«Uno se cansa de la podredumbre social que hay en Extremadura»

José Antonio Monago, candidato a la Presidencia de la Junta por el PP, en el centro histórico de Trujillo. / Susana Sauceda

Con Vara no iría ni a coger billetes de 500. Y a Polo le pide humildad. Pactaría con él pero no para gobernar de cualquier modo. «He sido presidente. Mi cuota de vanidad está ya cubierta»

Antonio Tinoco
ANTONIO TINOCO

Se le nota dolido. Se siente maltratado en su región. No oculta su discurso amargo por encima del político. No parece que obedezca sólo a que las encuestas le den resultados para el domingo peores que los del 2015, sino a algo más profundo, que trasciende las elecciones. Un sentimiento de patito feo al que no se le reconocen sus méritos que, a la postre, lo humaniza.

-¿Qué le ha ocurrido al PP en las elecciones generales? ¿Por qué cree que ha pasado de 137 a 66 escaños?

-Porque ha habido una fragmentación del voto del centro derecha. Cuando tienes que compartir tu espacio electoral, y ya no es exclusivo como ha ocurrido en los últimos años, es normal el fraccionamiento.

«Me he sentido linchado muchas veces en Extremadura. Hemos hecho cosas pioneras que no se nos han reconocido» Incomprensión

-¿También en Extremadura?

-Aquí menos. Si hay una comunidad bipartidista por excelencia es Extremadura. Son pocas, ya, pero aquí el bipartidismo está muy consolidado porque tanto el partido socialista como el Popular están muy arraigados y forman parte del paisanaje.

-Aún así las encuestas de aquí son crudas. El CIS les da entre 9 y 11 escaños menos y la de este periódico entre 6 y 8 escaños menos. Lo atribuye a la fragmentación del centro derecha, ¿pero el PP no ha hecho nada mal?

-Al PP se le echa las culpas de todos los males en España. Hasta de la muerte de Manolete. Claro que habrá hecho algo mal el Partido Popular para obtener ese resultado, pero no será solo por eso. Me gustaría saber con qué ayudas han contado otros partidos para conseguir los ascensos meteóricos que han tenido. La fuerte presencia en algunos medios de comunicación como si vinieran de mayorías absolutas. Antonio García Ferreras [director de 'Al rojo vivo', de la Sexta] ha sacado a Vox mucho más que al Partido Popular en los últimos tiempos. Ahora ya no, ahora dice que 'han desconectado' a Vox.

-Me da la impresión de que no está cómodo con Casado, ¿me equivoco? Lo digo porque usted ha cultivado lo de ser 'un verso suelto'. En algún momento le gustaba que le llamaran 'el barón rojo del PP'.

-Yo tengo mi forma de ser y no la disimulo. Le he agradecido siempre al Partido Popular que se me permitiera ser como soy. Tanto en tiempos de Mariano Rajoy como ahora.

«Soy partidario de apoyar la lista más votada menos con Vara. Cuando le pedí que me apoyara se calló» Investidura

-¿Pero con quién está más cómodo, con Rajoy o con Casado?

-He tenido buena relación con Rajoy y ahora la tengo con Casado. No le ha tocado un tiempo fácil. Lleva nueve meses de presidente del PP y ya queremos que sea presidente del Gobierno. Ahí está Albert Rivera, que lleva 15 años de presidente de Ciudadanos y todavía no ha sido ni presidente de su comunidad de vecinos. Los liderazgos tardan y tiene derecho a madurar en su proyecto.

-¿Si no gana las elecciones volverá a inclinarse por dejar gobernar a la lista más votada?

-Con Vara, no.

-¿Por qué?

-Porque cuando yo gané en 2011 le dije al señor Vara que dejara gobernar a la lista más votada, que era la mía, y se calló. Aquella misma noche intentó, y siguió durante toda la legislatura, un acoso y derribo a mí: cuatro veces enmiendas a la totalidad a los presupuestos, una moción de censura... lo intentó todo. Volvimos a las elecciones de 2015 y le pedí en la campaña que dejara gobernar a la lista más votada. Y volvió a callarse. Cuando salió que era la suya la lista más votada reivindicó que se le dejara gobernar. Es decir, lo ancho siempre para él y lo estrecho para mí. Así que con el señor Vara, políticamente hablando, no voy ni a coger billetes de 500 euros.

-Pensé, por su insistencia y porque daba incluso argumentos morales, que su inclinación a apoyar la lista más votada era una convicción ajena a las coyunturas. A Europa Press declaró que había que hacerlo «para evitar que una coalición de perdedores fabricara un ganador». ¿Contra Fernández Vara estaría justificada esa coalición de perdedores?

-Es que el señor Vara no entra nunca en estas cuestiones y me pregunta usted a mí. Ya he dicho que ese capítulo está cerrado. Con Vara no quiero saber nada. Lo de la lista más votada es agua pasada. Ahora me apunto a la doctrina de Sánchez, según la cual lo importante no es ganar, sino sumar. Uno se cansa de la podredumbre social que hay en Extremadura. El último ejemplo es Comisiones Obreras, que dice que lo aconsejable es que gobierne el señor Fernández Vara. ¡Hasta uno de los dirigentes de la patronal dijo el otro día que no vería con malos ojos un acuerdo del PSOE con Podemos! Es que en el Partido Popular estamos contra los elementos. En Extremadura hay que proteger al águila imperial y a la gente del PP porque son los únicos que gozan de libertad. Todo lo demás es pesebre en Extremadura. Usted me pregunta si dejaría gobernar la lista más votada. ¡Todo gira en torno al césar, al señor Fernández Vara! Y todavía no hemos hablado de los problemas de Extremadura, que es para lo que yo estoy aquí.

«El tercero tiene menos posibilidades de gobernar que yo de ser astronauta» Ciudadanos

-¿Cree, entonces, que salvo el PP todo es pesebre en Extremadura?

-No digo que eso sea así. Que hay 21 imputados en Extremadura por fraude en los cursos de formación y no ha salido ni esto del juzgado, sí. Que cuando alguien del PP está imputado sale en portada de la prensa, también. Algo pasará cuando esto ocurre.

-«El PP resucita su marca», era el título de la crónica inaugural de su campaña que escribió mi compañero Antonio Armero. Esta vez nada de vespas tuneadas ni retratos a lo Warhol. ¿Significa una rectificación con respecto a la campaña anterior?

-No. ¿Y por qué cuando lo hace Monago está mal y cuando lo hace Sánchez, qué 'guay', qué original? ¿Y por qué la sopa de leches que yo me llevé cuando salí con unas zapatillas Asics, que un periodista de HOY dijo que eran zapatillas de perdedor, y cuando sale Sánchez con unas zapatillas Asics, qué original es el presidente del Gobierno corriendo por los jardines de La Moncloa?

-¿Qué periodista de HOY ha hecho esos comentarios?

-No los ha hecho de Sánchez porque no tiene proyección nacional. Me refiero a que la prensa nacional lo destacó. Lo que quiero decir es por qué se me tiene que castigar por hacer una campaña muy moderna y con algunos vídeos que tuvieron reconocimiento internacional. Algún día tendrá que escribirse del proceso de linchamiento al propio y de ensalzamiento al ajeno.

-¿Se ha sentido linchado en Extremadura? ¿Está dolido?

-Muchas veces, sí. Me he sentido injustamente tratado. Hemos hecho cosas pioneras y no se nos ha reconocido. Pero tampoco me quejo. Sé en el ecosistema en el que estoy.

«Cómo no voy a estar dolido si aquí hay gente que apaga el megáfono selectivamente»

-Cuando se estaba organizando el gobierno de Andalucía dijo que era exportable para otras comunidades. ¿También para aquí?

-Según y cómo. El acuerdo de Andalucía lo suscribiría hasta un señor de izquierdas. Si ese fuera el acuerdo aquí, sí. Yo no digo de entrada que aquí hay que hacer un gobierno a la andaluza. Habrá que hablar primero de cómo queremos resolver los problemas de Extremadura, que es lo principal. Aquí hay gente que está apareciendo en política y debe creerse el emperador de Roma.

-¿Está pensando en Ciudadanos?

-Estoy pensando en lo que leo estos días. Yo creo que en la vida hay que ser humildes y esperar a que se abran las urnas. ¡Pero si vamos a tener que hablar mucho a lo largo de la legislatura! Primero tendremos que hablar para formar gobierno, pero para algo. No tiene sentido formar gobierno para nada. Yo he sido presidente de mi comunidad y tengo resuelta mi cuota de vanidad.

-Pero aquí son habas contadas. Si aspira a ser presidente de la Junta se tendría que apoyar en Ciudadanos y en Vox. PSOE y Podemos no lo apoyarán.

-Vamos a esperar a abrir las urnas. Porque no es lo mismo que el PP sea segundo llevándole un montón de escaños de diferencia al tercero. Yo estoy escuchando al tercero en todas las encuestas decir que es segundo, lo cual es de 'Crónicas marcianas'. Lo que no se va a dar es que aquí gobierne el tercero. Eso tiene tantas probabilidades de éxito como el que yo sea elegido como astronauta por la Agencia Especial Europea.

-¿Si fuera Ciudadanos el segundo? Usted ha dicho que lo apoyaría.

-Vamos a ver. A los novilleros hay que explicarles las reglas de la plaza. No se trata de serlo o de no serlo, sino para qué. En Extremadura, sin publicidad, podemos hablar del futuro para saber qué queremos hacer, pero no para que te pongas tú 'porque yo lo valgo', que sólo sirve para un anuncio de televisión. Extremadura tiene problemas muy serios por lo que lo de menos es quién lidere, sino qué proyecto tenemos para Extremadura.

«Las fotovoltaicas son la anestesia para que Extremadura no pida empresas con empleos»

-Hablando de proyectos. Usted ha planteado un sistema fiscal especial para Extremadura. Lo ha comparado, en su excepcionalidad, con el Cupo Vasco o el régimen Foral navarro. ¿En qué consiste?

-Fue una idea que tuvimos en el PP y cuyo encaje legal encargué a profesores expertos de la UEx, porque lo importante aquí es que esté en consonancia con el derecho nacional y el comunitario. Encontraron que tiene encaje en el derecho comunitario porque el Tratado fundacional de la UE permite regímenes especiales en orden fiscal cuando una región tiene problemas estructurales de desarrollo. Es el caso de Extremadura: lideramos el paro, la tasa de pobreza y lideramos el envejecimiento. Somos, además, Objetivo 1 para la UE, por tanto lo que no tiene razón de ser es que no lo seamos para el Gobierno. El objetivo es que se nos permita tener ventajas fiscales para empresas que se radiquen en el territorio. Eso hay que pelearlo políticamente, pero tiene encaje. Eso es algo que no se ha planteado nunca en Extremadura. Dicho esto, si se le hubiera ocurrido a Vara, todo el mundo estaría hablando de ese sistema. Los sindicatos, la patronal... Hasta las fundaciones de las Cajas de Ahorro estarían haciendo postulados...

-¿Por qué se siente tan poco querido?

-Hay 200.000 ejemplos. Lo decía Rubalcaba, «España entierra muy bien». Se tiene uno que morir para que la gente diga 'este muchacho decía cosas sensatas'. Es así. Podríamos hacer un tratado sobre esto.

-Las circunstancias para que a Extremadura se le conceda un régimen fiscal extraordinario como el que defiende son comunes a otras comunidades. ¿No podrían pedir todas apuntarse a la excepción y, por tanto, arruinar la pretensión de Extremadura?

-Las características de Extremadura son excepcionales. No solo por lo que le he dicho antes, sino por la propia extensión de la comunidad. Tenemos 42.000 kilómetros cuadrados y un millón de habitantes. Esa extensión es casi la mitad de Andalucía, que tiene 8 millones. Esa extensión es más superficie que Murcia, Valencia y Baleares juntas, con la población que tienen. Desgraciadamente, nadie tiene las condiciones de postración que tiene Extremadura y con una población en regresión. Si lo pidieran habría que decirle: 'Déjennos respirar, que nos estamos muriendo'.

-Una última cuestión. En una entrevista publicada en el 2017 dijo: «Hay que tener capacidad de renuncia cuando uno no gana». ¿Si no gana renunciará?

-Uno tiene que estar siempre a disposición de su organización y yo lo estoy. He salido elegido al frente del PP hace muy poco. Tengo un mandato y lo voy a agotar.

El perfil

José Antonio Monago Terraza (Quintana de la Serena, 1966), fue presidente de la Junta entre 2011 y 2015, convirtiéndose en el primero de su partido que ha regido el Gobierno regional. Antes fue concejal en el Ayuntamiento de Badajoz desde 1991 a 2008. Es diputado en la Asamblea desde 2003 y fue senador entre 2008 y 2011 por la Comunidad Autónoma. Fue secretario general del Partido Popular entre 2004 y 2008 y lo preside desde 2008. Tiene plaza en excedencia en el Parque de Bomberos del Ayuntamiento de Badajoz. Se graduó en Formación del Profesorado y en Derecho por la UEx.

Más noticias