El reto demográfico

El enemigo es la despoblación

Una persona cruza la calle en una localidad de la provincia de Cáceres. :: hoy/
Una persona cruza la calle en una localidad de la provincia de Cáceres. :: hoy

Las proyecciones de población plantean que Extremadura estará por debajo del millón de habitantes en menos de quince años | Todos los partidos recogen en sus programas medidas contra el reto demográfico

Juan Soriano
JUAN SORIANO

En el año 2033 Extremadura tendrá menos de un millón de habitantes, una cifra que no se conoce desde 1910. Así lo estiman las proyecciones del INE, que, basándose en las tendencias de natalidad y mortalidad, vaticina una pérdida de más de 70.000 habitantes en quince años.

Estudios recientes, como el del Consejo Económico y Social, señalan que el verdadero problema de la región no es la pérdida de población (por la baja natalidad o la emigración), sino la concentración en las ciudades. De un modo u otro, la despoblación de las zonas rurales se ha convertido en una amenaza para una comunidad en la que más del 90% de sus municipios tiene menos de 5.000 habitantes.

Si la pérdida de población es una amenaza para la recaudación de impuestos y el consiguiente sostenimiento de las prestaciones públicas, el nuevo éxodo rural pone en riesgo el modelo de vida de unos pueblos que, aunque están lejos de desaparecer, podrían ver mermada su cartera de servicios.

Con este panorama, el reto demográfico se ha convertido en uno de los grandes temas de los programas con el que los principales partidos concurren a las elecciones autonómicas. Todos dedican un apartado específico a esta materia, con medidas desde todos los ámbitos para retener o atraer población.

El PSOE plantea que las zonas con problemas de despoblación tengan prioridad en las inversiones de industrias agrarias. También una ley de impulso demográfico y otra de apoyo a las familias.

Para los empleados públicos que fijen su domicilio en áreas rurales habría incentivos económicos y de carrera profesional, y para el conjunto de estas áreas habría una fiscalidad diferenciada y discriminación positiva en planes de empleo, incentivos autonómicos, etc. Por último, sugiere una reestructuración de las mancomunidades y medidas en materia de turismo, infraestructuras y transportes, como la creación de «un servicio eficiente de taxis rurales» y la reestructuración de las líneas de autobuses.

El PP hace de la lucha contra la despoblación el eje central de su programa e incluso propone una consejería específica. Incluye un plan integral de desarrollo económico con un nuevo régimen fiscal. Asimismo, propone el programa Golden Visa, que consiste en facilitar el permiso de residencia a los extranjeros que compren una casa para vivir en Extremadura.

Además, plantea un plan de vivienda rural, una ley de apoyo a la maternidad y un nuevo catálogo de ayudas a familias numerosas.

Unidas por Extremadura propone crear oficinas de acogida en zonas rurales que, con carácter comarcal, ofrezcan a los nuevos vecinos información sobre los recursos disponibles. También sugiere una renta rural de repoblación, con un pago equivalente al salario mínimo durante un máximo de cinco años para quienes pongan en marcha un proyecto de vida o productivo en localidades de menos de mil habitantes. Asimismo, plantea medidas para evitar el cierre de entidades financieras, mejorar los servicios públicos, acercar las farmacias, fomentar la industrialización de las comarcas con fondos europeos.

Ciudadanos y Vox

Ciudadanos vincula las medidas contra la despoblación a sus propuestas para el mundo rural. Recoge un pacto autonómico con «un ambicioso sistema de incentivos fiscales para quienes decidan trasladar su residencia habitual o iniciar un negocio en municipios en riesgo demográfico». Defiende incentivos para el relevo generacional de las explotaciones agrarias y un banco de tierras y semillas para recuperar terrenos infrautilizados. También quiere una reforma de la financiación municipal y una ley de apoyo a las familias.

Vox, que tiene el programa más esquemático de los cinco principales partidos, plantea incentivos para las actividades económicas y los empleados públicos que se implanten en zonas rurales, planes específicos de rehabilitación de viviendas, reducción del IBI y el gasóleo agrícola e incentivos al relevo generacional en las explotaciones agropecuarias. También propone ayudas especiales a la natalidad (y una consejería de familia), con bonificaciones para familias con hijos en el medio rural.

Algunas propuestas

PSOE
Leyes de impulso demográfico y de apoyo a las familias. Incentivos para funcionarios que se instalen en zonas rurales. Discriminación positiva para zonas con despoblación.
PP
Consejería contra la despoblación y ley de medidas urgentes. Golden Visa: residencia para extranjeros que compren casas. Oficinas móviles y virtuales para servicios esenciales.
Unidas por Extremadura
Oficinas comarcales de acogida para atender a los nuevos vecinos. Renta rural de repoblación equivalente al salario mínimo. Renta rural de repoblación equivalente al salario mínimo. Acercar los servicios de farmacia.
Ciudadanos
Incentivos fiscales en municipios en riesgo demográfico. Banco de tierras y semillas para recuperar terrenos infrautilizados. Reforma de la financiación local para asegurar servicios de calidad.
Vox
Incentivos para empresas y empleados públicos en zonas rurales. Reducción del IBI y el gasoil. Ayudas a la natalidad.

Más información