Las redes sociales: importantes, pero menos que en 2011

«Las redes sociales no te hacen ganar unas elecciones, pero sí te pueden hacer perderlas». La frase es de César Calderón, y viene a ser uno de los principios que rigen la actuación de la asesoría política en el campo de la comunicación. «Hace cuatro años -reflexiona el director general de Redlines-, mucha gente no tenía Twitter, mientras que ahora, hay mucha gente mayor que tiene Facebook, y es más importante que un ciudadano suba a su muro una foto con un candidato que el hecho de que un grupo de militantes retuitee muchas veces un mensaje lanzado desde una candidatura». «Es mejor -concluye- que la recomendación sobre un político te llegue por un familiar o un amigo que desde un partido».

Desde el PP, no dudan de la importancia del manejo de las redes sociales en estos días, pero previenen. «Te pueden hacer daño si te equivocas y en general tienen menos credibilidad que hace cuatro años, en especial Twitter», analiza uno de los integrantes del equipo de Monago. El mismo apunta que tienen dos utilidades fundamentales: lanzar mensajes y desorientar y poner nervioso al rival. Su valor como elemento informativo es relativo, añaden, porque, para esa función, es más relevante el papel que desempeña la prensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos