Jesús Bermejo: «Soy del Partido Popular desde pequeño»

Jesús Bermejo, en el salón de su casa de Cáceres. :: lorenzo cordero/
Jesús Bermejo, en el salón de su casa de Cáceres. :: lorenzo cordero

Bermejo, que va de número 16 en la lista del PP de Cáceres, afronta con mucha ilusión la campaña electoral

LAURA ALCÁZAR

Desde pequeño, Pepita Sánchez y José María Bermejo han inculcado al menor de sus tres hijos valores de compañerismo y ayuda al prójimo que hoy, Jesús Bermejo, practica cada día en todos los círculos de su vida. «Siempre está dispuesto a ayudar a todo el mundo», destaca su madre. «La gente me cuenta detalles que me quedo admirada, hace unos días se cruzó por el Gran Teatro con una señora mayor con dos bolsas y se ofreció a llevárselas, y a mí eso me enorgullece mucho más que cualquier otra cosa».

«Jesús es una persona muy activa, dinámica, afable y cariñosa», así define José Felipe Arroba, presidente de Down Cáceres, a este joven fichado por Elena Nevado, y ratificado por Rafael Mateos, para formar parte de la lista municipal del PP al Ayuntamiento de Cáceres. Ocupa el número 16, los mismos ediles que consiguieron los populares en 2011. Y está acertado Arroba. A sus 39 años, Jesús se muestra cercano, extrovertido y sin ningún complejo.

Es muy querido en diversos círculos de la ciudad, como en el trabajo de su padre, en el Banco de Alimentos, donde sus compañeros lo adoran. O en la iglesia de San Juan, a la que acude desde los 11 años para asistir como monaguillo a su párroco. Y es aquí donde también se ha ganado el cariño y respeto de los hermanos de la Cofradía de los Ramos, que le han condecorado con la Palma de Honor.

Fue la alcaldesa Elena Nevado quien se presentó en casa de los padres de Jesús, donde vive, para proponerle que se integrara en su proyecto personal y político para Cáceres. Pepita y José María tuvieron sus dudas. «Nos daba corte, no queríamos figurar y lo pensamos mucho», comentan desde el salón de su piso de Alfonso IX, con panorámica del Santuario de la Virgen de la Montaña, de la que es gran devoto su hijo. «Llamamos a Madrid al presidente de Down y nos dijo que quizás nos iban a agobiar un poco, pero lo que queremos es que él esté contento e ilusionado».

Así es como está Jesús, muy ilusionado, «encantado de la vida», matiza él. «El sábado vamos a ir al Eroski (centro comercial Ruta de la Plata), ahora tengo muchas actividades». Y es que se encuentra inmerso en plena vorágine electoral. «Me llevo muy bien con Elena, Rafa, Pedro y Marisa», detalla, «y con Monago, que es del Barça, como yo», deja claro. «Soy del PP desde pequeño», reconoce con orgullo.

Con su posición en la lista es difícil que ocupe tras el 26-M un sillón en la bancada popular del salón de plenos. Pero si lo hace, está dispuesto a «trabajar por Cáceres y por mis compañeros de Down». De hecho, cuenta con el apoyo del centro. «Nos alegramos mucho de que Jesús pueda demostrar su valía», señala el presidente. «Tendrá todo el apoyo de la asociación para desarrollar con eficacia las funciones que se le asignen», puntualiza. Desde Down Cáceres ven de manera «positiva» su entrada en política. «Es un avance que se está consiguiendo en la sociedad para acceder a ámbitos hasta ahora vedados como la política», valora José Felipe Arroba.

La única asignatura pendiente de Jesús es la laboral. «Quiero trabajar en el Obispado para llevar papeles y la Hoja Parroquial, también me llevo bien con Francisco Cerro (el obispo)», apunta. Aunque sus padres le ven también en algún puesto de auxiliar administrativo en el Ayuntamiento. Por lo demás, este enérgico joven, al que le encanta el baile, también nada, hace footing, viaja y es aficionado a la pintura.