Extremadura se reafirma como la comunidad más socialista del país

Extremadura se reafirma como la comunidad más socialista del país

Badajoz y Cáceres son la segunda y tercera provincia que más votos dan a Pedro Sánchez

A.A.

Pedro Sánchez puede estar satisfecho de cómo le ha ido la jugada en Extremadura, su mayor caladero de votos en las elecciones de anteayer. Que la región es un bastión socialista no es ninguna novedad, pero sí lo es que Badajoz y Cáceres figuren en el podio de las circunscripciones más afines al puño y la rosa.

En junio de 2016, cuando el líder socialista se llevó en las urnas un batacazo más o menos como el que el domingo se dio Pablo Casado, Extremadura fue la región donde más votos consiguió. Pero en el desglose por circunscripciones, los primeros puestos de la clasificación de las más fieles fueron ocupados por Andalucía. En concreto, el mejor porcentaje de votos lo obtuvo en Jaén, seguida de Huelva, con Badajoz tercera, Sevilla cuarta y Cáceres quinta. Anteayer, Extremadura desplazó a Andalucía en esta tabla, y aunque Jaén (39,5% de los sufragios) se mantiene como la provincia más socialista de España, Badajoz (38,5%) y Cáceres (37,4%) suben al segundo y tercer puesto respectivamente. O sea, la región acapara el protagonismo en el podio socialista.

Y poniendo el foco en las regiones en vez de en las provincias, Extremadura se impone como la que logró el mejor porcentaje, el 38,1, casi diez puntos superior a la media nacional y cuatro por delante de Andalucía, segunda en esta clasificación de los que mayor querencia tiene por el PSOE.

La otra cara de la moneda

Para el PP, por el contrario, Extremadura está lejos de ser campo abonado. Anteayer consiguió en la región el 21,4% de los apoyos, una tasa casi cinco puntos mejor que la media nacional pero que superan seis autonomías (Castilla La Mancha, Castilla y León, Murcia, Cantabria, Galicia y La Rioja), además de Ceuta y Melilla.

El desplome de los populares ha sido también un golpe en la boca del estómago del bipartidismo a escala nacional, aunque un poco menos en Extremadura, donde las dos formaciones históricas suman el 59% de los votos válidos, una cifra que solo supera, y por muy poco, Galicia. Son 15 puntos más que en el conjunto de España, una distancia que en términos políticos es casi un mundo. La región, queda claro, sigue siendo un territorio mayormente bipartidista, como el que más en el país, pero con una tendencia clara a la baja. Hace tres años, entre PSOE y PP sumaban el 73% de los sufragios, es decir, 14 puntos más que ahora.

Quien rompió el eterno bipartidismo en la comunidad fue Podemos en el año 2015. Y quien ha metido la mano en esa brecha para ensancharla ha sido Ciudadanos. En los anteriores comicios generales sumó en la comunidad autónoma 64.760 adhesiones. Ayer alcanzó 117.720. Esto equivale a una subida de casi el 82 por ciento, una mejoría que no alcanza la formación naranja en ninguna otra región. Cierto es que en Extremadura partía de una cifra de apoyos más baja que en otros territorios, por lo que su margen de progreso era mayor, pero aún así, ese 82 por ciento es una tasa a la que no se acerca ninguna región. A escala nacional, la mejoría del partido que lidera Albert Rivera ha sido del 31% . Ciudadanos consigue en la comunidad el 18% de los votos, dos puntos por encima de lo que obtiene en el conjunto del país y una tasa que solo mejoran cinco autonomías (Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón, Murcia y Castilla y León).

Por contra, Podemos obtuvo en Extremadura el peor porcentaje de votos de todas las comunidades autónomas, al ser la única que no alcanzó el diez por ciento. Su 9,5% de apoyos, que le han dejado sin diputado en el Congreso –antes tenía uno por Badajoz– suponen casi dos puntos y medio menos que la media nacional. Solo supera a Ceuta y Melilla, que no llegan al cinco por ciento. Ahora bien, por circunscripciones, hay una decena que sacan peor nota que las dos extremeñas.

En cuanto a Vox, en la región le ha ido medio punto mejor que en el conjunto del país. Obviamente, fue el partido que más creció en términos relativos (un 6.782%), dado que en los comicios de hace tres años solo sumó en la región 1.026 votos, frente a los 70.611 de anteayer.

Algunas curiosidades

Los pueblos donde más se votó.
En la provincia de Badajoz fue Calzadilla de los Barros (89% de participación) y Valdefuentes (88%) en la de Cáceres.
Los de menor participación.
Trasierra (64%) y Ruanes (61%).
Sánchez arrasa en Atalaya y Navas del Madroño.
En el primer municipio logró el 71% de los votos válidos y en el segundo, el 70%.
Los que menos apoyaron al PSOE.
El Carrascalejo (17%) y Casas de Don Antonio (15%).
En los que el PP obtuvo más votos.
Valencia del Mombuey (50%) y Alcollarín (57%).
Los que menos votaron al PP.
Torre de Miguel Sesmero (7%) y Cedillo (9%).
Albert Rivera gana en El Carrascalejo y Botija.
En el municipio pacense cercano a Mérida, Ciudadanos fue el partido vencedor, al lograr el 34% de los votos, y en el cacereño consiguió el 27% y solo le superó el PSOE (33%).
Trujillanos y Robledollano, los caladeros de Vox.
Fueron los municipios extremeños donde Santiago Abascal obtuvo más adhesiones. En Trujillanos, el 23%, y en Robledollano, el 30%.
A Pablo Iglesias le quieren en Llera y en Villanueva de La Vera.
En la localidad pacense, Podemos fue la segunda fuerza más votada, al sumar el 26% de los votos, y la misma posición ocupó en Villanueva de la Vera (logró el 22%).
El Carrascalejo, un mundo aparte.
Votaron 65 personas, de las que 22 metieron en el sobre blanco la papeleta de Ciudadanos, que fue el partido más votado, por delante de Vox (12 apoyos). Al PSOE lo eligieron 11 vecinos y al PP 10. Además, Podemos obtuvo ocho y el Pacma 1.