«No iré al Congreso a seguir siempre las directrices del partido»

Amparo Botejara /
Amparo Botejara

candidata de Podemos por Badajoz al Congreso. Medico de familia hastiada con la situación actual, ha encontrado en Podemos la forma de seguir con un activismo que ha practicado siempre

J. LÓPEZ-LAGO

Hace menos de un mes se subió a un teatro de Villafranca de los Barros junto a Pablo Iglesias para pedir el voto, y lo primero que dijo es que si alguien le asegura que iba a estar ahí hace un año no se lo cree. La candidata número uno de Badajoz para el Congreso de los Diputados representando a Podemos afrontó la semana con una entrevista en HOY. Es nueva en política, pero en la barriada de San Roque de la capital pacense, donde ejerce de médico de familia desde hace más de treinta años, es muy conocida. Amparo Botejara (Badajoz, 1956) ha estado en sociedades científicas y asociaciones, donde siempre ha sido muy combativa, igual que su marido, también médico y ahora concejal en el Ayuntamiento de Badajoz, donde se presentó en mayo como candidato a la Alcaldía por el partido de Pablo Iglesias.

¿A sus 59 años, lo de meterse en política era un anhelo?

Nunca ha estado entre mis objetivos. No he militado en ningún partido ni en ningún sindicato. Mi trabajo me gusta mucho, así que tampoco es una escapatoria. Se debe a que estamos en un momento en que las cosas se pueden cambiar y las personas que no somos políticos profesionales ahora podemos ser muy útiles en la política.

¿Cómo se enciende la chispa que la anima a meterse en Podemos?

En realidad yo llegué antes que mi marido. Estaba en el comité ciudadano regional, alguien contactó conmigo para temas de sanidad y cuando conocí a los compañeros me entusiasmó el proyecto, la fuerza y el ánimo que había.

¿Reconoce que a estas alturas Podemos ha perdido algo de fuerza?

No. En Extremadura lo que percibimos es lo contrario. Nosotros estamos con subidón, tanto nuestra gente que está en las concejalías y que realizan una labor muy difícil, como los seis compañeros de la Asamblea. Trabajan mañana, tarde y noche y es porque tienen mucho ánimo. Un objetivo nuestro además es no perder contacto con la población. Yo los he acompañado con las reuniones de los viernes, cuando se van a algún círculo donde las asociaciones les cuentan los problemas que tienen. Todo eso se incorpora a la actividad política, no como los políticos clásicos, que se meten en un despacho.

¿En su consulta médica, por donde pasa tanta gente, además de los problemas de salud, le confían otro tipo de problemas o quejas?

Claro, y esto es lo que a mí me ha motivado también. Nuestra consulta es como un observatorio y ahí se perciben todos los problemas, sobre todo los sociales. Durante estos tres o cuatro años hemos ido viendo la situación que estábamos viviendo, que es algo histórico porque la gente que menos tiene ha coincidido con gente millonaria que se estaba subiendo el sueldo. Esto pasará a la historia.

Usted ha denunciado muchas veces injerencias políticas en la sanidad, con cargos directivos politizados. Ahora ha habido otro cambio de gobierno en la región, ¿persiste este problema?

El punto 38 de los compromisos de Guillermo Fernández Vara habla de despolitizar la gestión sanitaria. Y la verdad es que me ha sorprendido porque no pensé que se podía incumplir tanto. Están cambiando jefes de servicio que no tienen vínculos con el PP y que están haciendo bien su trabajo por personas que previamente han tenido cargos en el partido. Vara decía que lo iba a hacer de otra manera, pero mi análisis es que no ha entendido nada. El dinero es de la población y no se puede usar de una manera tan partidista porque si se usa con criterios políticos y se ponen personas no cualificadas en determinados puestos, el sistema no funciona y esto nos lleva a la privatización.

¿Es para tanto el temor a la privatización del sistema sanitario?

Aquí en Extremadura no. Pero en Madrid o Valencia sí. Hay fórmulas intermedias que se han creado, como conciertos o fundaciones. Siempre se justifica en que es la mejor manera, pero hay que ver por qué se pone a la gente al frente de la sanidad pública con criterios políticos.

¿Abusa la gente de la sanidad pública hasta el punto de consumir recursos innecesariamente?

Es la excepción. Y la culpa la tiene el sistema, no la gente. Para usar bien los recursos sanitarios hay que explicarlo bien porque el sistema está organizado de una manera un poco compleja. Las pocas veces que se pide algo, como no colapsar algún servicio porque hay una epidemia, la gente responde.

¿Qué planes tiene Podemos para la educación concertada?

El proyecto de Podemos en la enseñanza es de estructuras públicas. A corto plazo seguirá como está hasta que lo público vaya tomando relieve. Nuestro objetivo es que todo sea público: educación, sanidad, eléctricas, bancos... porque todo lo que se ha privatizado la experiencia dice que ha ido a peor.

Pero hay casos en que una gestión pública se revela como un desastre. Ahora hemos conocido en la región casos de consorcios y fundaciones sostenidas con dinero público que no funcionaban.

Si pones a profesionales eficaces no pasaría. Lo que no puede ser es que estén controladas por el poder político.

¿Qué haría por Badajoz desde el Congreso si se convierte usted en diputada?

En los más de treinta años que llevamos de democracia, solo en 1985 Antonio Rosa con el PSOE, que votó no y dimitió por un tema de pensiones, y en 2005, Pía Sánchez, del PP, con motivo de la ley del matrimonio homosexual, han votado en contra de las directrices de su partido. La disciplina de voto a veces exige votar algo que perjudica a Extremadura y yo eso no lo voy a hacer. Yo no voy al Congreso a apretar botones siguiendo directrices del partido. Yo voy a tratar de corregir las desigualdades que hay. Hemos tenido políticos como Monago o Ibarra que han hablado muy fuerte, pero la realidad hoy día es la que es. Llevamos más de veinte años con el AVE y mientras nos han desmontado el ferrocarril.

Podemos no quiere AVE, es la única formación que no es ambigua en este punto.

Es que no tenemos para pagar el billete. Ahí van políticos y ejecutivos. Lo que queremos es un ferrocarril electrificado con una velocidad de entre 200 y 250 kilómetros por hora y que sea asequible a la población para que estemos comunicados.

¿Qué planes tienen para generar empleo?

Tenemos unos 140.000 parados. En cuanto al sector industrial, en la comunidad íbamos lanzados con las energías renovables, pero el PSOE las gravó con impuestos y el PP le quitó las subvenciones. Ahora vemos que Almaraz quiere un almacén de residuos, lo que da a entender que se le ampliará la moratoria de esta central nuclear más allá de 2020. Luego ves que en las compañías eléctricas hay políticos gracias a las puertas giratorias y entonces te preguntas, ¿cómo puede ser?

Si no consigue el escaño por Badajoz, cuál va a ser su papel en el partido a partir del 20D?

Soy miembro del comité ciudadano regional y de la comisión de sanidad estatal y en ambos sitios seguiré trabajando con ilusión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos