Raquel Medina no duda que será alcaldesa de Navalmoral «porque los vecinos no han dudado»

Medina se muestra orgullosa y agradecida por los votos conseguidos. :: MAM/
Medina se muestra orgullosa y agradecida por los votos conseguidos. :: MAM

Joaquin Sarró anuncia que se votará a sí mismo y Valentín Tomé pone sus cargos a disposición de su partido, IU

MIGUEL ÁNGEL MARCOS

Raquel Medina, la ganadora de las elecciones municipales en Navalmoral al frente de la candidatura del PSOE, no contempla otra posibilidad que no sea ser alcaldesa, «pero porque así lo han dicho los vecinos y las vecinas al darnos 1.000 votos más que al siguiente partido». Medina considera que los resultados electorales «han puesto de manifiesto que la ciudadanía confía mayoritariamente en el proyecto socialista que se ha estado ejecutando estos cuatro años y que es continuidad con respecto a los cuatro años que vienen. Esperamos gobernar, porque así lo han querido los moralos y moralas para trabajar juntos por el Navalmoral que queremos».

Para garantizarse la alcaldía necesita, al menos, el apoyo de dos concejales de los restantes partidos que estarán en la nueva Corporación: PP, con cinco ediles; Ciudadanos con dos y Extremeños, Vox y Unidas por Navalmoral con uno cada uno.

«No nos preocupa tener que dialogar. Al contrario, en esta legislatura se ha demostrado que el PSOE puede gobernar en minoría, con consenso, con diálogo, con acuerdos puntuales y, si es necesario, llegar a acuerdos mucho más allá de esa puntualidad. Es cuestión de hablar. No seremos nosotros los que no digamos que hablando se entiende la gente, cuando hemos demostrado en estos cuatro años que el diálogo es posible entre distintas fuerzas políticas». Eso sí, en el momento de hacer estas declaraciones aseguraba que todavía no había hablado con ninguna de ellas, al dedicar la noche del domingo a «celebrarlo con los compañeros y compañeras por el trabajo de esta campaña y de estos cuatro años. La verdad es que nos recreamos en el orgullo que supone que le saques 1.000 votos a la segunda fuerza política, 10 puntos de diferencia y que tengas casi 3.000 votos. Es algo maravilloso».

Por eso no tiene ninguna duda de que seguirá siendo alcaldesa, «porque Navalmoral no ha dudado. No es que el PSOE no tenga dudas. Es que Navalmoral no ha dudado en decir que Raquel Medina tiene que ser la próxima alcaldesa».

Votarse a sí mismo

Además de esas manifestaciones de Raquel Medina, ayer se conoció también que la «idea inicial» de Extremeños de cara a la constitución de la nueva Corporación es que el único concejal que tendrá, Joaquín Sarró, se vote a sí mismo, puesto que su intención es «no pactar con ningún bloque ni formar parte de ningún equipo de gobierno».

Así lo anunció el propio Sarró al final de la valoración de los resultados electorales, que empezaba lamentando que el regionalismo «no cuaje en Extremadura. Nos mantenemos en un solo concejal. En estos cuatro años sólo hemos incrementado nuestros votos en 15 personas. A pesar de todo nos damos por satisfechos, teníamos los pies en el suelo e imaginábamos que era un concejal lo que íbamos a conseguir».

Aún así se muestran contentos porque su voto va a ser «muy decisivo e importante y todo ello a pesar de que hemos pagado caro el apoyo casi gratuito que dimos al PSOE en la legislatura que termina -con la deserción incluida de nuestro compañero- y el pacto suscrito a nivel regional con fuerzas de izquierda para las elecciones autonómicas, que no ha gustado a bastantes personas y por eso no nos han votado. Ahora habrá que hablar, negociar y poner por delante de todo el interés del pueblo y de los moralos», afirma. Igualmente se conoció la decisión de Valentín Tomé, concejal electo de Unidas por Navalmoral y coordinador local de IU, de poner los cargos a disposición del partido y que sean sus órganos los que decidan su futuro político ante los malos resultados conseguidos, apenas 450 votos.

«La valoración no puede ser nada más que negativa. Hemos perdido 133 votos con respecto a las elecciones de hace cuatro años, la mitad con respecto a las elecciones de hace un mes y 156 menos de lo que se ha votado en las europeas. Toca hacer reflexión y autocrítica, porque no entendemos estos resultados. Creíamos tener una buena candidatura, un buen programa, realista, pero a la vez transformador. No era la impresión que teníamos en campaña de tener estos resultados», señala.

Más noticias