Irene de Miguel: «Si queremos un gobierno de progreso tenemos que entendernos con el PSOE»

Su objetivo los próximos cuatro años es hacer política 'con firma en el DOE' porque ha aprendido que para que su programa se cumpla ha de estar donde se toman las decisiones

Antonio Tinoco
ANTONIO TINOCO

Irene de Miguel, candidata de Unidas por Extremadura a la Junta, reconoce que el plan de asaltar los cielos va más despacio de lo que pensaban, por eso el objetivo principal es influir en el próximo gobierno autónomico.

-En las elecciones generales Podemos ha perdido 29 escaños, pasando de 71 a 42. ¿Por qué cree que ha sucedido?

-Creo que la clave ha estado en que ha habido un voto que ha considerado útil votar al PSOE para frenar a las derechas, aunque también habrá gente descontenta con la formación. Ha sido un voto articulado por el miedo a repetir lo que había pasado en Andalucía. Aun así, creo que hemos sacado una representación importante en un contexto mediático muy desfavorable. Se ha descubierto que había una trama corrupta para deslegitimar a nuestra fuerza política que parece que venía articulada desde el Ministerio del Interior.

-Está satisfecha con los resultados. ¿Quiere decir que internamente temían que el descenso hubiese sido mayor?

-Hombre, aquí hemos perdido a nuestra diputada. Para nosotros y para Extremadura ha sido una gran pérdida, porque si alguien ha defendido al tren en Madrid ha sido Amparo Botejara. Ahora estamos confiadas en sacar mejor resultado porque la clave no será el miedo a las tres derechas.

-Hace cuatro años, en una entrevista al entonces candidado de Podemos, Álvaro Jaén, decía que su objetivo en la Asamblea era rescatar a las personas víctimas de la crisis. ¿Qué ha hecho su partido en esta legislatura para lograrlo?

-Todas las políticas sociales que ha hecho el Gobierno del señor Vara han tenido el sello de Podemos. Algunas las vetó, como la de emergencia ciudadana o la lucha contra la pobreza energética. Y otras, como la de la renta garantizada, que el PSOE llevaba en su Agenda del Cambio, han salido adelante porque nosotras las hemos impulsado. De lo contrario, no hubieran salido. Hemos conseguido en esta ley que los criterios para obtener la renta sean más objetivos. En general hemos fiscalizado al gobierno y hemos abierto la Asamblea a la ciudadanía porque hemos propiciado la participación ciudadana de las leyes en tramitación. Lo hemos hecho solo con 6 diputados, de 65.

«Todas las políticas sociales del señor Vara en la legislatura llevan el sello de Podemos» Actividad parlamentaria

-Podemos llegó a las instituciones con un aura de frescura. ¿Cree que la mantiene?

-Espero que sí, pero es cierto que después de cuatro años, que han sido duros y en los que hemos conocido los resortes de los partidos, es cierto que a veces nos la han dado con queso y otras no lo han conseguido. Tenemos más experiencia y eso quita frescura, pero lo importante es no abandonar que la idea que nos mueve a estar aquí es hacer política para la gente corriente.

-¿Y en estos cuatro años ha cambiado para usted la definición de lo que es política?

-No, no ha cambiado. Política es todo, cuando vas a urgencias con tu hijo es también política. Sí me he dado cuenta de que muchas veces lo que envuelve a la política es bastante feo.

-Un asunto controvertido de esta legislatura fue cuando, con ocasión del cambio de Reglamento de la Asamblea, Podemos introdujo que se aprobara una especie de indemnización para los diputados que dejaran de serlo y que no tuvieran trabajo. Después se retiró, pero pareció que Podemos participaba de la vieja política de aprovecharse de la posición de diputados para legislar en su favor.

-No fue así ni mucho menos. Lo explicamos mal. Nosotros defendíamos que la política tiene que ser accesible a todos los ciudadanos. No podemos dejar la política únicamente en manos de quienes tienen la vida resuelta o un trabajo fijo. Nuestra propuesta era que los diputados cotizaran a la Seguridad Social como cualquier trabajador. Si eso fuera así sería una medida contra quienes se agarran al sillón e incluso contra las puertas giratorias. No queremos privilegios, al revés, hemos rechazado el párking, el coche, la tablet y el teléfono, pero nos encontrábamos ante la realidad de que hay gente que se ve en el abismo.

-Jaén decía en la entrevista de hace cuatro años que le he mencionado: '¿Muleta, Podemos? De nadie'. Ahora, sin embargo, Pablo Iglesias exige entrar en un gobierno con Sánchez. ¿Por qué ese cambio?

-No es lo mismo tener 6 diputados de 65 en la Asamblea que 42 en el Congreso. Creo que hay que asumir que se han acabado las mayorías absolutas, también en Extremadura. Si queremos un gobierno de progreso hay que entenderse con el PSOE, que es el partido con el que más cercanía ideológica tenemos, aunque luego que cumpla sus compromisos sea otra historia. La única opción viable para un gobierno de progreso es PSOE-Unidas por Extremadura. Ojalá en coalición. Si los números dieran esa solución no la voy a decidir yo sola, sino entre todas las inscritas.

-Hace dos años la entrevisté y me aseguró que estaba decepcionada con Vara y que estaba segura de que si en esos momentos se sometiera a la militancia la decisión de apoyarle saldría que no. ¿Qué ha hecho Vara desde hace dos años para que cambie de opinión?

-No es tanto con Vara, ni quiero que Vara sea presidente. Es que quiero que mi programa se cumpla en lo posible. Tengo que buscar el contexto para que se dé. No puedo ser tan dogmática como para decir 'si no se dan las condiciones ideales no voy a mover un dedo'. ¿Quién nos daría así la confianza? Quiero ganarme la confianza de los extremeños porque tengan la seguridad de que voy a hacer lo que les digo que voy a hacer. Y para ello tendré que ponerme de acuerdo, si es preciso, con Vara o con quien sea.

«Ìbamos a asaltar el cielo, pero nos hemos dado cuenta de que no va a ser tan rápido como creíamos» Contacto con las instituciones

-Lo que dice es que Podemos está en la senda del posibilismo. Es un cambio. En los pactos de la Corrala ni siquiera plantearon una coalición.

-¿Cómo íbamos a hacerlo si éramos 6 diputados y no sabíamos nada de las instituciones? Parecíamos marcianos en esa Asamblea. Además, no tenía ningún sentido con esa escasa fuerza. Creo que hay que entender la política desde la óptica de la evolución para conseguir nuestro objetivo. Ojalá el día 26 tengamos mucha fuerza y podamos entrar en un gobierno.

-¿Pedirían consejerías y manejar presupuesto?

-Lo veremos a partir del domingo. Pero sí le digo que después de estos cuatro años en que hemos dejado pasar dos presupuestos del PSOE, si de algo nos hemos dado cuenta es de que si quieres hacer políticas como las que nosotros planteamos tienes que firmar en el DOE, tienes que estar donde se decide porque luego es un lamentarse sobre lo que se ha hecho. Me estoy presentando a unas elecciones porque quiero gobernar.

-La oigo decir 'para hacer política hay que firmar en el DOE' y me acuerdo del carácter asambleario originario de Podemos, de su inicial cierta altanería respecto de las instituciones. Parece que mucho ha cambiado en Podemos para llegar a la conclusión de que dispone del DOE es decisivo en política.

-Pues igual me estoy haciendo vieja (risas). Es la política y la sociedad las que han cambiado mucho en poco tiempo, y en gran parte gracias a que Podemos ha irrumpido en las instituciones. Es verdad que hace cuatro años íbamos a asaltar los cielos, pero hemos llegado a las instituciones y nos hemos dado cuenta de que no iba a ser tan rápido.

-¿Qué puntos del programa serían líneas rojas para acordar un gobierno de coalición?

-Ahora no puedo contestar a eso. No lo sé, pero hay cuestiones claves, como el empleo de calidad, y un nuevo modelo productivo que pase por liderar la transición ecológica. Porque lo tenemos todo. Somos la región más rica en sol, en agua y en recursos naturales. No puede ser que nuestro futuro pase por la energía nuclear o por abrir minas de uranio o de litio. Y no puede ser que los extremeños no tengan la factura de la luz más barata de Europa, cuando somos los extremeños los que tenemos el recurso.

-¿Ese modelo productivo basado en las fuentes de energía renovable puede ser suficiente para la transformación de Extremadura sin necesitar de grandes industrias?

-Debemos hacerlas compatibles. Lo que no podemos permitir es que nuestro modelo de transición energética esté solo basado en que las grandes corporaciones eléctricas venga aquí a poner instalaciones solares que dan pocos puestos de trabajo y, además, las empresas de mantenimiento y subcontratas estén fuera de Extremadura. Ese modelo debe estar ligado a nuestra Universidad y a las empresas 'spin off' que puedan surgir de ella. Necesitamos un modelo para las familias, para las pymes y para los autónomos. Si queremos atraer inversión extranjera, lo primero es abaratar la luz en Extremadura.

«Extremadura tiene que crear una empresa para producir y comercializar la energía renovable» Gestión de recursos energéticos

-¿Y cómo hacemos para que la energía sea más barata en Extremadura?

-Con una empresa pública de energía. Haciéndonos productores y comercializadores, entrando al mercado para ofrecer energía más barata. Eso, además, regulará ese mercado.

-¿Quiere decir que esa empresa se dedicaría a crear parques de energías renovables, como ahora hacen las grandes eléctricas?

-Eso es: invertir con dinero público en energías renovables. Mire, hace entre 60 y 70 años se dieron concesiones para centrales hidráulicas que están empezando a caducar ahora. La del pantano de Peña del Águila caduca el año que viene. Esa central debería pasar a ser gestionada por una empresa pública extremeña.

-Quieren que no se prorrogue Almaraz, pero quienes están defendiendo ahora la prórroga son los ciudadanos de alrededor, teóricamente los más expuestos a sus perjuicios. ¿Cómo van a convencer a esos ciudadanos de que lo mejor para ellos es el cierre?

-Queremos que cuando agote su vida útil porque su tecnología estaba calculada para esa vida útil se cierre. La fecha de cierre se conocía cuando se construyó. Que ahora mismo no haya una alternativa al cierre no es culpa del PP y del PSOE, que han mirado para otro lado sin proponer una alternativa. Es cierto que en el proceso de desmantelamiento de la central va a haber empleo durante muchos años. Tenemos que aprovechar ese periodo y plantear la alternativa. Además, que siga diez años va a tener repercusión en nuestras facturas como la tuvo el desmantelamiento de Valdecaballeros.

El perfil

Irene de Miguel es ingeniera agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid y máster en Agricultura Ecológica. Nacida en la capital de España en 1981, ha trabajado en instituciones y empresas salmantinas y extremeñas relacionadas con la agricultura. Hace una década se instaló en las Villuercas y montó un vivero hortofrutícola. Es militante de Podemos desde primera hora y concurrió como número 2 por Cáceres -el número 1 fue Álvaro Jaén- a la Asamblea de Extremadura en la pasada legislatura. Su creciente importancia dentro del grupo parlamentario, del que ha sido la presidenta, le ha llevado a ser la interlorcutora de la Junta en la negociación de los Presupuestos. Fue la única extremeña en la lista de Pablo Iglesias al Consejo Ciudadano. Fue elegida candidata de Podemos a la Junta de Extremadura tras presentar una lista de integración en la que obtuvo el 93% de los apoyos.

Más información