdiputada de Badajoz que vuelve a su consulta, una exsenadora de Villafranca de los Barros que retomará los estudios para sacarse una oposición o una placentina que tras dos años de senadora ahora regresa a su casa sin más. También hay parlamentarios retirados por su partido o las urnas que aún no saben si retomarán su antiguo trabajo. Algunos están pendientes de si su formación gobernará en la región a partir del 26 de mayo por si los llaman para un puesto de confianza en el ejecutivo. Muchos pensarán que es una suerte, pero el trabajo de político es tan provisional e incierto como otros empleos.

Lo que no es común es tener una profesión y dejarla de repente para ser diputado nacional o senador, pero también está ocurriendo en Extremadura, donde lo normal antes de llegar a Madrid es haber hecho previamente carrera política en la región. Aquí ya se sabe qué diez diputados la representarán en el Congreso en la nueva legislatura y también ocho de los diez senadores (los otros dos saldrán de la Asamblea tras las elecciones autonómicas) que se sentarán en la Cámara Alta. De todos ellos, solo seis ejercían una profesión hasta estas últimas elecciones del 28 de abril. El resto ya vivía de un cargo público.

Teresa Tortonda. ::
Teresa Tortonda. :: / HOY

Unos vuelven otros no

En el lado contrario, unas elecciones suponen caras nuevas en los escaños, pero también que otros dejan su hueco. Teresa Tortonda, por ejemplo, fue diputada autonómica y ya no es senadora del PP. Dedicará este mes de mayo a colaborar con su partido en la campaña. Después, explicaba a este diario, seguirá estudiando una oposición del Servicio Extremeño de Salud (SES) que dejó aparcada cuando el PP estaba en el Gobierno autonómico y también repartirá su curriculum allá donde se necesite gente con su perfil. Ella, de Villafranca de los Barros, es licenciada en Ciencias Políticas y Sociología y Diplomada en Trabajo Social.

Otra compañera suya que cesa en el Congreso, Dolores Marcos, fue concejala en Plasencia desde 2011 y también diputada en la Asamblea. Esta semana decía que ahora volverá a su casa y, de momento, no tiene pensado trabajar. Teresa Angulo, que tampoco ha podido repetir como diputada por el PP, anteriormente tenía un despacho de abogados en Zafra, pero indicó a este diario que después de la campaña en la que está inmersa no ha decidido si retomará su profesión.

Quien sí vuelve a su trabajo y de manera anticipada es Amparo Botejara, que ha sido diputada por Podemos desde diciembre de 2015 y luego repitió escaño en junio de 2016. En estas elecciones generales volvió a ser candidata pero su nombre no ha salido, así que regresará a su consulta como médico de familia en un centro de salud de Badajoz. Según explicaba a este diario, se incorporará el 15 de mayo, quince días antes de lo que pudiera hacer por ley. Además, estará vinculada a lo que fue su grupo parlamentario en el congreso porque de los 42 diputados de Unidas Podemos no hay ningún especialista en sanidad y se ha ofrecido para colaborar en muchos de los asuntos que inició ella.

Otra persona que regresa a su puesto es Juan María Vázquez, el senador socialista que fue alcalde de Castuera y presidente de la Diputación de Badajoz. En la Cámara Alta, Vázquez pertenece a la diputación permanente, por lo que su mandato no concluye hasta el próximo día 21, que será cuando los nuevos senadores tomen posesión. Aunque su edad está próxima a la jubilación, Vázquez explicó que volverá a su puesto de funcionario en el Sexpe, donde es jefe de sección.

En cuanto a los diputados socialistas que no repiten escaño porque no han optado en estos comicios, Marisol Pérez tenía intención de retirarse de la vida pública para atender asuntos personales, mientras que Pilar Lucio entró a formar parte del Consejo de Seguridad Nuclear.

Finiquito de transición

Por otro lado, de los 18 políticos que se incorporan esta legislatura como diputados o senadores, cinco repiten cargo en Madrid: Víctor Píriz del PP y César Ramos del PSOE en el Congreso, y en el Senado el socialista Miguel Ángel Nacarino, mientras que otros cambian el Congreso por el Senado, como los populares Pedro Acedo y Carlos Floriano.

Salvo los que pertenecen a la diputación permanente (políticos de guardia mientras se disuelven y se vuelven a constituir las Cortes), los diputados y senadores cesaron en su cargo al convocarse las elecciones (el pasado 5 de marzo), y vuelven a tomar posesión tras el resultado de éstas. Esa fecha es próximo el 21 de mayo, por lo que han pasado casi dos meses inactivos.

César Ramos, diputado por Cáceres, tiene su trabajo como ingeniero técnico industrial y está en excedencia al ocupar cargo público. Según explica, no suele ser operativo para una empresa incorporar a un trabajador solo por dos o tres semanas, así que lo normal es pedir la indemnización de transición. Ésta es una figura creada en 2006 por la que se sigue cobrando y cotizando, aunque algo menos del salario habitual de los parlamentarios al excluirse la dieta que se cobra por ser de fuera de Madrid.

La han pedido todos los parlamentarios extremeños con la excepción del popular Víctor Píriz, quien afirma que anuló esta especie de finiquito el 12 de abril y pidió el alta en la empresa en la que trabajaba, Fundecyt, para poder renovar ahora su excedencia.

Se libran de este trámite los senadores Diego Sánchez Duque (PP) y Rafael Lemus (PSOE), cuya acta sigue vigente al ser de designación autonómica por lo que sus tiempos los marca la Asamblea de Extremadura, donde seguramente vuelvan al estar ambos en puestos de salida (5 y 3 respectivamente).

Antes eran cargos públicos

Por otro lado, aparte de los cinco diputados y senadores que repiten, de los trece restantes nueve abandonarán otro cargo público para irse a algunas de las dos cámaras de representación en la capital de España. Es el caso de los nuevos diputados Valentín García por el PSOE, que era diputado en la Asamblea de Extremadura; y Belén Fernández, edil en Cáceres (en la oposición municipal pero liberada sindical hasta ahora); o Alberto Casero, del PP y alcalde de Trujillo desde 2011, que ya no opta a la reelección. Maribel García, edil del PSOE en el Ayuntamiento de Badajoz, trabaja como docente con plaza de funcionaria, la cual abandonará temporalmente al convertirse en diputada.

Javier Garcinuño
Javier Garcinuño / HOY

Al Senado han llegado desde la Asamblea de Extremadura las socialistas Teresa Macías y Ascensión Godoy. Su compañero Javier Garcinuño era concejal en la oposición en Plasencia, si bien él compaginaba esta tarea con un trabajo en la empresa privada. Según explicaba el nuevo diputado, que lleva la distribución de una marca de helados, el día 9 abandonará la empresa para tomar posesión como senador el 21 de mayo.

En cuanto a Victoria Domínguez, abogada que dejó el ejercicio cuando se convirtió en miembro de la Mesa de la Asamblea por ser incompatible, ahora le aguarda otra etapa de incompatibilidad como diputada cacereña por Ciudadanos.

Así lo exige La Ley Orgánica 5/1985, de 19 de Junio, del régimen electoral general, que establece que los diputados deben tener dedicación exclusiva y solo hace excepciones en casos como la docencia universitaria; la gestión del patrimonio propio; o la producción y creación literaria, científica, artística o técnica.

Por su parte, la nueva senadora del PSOE, Isabel Moreno, trabajaba en la Junta de Extremadura con el puesto de secretaria general de Arquitectura, Vivienda y Políticas de Consumo, el cual tendrá que abandonar porque en su partido se prohibió la acumulación de cargos.

María José Calderón. ::
María José Calderón. :: / HOY

Además del edil Garcinuño, solo hay cuatro casos entre los 18 senadores y diputados de la XIII legislatura que abandonarán su trabajo en la empresa privada para representar a pacenses y cacereños desde su escaño. Se trata del nuevo diputado socialista, Mariano Sánchez, que es técnico en Electrónica; el diputado de Vox, Víctor Sánchez del Real, asesor de comunicación y profesor universitario (podría, pero aún no sabe si seguirá ejerciendo); la diputada de Cs, María José Calderón, arquitecta que trabajaba de diseñadora de interiores, y el senador socialista Baldomero Espinosa, empleado público, los cuales afrontan una nueva profesión en su vida, la de político.