Alvic impulsa su factoría de Florida para crecer en EE.UU. y Canadá

Fachada de las oficinas centrales de Alcaudete. En la foto pequeña, el presidente de Grupo Alvic, Alejandro Rosales./ABC
Fachada de las oficinas centrales de Alcaudete. En la foto pequeña, el presidente de Grupo Alvic, Alejandro Rosales. / ABC

El fabricante jiennense de componentes para mobiliario y decoración tiene un agresivo plan inversor para duplicar la producción y extender su red de centros de distribución

E. FREIRE

La clave de Alvic es aportar novedad al mercado. Por ello reinvierte el 85% de sus beneficios en tecnología para desarrollar nuevos productos y servicios. Produce paneles, módulos, piezas y muebles terminados para cocina, baño, oficina y elementos de decoración e interiorismo. Sus clientes son grandes superficies, fabricantes o distribuidores, por ello sus productos tienen distinto grado de terminación.

Su último lanzamiento es un panel con mayor nivel de brillo, resistente a la abrasión, con efecto barrera antihumedad y con un sistema de producción ecológico sin emisiones de compuestos orgánicos a la atmósfera, que se comercializa bajo la marca «Luxe Plus». En la última edición de la feria Interzum de Colonia, Alemania, ha presentado una nueva gama de diseños y acabados porcelánicos y una superficie metalizada.

Alvic es una de las cien empresas andaluzas que más facturan. Este año prevé llegar a los 182 millones de euros tras crecer más del 7% de promedio en los últimos ejercicios. Fundada en 1965 por Alejandro Rosales, la segunda generación está ya a los mandos del negocio familiar. Con un plan inversor en marcha de 70 millones de euros, su desarrollo es vertiginoso: a finales de este año estará operativa su nueva planta industrial en Alcaudete, una moderna factoría de 20.000 metros cuadrados que le permitirá duplicar su capacidad de producción y suministrar en un plazo de cuatro días desde la recepción del pedido. La inversión en esta nueva planta se eleva a 14 millones. En la provincia de Jaén cuenta con otra fábrica en La Carolina.

En la primera mitad de 2020 arrancará otra factoría en Solsona (Lérida), que será una de las más avanzadas de Europa por su nivel de robotización, a la que Alvic ha destinado 12 millones de euros. Este será su segundo centro catalán, junto al de Vic, que fue el primero que abrió el fundador de la compañía. Alejandro Rosales emigró siendo muy joven a Cataluña y regresó posteriormente a Alcaudete donde continuó con el negocio.

En los tres últimos años Alvic ha destinado otros 24 millones a su expansión nacional y 19 millones a su implantación en Estados Unidos, donde tiene una planta industrial en Lakeland, La Florida. «Impulsar los niveles de producción en esta planta es uno de los proyectos más importantes para los próximos dos años, ya que esto supondrá la consolidación de Grupo Alvic en Estados Unidos, Canadá y México», explica el presidente de la firma, Alejandro Rosales.

En paralelo, la firma seguirá ampliando su red de Alvic Center's, tanto en el mercado nacional, como en EE.UU. y Francia. Estas salas de exposición y venta están repartidas en 27 puntos de la geografía española, así como en tres sedes internacionales: Toulouse, Miami y Las Vegas.

Los datos

Inicios
Alejandro Rosales Expósito entró siendo niño como aprendiz en una carpintería. A los 17 años emigró a Vic, donde comenzó a trabajar en una empresa del sector y fundó una pequeña fábrica de mobiliario de cocina.
Negocio
Factura 182 millones y en 2020 abrirá su quinta planta industrial en Solsona, que se suma a las de Alcaudete, La Carolina, Vic y EE.UU.
Plantilla
Tiene una plantilla de 930 trabajadores, de los cuales 620 se ocupan del área industrial, 80 de servicios generales, 165 cubren la red de Alvic Center's y 65 están destinados en las unidades de negocio de EE.UU. y Francia.