221 mítines en el último día

El candidato socialista, durante un mitin en la campaña electoral que terminó ayer. :: hoy/
El candidato socialista, durante un mitin en la campaña electoral que terminó ayer. :: hoy

Acabada la campaña, los partidos se centran en ultimar sus despliegues para el domingoEl esprint final de PSOE y PP incluye un festín de actos electorales y el puerta a puerta de los alcaldables

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

El último día de la campaña del 26-M en Extremadura fue un órdago mitinero de tal alcance que ayer hubo en la región más pueblos con un acto electoral que sin él. El PSOE celebró 90 en la provincia de Badajoz y 60 en la de Cáceres, y el PP, 34 y 37 respectivamente, según los datos facilitados por los propios partidos. En total, 221 actos electorales en un solo día, y esto contando únicamente las agendas de los dos partidos con mayor implantación. Hoy, por el contrario, no habrá ni uno, por imperativo legal. Los candidatos dedicarán el sábado a lo habitual de cada jornada de reflexión de cada cita electoral, al menos a efectos mediáticos: salir a caminar por un bonito paisaje, pasear con la familia en bucólica estampa, leer en el jardín, acariciar al perro...

«Organizar 150 actos en un mismo día es posible gracias a que el partido tiene presencia en todo el territorio, a una capacidad de movilización espectacular y a la labor de las agrupaciones locales y de las direcciones provinciales que encabezan Rafael Lemus en Badajoz y Miguel Ángel Morales en Cáceres», explica Marisol Mateos, secretaria de organización de los socialistas extremeños y jefa de esta campaña que ya es historia.

Esta misma función la ha ejercido en el Partido Popular su secretario general regional, Fernando Manzano, que comenta que el guión habitual de las dos semanas previas al día de votaciones cambió el pasado miércoles, porque los tres últimos días son especiales. «Durante esas tres jornadas celebramos más de sesenta actos cada día», detalla el dirigente popular, que al igual que otros compañeros de formación, ayer hizo doblete. Fue el primero en subir al escenario en el acto programado en su localidad, Malpartida de Cáceres, y nada más soltar el micrófono cogió el coche y se fue a Miajadas (a 80 kilómetros), donde intervino en último lugar.

«Organizar 150 mítines es posible por las bases del partido»

«Organizar 150 mítines es posible por las bases del partido» Marisol Mateos | PSOE

Parejas de mitineros

Desde el inicio de la campaña y hasta el pasado martes, en el PP extremeño funcionaban las parejas de mitineros, esto es, un dúo que acudía a estos actos electorales. Por ejemplo: Mercedes Morán y Saturnino López Marroyo han acompañado a José Antonio Monago en sus convocatorias en la provincia de Cáceres, y Gema Cortés e Inmaculada Sánchez Polo -con la ayuda de Javier Cienfuegos si alguna de las dos no podía- en la de Badajoz. Estas parejas se rompieron el miércoles, para poder llegar hasta los sesenta mítines en un día. Podían haberlas mantenido, comenta Manzano, pero no lo han hecho porque prefieren que no baje el nivel de los protagonistas de estos actos a los que acuden sobre todo los convencidos, pero que aún así, continúan organizándose.

«Todos los partidos sabemos -expone el dirigente del PP- que el público que acude a nuestros mítines está formado principalmente por quienes ya saben que nos van a votar, pero aún así, es un tipo de acto que sigue siendo necesario, porque ayuda a activar a la militancia, que lo necesita». «Es una inyección de ánimo, de adrenalina», añade el secretario general de los populares extremeños, que menciona otra práctica clásica de los últimos días de cada campaña electoral. Es el denominado puerta a puerta que los alcaldables hacen en sus pueblos.

Lo practican la mayoría de partidos, lo mismo ahora que antes. Es una tradición consolidada que consiste en que el aspirante recorre su municipio, puerta por puerta, entregando a cada vecino un sobre con las papeletas electorales ya metidas. Lógicamente, el votante es libre de tirar ese sobre a la basura si lo considera oportuno. «Es algo que hacemos todos los partidos, desde hace mucho», constata Marisol Mateos, que explica que «ese puerta a puerta también se hace en ciudades grandes, lo hacen Ricardo Cabezas o Luis Salaya (aspirantes de Badajoz y Cáceres) y sobre todo en el caso de los pueblos se da también al inicio de la campaña, para entregar el programa electoral a los vecinos».

 «Los mítines son una inyección de adrenalina para la militancia»

«Los mítines son una inyección de adrenalina para la militancia» F. Manzano | PP

Todo se hace pensando en el día de votaciones, que también ocupa desde hace días una parte importante del trabajo que los partidos hacen en esta segunda semana de campaña. Además de sobre qué mensajes lanzar a la prensa o los pequeños cambios en la agenda de los líderes, en las reuniones de los equipos que dirigen la campaña se habla de la intendencia necesaria para el día 26. «Son miles de candidatos y de agentes electorales los que se movilizan», resume Fernando Manzano, que asegura que su partido tendrá presencia en todas las mesas electorales de la comunidad autónoma.

En esto último están igualados los dos partidos, cuyos candidatos a presidir la Junta han seguido estrategias distintas durante la campaña que terminó ayer. Guillermo Fernández Vara -que ha tenido que compatibilizar su condición de candidato con la de presidente, como le ocurrió a su contrincante popular hace cuatro años- ha dedicado las mañanas a recorrer pueblos de la región. Podía parar en cuatro en un día, o visitar seis sitios diferentes de la misma localidad en una única mañana, como hizo cuando estuvo en Orellana. Monago, por el contrario, ha optado por parar más tiempo en menos sitios. La mayoría de los días, uno y otro han comido bien con candidatos locales o con colectivos, y por la tarde, la agenda bajaba de intensidad para retomarla con el mitin de las ocho o las ocho y media de la tarde. Así ha sido durante dos semanas, en una rutina que no se repetirá hasta dentro de cuatro años. Al menos en principio.

Más