Multa de 54 millones a 19 empresas industriales por montar un cártel

Refinería en Vizcaya. /E. C.
Refinería en Vizcaya. / E. C.

La CNMC considera que las compañías multadas, dedicadas a montaje y mantenimiento, concertaron precios para encarecer los costes de compañías energéticas

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Nueva sanción millonaria impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a un grupo de empresas dedicadas al montaje y al mantenimiento industrial por haber organizado un cártel de precios con el que elevaban los costes de las facturas que emitían a firmas energéticas. El organismo ha desmantelado y sancionado este pacto oculto en el que incluye a 19 empresas por unas sanciones que superan los 54,2 millones de euros, así como a los directivos implicados, por más de 280.000 euros.

Entre las empresas multadas figuran dos filiales de la constructora ACS. De hecho, la mayor sanción ha recaído sobre una de ellas, Mantenimiento y Montajes Industriales (MASA), con 14,64 millones de euros, mientras que la otra filial, Mantenimiento y Ayuda a la Explotación y Servicios (MAESSA), ha sido sancionada con 3,49 millones de euros. Junto a ellas figuran otras empresas conocidas como Duro Felguera Operaciones y Montajes, con una multa de 1,32 millones de euros, y Sacyr Nervión, con una sanción de 1,16 millones de euros.

Además, la CNMC ha puesto en conocimiento de la Junta Consultiva de Contratación Pública del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda, el expediente sancionador para que las empresas participantes en el cártel queden sujetas a una prohibición de contratar con el sector público, excepto en el caso de las empresas que solicitaron acogerse al Programa de Clemencia de la CNMC, que vigilará a las compañías para que no vuelvan a repetir esta conducta ilícita.

El organismo presidido por José María Marín Quemada considera que todas estas empresas crearon un entramado para repartirse clientes y licitaciones, intercambiar información sensible con sus competidores, realizar ofertas de cobertura, fijar compensaciones y precios. Competencia considera que son actuaciones constitutivas de un cártel, una conducta prohibida por la Ley de Defensa de la Competencia.

Desde el 18 de enero de 2001 hasta la realización de las inspecciones en julio de 2017, el cártel se repartió al menos 746 licitaciones. Estos concursos privados los realizaron cerca de una veintena de clientes, entre los que se encuentran fundamentalmente a empresas del sector energético y petroquímico. La CNMC ha acreditado al menos 18 reuniones a las que acudían las empresas de ámbito nacional o que operaban en varias zonas para coordinar el cártel.

El montaje y mantenimiento industrial requiere estándares complejos y específicos de seguridad, calidad industrial y medioambientales. Por ello, según explica la CNMC, las grandes empresas del sector energético y petroquímico adjudican dichos servicios a empresas especializadas para el mantenimiento de instalaciones como depósitos, tanques en centrales de generación y aeropuertos. La contratación se realiza a través de licitaciones privadas.

En este sentido, según la CNMC, diferenciaban los proyectos en los que les interesaba realizar ofertas de los que, por su dimensión, se dejaban «para empresas locales», coordinados por una empresa de ámbito nacional. La empresa coordinadora era la encargada de organizar la presentación de las ofertas con las empresas locales, cuya actuación era complementaria, pero necesaria, para hacer efectivos los acuerdos anticompetitivos.