De la Administración electrónica a la supresión de organismos públicos

J. S. MÉRIDA.

La forma en que se gestiona la Junta de Extremadura también ocupa un papel en los programas electorales. En la región con más empleados públicos en relación con su número de habitantes las políticas relacionadas con la propia Administración tienen una especial trascendencia.

El PSOE incluye una ley de evaluación para comprobar que se consiguen los resultados previstos. También mejorar la transparencia, fomentar la participación y suprimir los aforamientos. Asimismo, quiere incidir en la aplicación del silencio positivo y la simplificación de procedimientos.

En función pública, aboga por facilitar la conciliación laboral y familiar, redistribuir efectivos, aumentar las oposiciones y continuar con el desbloqueo de la carrera profesional.

El PP defiende la simplificación normativa y administrativa para agilizar cuestiones como la creación de empresas. También quiere implantar el expediente electrónico y fomentar las aplicaciones móviles en la Administración regional.

En materia de empleo público, quiere recuperar las 35 horas semanales de forma dialogada y garantizar la promoción de la carrera profesional. También fomentar la conciliación y el teletrabajo.

Unidas por Extremadura plantea reforzar la gestión pública, con un catálogo de servicios que no puedan ser privatizados y la recuperación de contratos externalizados. También quiere un organismo de evaluación de políticas públicas y una Administración plenamente electrónica. Y propone procesos de funcionarización, agilizar las oposiciones con convocatorias anuales, desbloquear la carrera profesional y limitar los cargos de libre designación.

Ciudadanos recoge medidas contra la corrupción, como eliminar los aforamientos y crear un órgano específico para combatir estas prácticas. Igualmente, plantea una auditoría para cerrar organismos públicos que no sirvan y reducir los puestos 'a dedo'. En función pública, oposiciones con carácter anual y potenciación del teletrabajo.

Vox quiere implantar lo que denomina Administración fácil y reducir el número de cargos, asesores y puestos de libre designación. También plantea acabar con órganos como la Aexcid y el Instituto de la Mujer. Y una auditoría de entes y asociaciones que reciban ayudas.