Vitamina Cayetano

Vitamina Cayetano
Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Con camisa blanca impoluta, Cayetano Polo coge un cuchillo y lo hunde cortando una naranja por la mitad. Es una de las primeras escenas del vídeo que el candidato de Cs a presidir la Junta de Extremadura está difundiendo por Internet.

La forma que tiene de diseccionar la fruta, de exprimirla, de verter el zumo en un vaso y de mostrarlo todo en una cocina perfecta más acorde con un apartamento chic de Madrid que de una cocina de pueblo extremeña es la mejor de las metáforas que resume cómo ha logrado llegar hasta ser el número uno de un partido.

Cs ha librado una dura batalla por el poder en estos últimos cuatro años. Ríanse de la guerra de las Naranjas de 1801, esa que durante 18 días se vivió en la frontera entre España y Portugal y tuvo en Olivenza uno de sus escenarios. Los nuevos naranjas hacen las cosas de otra manera, pero son igualmente crueles.

Polo demostró que no se anda con chiquitas casi recién llegado. Se empeñó en que la alcaldesa popular Elena Nevado tenía que renunciar a su escaño en el Senado y lo logró. No son pocos los que apuntan hoy a la falta de entendimiento entre los dos como uno de los motivos de que el PP la haya apartado de las elecciones.

Después, Cayetano Polo no estaba cómodo con María Victoria Domínguez en la Asamblea. Tanto es así, que andaban con tiras y aflojas de quién debía hablar en nombre del partido cuando Polo se convirtió en coordinador regional. Ambos reclamaban para sí el mayor de los protagonismos ante los micrófonos. El candidato hizo todo lo posible por sacar a Domínguez de las listas a la Asamblea y le ofreció un puente de plata con destino en el Congreso por la circunscripción de Cáceres, donde era muy complicado romper el bipartidismo. Aquí le ha salido el tiro por la culata y la aún diputada regional anda ya camino de la Carrera de San Jerónimo, un puesto de lo más apetecible, pero lejos de Mérida y del día a día de los intríngulis del partido en Extremadura.

Entre medias le surgió otro problemilla en el partido: la confrontación con Francisco Piñero, que en su día fue uno de los inmigrantes del PP y que ha sido generoso con su tiempo en Cs. Hubo un tiempo en que ambos eran uña y carne. Desde Cáceres solucionaban juntos hasta los líos de la agrupación de Badajoz. Más media naranjas que eran los dos, imposible. Pero de nuevo un enfado por el reparto de cargos y el protagonismo hizo que Piñero abandonara las filas de Albert Rivera. No le ha dolido en prenda pasarse a Vox, por el que ahora concurre como número uno por Cáceres a la Asamblea. Pero ya no manda en Cs.

Con estas tres naranjas en el saco, Cayetano Polo se ha grabado un vídeo donde sale con un cuchillo diseccionando naranjas y el lema 'Vitamina Cayetano' mientras hace un zumo a los votantes extremeños.