La tarde con más emoción de la campaña

Cayetano Polo ayer en la finca Los Espartales, donde anoche embarcaron seis reses para ser toreadas el domingo en Las Ventas. /J. L. G.
Cayetano Polo ayer en la finca Los Espartales, donde anoche embarcaron seis reses para ser toreadas el domingo en Las Ventas. / J. L. G.

Cayetano Polo, candidato a la Junta de Ciudadanos, se arrimó ayer a los toros bravos de Los Espartales | El empresario y ganadero José Luis Iniesta invitó a su finca al candidato de Ciudadanos, gran aficionado taurino

J. López-Lago
J. LÓPEZ-LAGO

La única manera de darle emoción a una campaña electoral de baja intensidad como esta es poniendo un toro bravo en la foto. Seguramente el único candidato extremeño que ahora mismo se prestaría a arrimarse es Cayetano Polo, de todos los aspirantes el más hiperactivo y el que más necesita arriesgar, por eso en las últimas dos semanas lo mismo ha aparecido montado en moto que corriendo en una prueba popular, subido a un tractor o acariciando un caballo. Es más, asegura que cuando llega a Cáceres de noche y aparca coge varios folletos de su partido y antes de meterse en el portal aún le queda pila para colocar su cara y su programa en los limpiaparabrisas de los vecinos de su barrio.

El líder de Ciudadanos se asomó ayer a la finca Los Espartales y con permiso del anfitrión, el empresario y ganadero José Luis Iniesta, se bajó del todoterreno para ver de cerca a varios de los ejemplares que van a ser toreados este domingo en Las Ventas.

Decía el candidato de Ciudadanos que la tarde de ayer fue la mejor de toda la campaña porque es muy aficionado a los toros y rara vez hay oportunidad de contemplar animales como estos en plena dehesa. De hecho, dice que él mismo insistió para que en su agenda le incluyeran una visita así. Fue testigo de excepción el catalán Fran Hervías, secretario de Organización del partido de Rivera, que también acompañó por la tarde a Polo en un mitin en Don Benito donde hablaron de comercio.

El catalán Fran Hervías acompañó ayer a la expedición extremeña del partido naranja

Por la mañana, la furgoneta electoral naranja visitó la Campiña Sur y tuvieron un acto en Azuaga, pero a Polo solo se le iluminaron los ojos cuando al filo de las dos de la tarde saltó del vehículo para ir abriendo y cerrando las porteras de Los Espartales. Su propietario, José Luis Iniesta, ofreció ayer al equipo de Ciudadanos una comida de campaña en el tentadero de su finca, casi mil hectáreas situadas entre Táliga y Valverde de Leganés. Y así, entre el gazpacho, la ensaladilla y la tortilla de patatas, Polo se evadió por unas horas del frenético ritmo que le han impuesto en una campaña electoral diseñada para que su cara llegue a ser casi tan conocida en Extremadura como la de Albert Rivera.

Colocarlo en una dehesa rodeado de toros bravos puede parecer forzado. Más aún cuando su decisión de no apoyar las subvenciones municipales a las corridas, dejó a Cáceres sin festejos taurinos. Pero hay que saber que el padre de Cayetano Polo fue crítico taurino en la capital cacereña. «A mí ya me cambiaban los pañales en el tendido», explicó quien afirma que algunos muletazos ha dado, pero siempre a vaquillas. Desde la arena o el burladero, ha acumulado vivencias suficientes como para que el candidato de Ciudadanos fuera ayer -con permiso del ganadero y de Curro, su mayoral- el que más sabía de toros en una expedición de nueve personas. Entre los que se bajaron de la furgoneta estaban posibles nuevos diputados como David Salazar (número uno por Badajoz), Marta Pérez (dos por Badajoz), Joaquín Prieto (tres por Badajoz) o Soledad García (cinco por Cáceres).

Contra el bipartidismo

Durante la tertulia previa al paseo en coche entre encinas Polo pidió a Iniesta que explicara a los no iniciados las diferencias entre las reses dedicadas a toreo a pie y las que se preparan para ser toreadas a caballo, que es la verdadera especialidad de la ganadería Los Espartales, que ya ha indultado ejemplares en Las Ventas. Ante la mirada disecada de uno de ellos, de nombre Mesonero, abordaron la situación catalana pues Hervías como exparlamentario en esta comunidad conoce bien los detalles. Pero la charla fue derivando hacia temas generales de actualidad regional, como la situación del turismo en Badajoz (José Luis Iniesta posee hoteles en esta ciudad), cómo progresa la plataforma logística y de quién depende ahora -de la Junta, le aclaró Iniesta- o la preferencia de Portugal de conectarse por tren con Madrid a través de Salamanca y no por Extremadura y qué consecuencias podría tener esta decisión.

El anfitrión se interesó por saber dónde estaban los nichos de votos que había que captar, y durante los segundos de duda de su interlocutor él mismo se respondió. «¡En los pensionistas!». Hervías, que es el experto en estos temas, dudaba porque ha observado que la gente mayor no suele cambiar su voto y son fieles a PP y PSOE. Ahí Polo metió baza y comentó que le sorprendió cómo en su visita reciente a Las Hurdes la gente mayor se le acercaba a decirle que quieren un cambio.

El candidato de Cs ha sido esta campaña el mayor azote del bipartidismo y ahí radica la idea fuerza de su discurso. De hecho, por usar un símil taurino, en el debate televisado en Canal Extremadura se dedicó a enseñar la muleta una y otra vez a Monago (PP) y Vara (PSOE), pero apenas consiguió que embistieran y cayeran en sus provocaciones, basadas en que con ellos al frente de la Junta la comunidad ha ido a peor cada año. «Extremadura lo que necesita es un desfibrilador», zanjó Polo durante la tertulia antes de subirse al coche e ir a buscar el ganado bravo para darle a la tarde una emoción que solo podrá equipararse al escrutinio de este domingo por la noche.

Más