Las elecciones más fragmentadas apuntan a nuevos escenarios políticos en Extremadura

Preparativos para las elecciones en un colegio de Badajoz. :: c. moreno/
Preparativos para las elecciones en un colegio de Badajoz. :: c. moreno

El crecimiento de los nuevos partidos marcará la formación de mayorías de gobierno en la Junta y los principales ayuntamientos

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La vorágine electoral de los dos últimos meses llegará hoy a su fin con la convocatoria para los comicios autonómicos, locales y europeos, que se presentan como los más interesantes de los últimos años debido a la presencia de hasta cinco partidos con posibilidades de obtener una posición determinante en el panorama político.

Más información

La renovación de los 65 escaños de la Asamblea de Extremadura puede dibujar un nuevo escenario en la política regional. Las encuestas apuntan a una victoria del PSOE, con lo que Guillermo Fernández Vara podría optar a su tercer mandato (segundo consecutivo) como presidente de la Junta de Extremadura. Pero parece difícil que pueda repetir la mayoría absoluta que obtuvo en 2007, lo que le obligaría a depender de apoyos de otros partidos.

Primero, para lograr la investidura, para lo que necesita más votos a favor que en contra. Es decir, bastaría con que un grupo con un número significativo de diputados se abstuviera. Y, después, para sacar adelante durante la legislatura leyes en el Parlamento regional. En estos últimos cuatro años ha conseguido ese objetivo con acuerdos puntuales con otras formaciones.

Por primera vez la Asamblea de Extremadura podría formarse con cinco grupos

Sin embargo, los sondeos también dejan la puerta abierta a que PP, Ciudadanos y Vox sumen el número suficiente (al menos 33 diputados) para formar una mayoría al estilo de Andalucía, quizá no para formar gobierno pero sí para decantar la presidencia de la Junta.

Esta situación es especialmente interesante para los populares, a los que todas las encuestas apuntan a una significativa caída de apoyos, pese a lo cual se mantendrían como principal partido de la oposición y la formación con más opciones de conformar con José Antonio Monago un Ejecutivo regional alternativo a los socialistas.

Pero también pinta bien para Ciudadanos, que apunta a un incremento en el número de apoyos (en 2015 solo obtuvo un diputado) y que podría convertirse en la fuerza decisiva para la gobernabilidad de la región.

En tercer lugar está Vox, un partido que aspira a lograr representación por primera vez en la Asamblea.

Y no hay que olvidar a Podemos, que en esta ocasión acude a las urnas junto a IU, Extremeños y Equo. Unidas por Extremadura, como se denomina la coalición, espera mantener los seis diputados que la formación morada logró hace cuatro años. Pero, sobre todo, desea seguir siendo una fuerza con capacidad de influencia en el Parlamento regional, principalmente sobre un PSOE que también podría apoyarse en Ciudadanos.

En caso de que estas cinco formaciones obtengan representación sería la primera vez que la Asamblea de Extremadura se conforma con cinco grupos parlamentarios. En las nueve legislaturas anteriores la fórmula más repetida ha sido una Cámara con tres o cuatro grupos (cuatro ocasiones en cada caso), aunque en el periodo 1995-1999 se vivió una fragmentación similar a la actual con la división entre IU y Nueva Izquierda. De entrada, esto pondrá más cara la formación de mayorías y obligará a buscar acuerdos para obtener los apoyos necesarios en la Asamblea de Extremadura.

Escenario municipal

Al igual que en el Parlamento regional, los ayuntamientos extremeños también se exponen a una jornada electoral que estará marcada por la fragmentación. Hace cuatro años la irrupción de Ciudadanos y Podemos dibujó en las principales ciudades corporaciones sin mayorías absolutas, como ocurrió en Badajoz, Cáceres y Mérida. Ahora se podría dar un paso más y llegar a producirse cambios de gobierno, según apuntan las encuestas, especialmente en las capitales provinciales.

La candidatura de Vox a las principales ciudades de la región puede llevar, en caso de que obtenga representación, a dibujar corporaciones sin gobiernos estables. Salvo en el caso del socialista Antonio Rodríguez Osuna en Mérida y el popular Fernando Pizarro en Plasencia, a los que las encuestas conceden la posibilidad de obtener la mayoría absoluta, tanto Badajoz como, especialmente, Cáceres, apuntan a escenarios más fragmentados. El más perjudicado sería el PP, cuya pérdida de votos por la derecha complica sus opciones de mantener el bastón de mando en ambas capitales.

Si 2015 supuso el fin de las mayorías en los grandes municipios ahora hay opciones de cambios

También está por ver la fuerza que pueden obtener partidos minoritarios en el resto de grandes localidades de la región, como Don Benito, Almendralejo y Villanueva de la Serena. El ascenso de Podemos y Ciudadanos podría comprometer la formación de mayorías, como ocurrió hace cuatro años en Navalmoral de la Mata.

Por último, aunque despiertan menos interés en la ciudadanía, hoy también se celebran elecciones al Parlamento Europeo. La crisis que ha levantado la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que afecta de forma directa a las empresas de la región que exportan al país británico, ha puesto de manifiesto la importancia que el proyecto europeo.