El Ibex-35, en mínimos desde enero por Hong Kong y Argentina

Bolsa de Madrid/EFE
Bolsa de Madrid / EFE

La entrada en números rojos fue prácticamente la misma trayectoria que siguieron todos los índices europeos, aunque la mayoría de ellos se comportó mejor que el español

CRISTINA VALLEJO

El Ibex-35 arrancaba la sesión en positivo, marcando los 8.800 puntos, pero a las diez de la mañana entraba en números rojos, terreno del que no volvió a salir. Al cierre, el selectivo español se dejaba un 0,93%, para dar un último cambio en los 8.676,40 puntos, un nuevo mínimo desde enero. 

Ésa fue prácticamente la misma trayectoria que siguieron todos los índices europeos, aunque la mayoría de ellos se comportó mejor que el español. Al cierre, el peor fue el PSI-20 de Lisboa, que se dejó un 1,29%. El Ftse 100 británico retrocedió un 0,37%. El Cac 40 francés y el Ftse Mib de Milán se dejaron alrededor de un 0,30%. El Dax alemán apenas bajó un 0,10%. 

En Wall Street, el Dow Jones y el S&P 500 registraban pérdidas de alrededor de un 0,80% al término de la jornada europea. El Nasdaq, por su parte, se dejaba un 0,55%. 

La entrada de los indicadores del Viejo Continente en negativo tuvo lugar en el mismo momento en que los futuros estadounidenses giraron al rojo. Y ello coincidió con acontecimientos que tenían lugar en Hong Kong. Las autoridades de su aeropuerto decidían cancelar todos los vuelos que llevan a la ciudad, lo que supone dejarla prácticamente aislada. Ello, después de que los manifestantes ocuparan el edificio de la terminal principal por cuarto día. Los ciudadanos de Hong Kong llevan semanas protestando contra un cambio legislativo por el cual se podría extraditar a personas requeridas por la justicia china. Una derivada de este conflicto es que las compañías estatales chinas han indicado a sus trabajadores que eviten volar con Cathay Pacific Airways, que es una empresa de Hong Kong. Ello, porque sus empleados han participado en las protestas contra el gigante asiático. Las autoridades chinas han afirmado que la ciudad se encuentra en una «coyuntura crítica». 

La cuestión argentina

A este conflicto se ha sumado otro elemento de presión sobre las Bolsas: el resultado de las elecciones primarias que ayer se celebraban en Argentina. Mauricio Macri, liberal y presidente desde 2015, perdió. Y ganó Alberto Fernández, de la izquierda peronista y cuya compañera de candidatura es Cristina Fernández de Kirchner. Ello anticipa que en las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre muy probablemente ganará Fernández y en primera vuelta, dado el enorme diferencial (quince puntos) a su favor que ha logrado en los comicios de ayer.

Ese resultado preliminar de las simpatías políticas de los argentinos ha tenido una pésima acogida en los mercados, porque los inversores han empezado a descontar la victoria de la izquierda peronista en las presidenciales. Así, al cierre de la sesión europea, el peso argentino retrocedía un 18% frente al billete verde, aunque llegó a bajar más de un 20%. Y ello, con ligero contagio al resto de América Latina: todas las divisas latinoamericanas perdían posiciones frente al dólar. Y en el listado de monedas perdedoras también se incluía a la lira turca y al rand sudafricano. Turquía y Sudáfrica sufren problemas muy parecidos a los de Argentina, sobre todo en cuanto al déficit por cuenta corriente. De acuerdo con Fidelity, existe un significativo riesgo de contagio a otros mercados emergentes en el corto plazo desde Argentina. 

El Merval, el principal indicador bursátil, retrocedía alrededor de un 30% en el momento del cierre de la sesión europea. Es su peor sesión en más de una década. 

En cuanto a los bonos argentinos, el internacional en euros con vencimiento en 2028 perdía al cierre de la sesión europea cerca de un 25% de su valor. Ello implica que su rentabilidad ha saltado desde el 10% hasta superar el 15% en apenas una jornada. La cotización de los seguros contra el impago (CDS) subió, dado que el mercado percibe ahora un mayor riesgo de 'default'.

También vimos subidas de la rentabilidad de otros bonos emergentes, como por ejemplo en Brasil y en México. 

«Vuelo a la calidad»

En cambio, en los bonos desarrollados lo que vimos fue caída de las rentabilidades, en un claro «vuelo a la calidad» de los inversores, que optaban por títulos más seguros. Así, el rendimiento de los títulos americanos a diez años pasó del 1,74% al 1,66%, un nuevo mínimo desde 2016. El interés de su comparable alemán se fue hasta el -0,60%. Y el del español, hasta el 0,22%. Incluso bajó la rentabilidad del bono italiano, y más que la de los demás (del 1,80% hasta el 1,72%), porque Fitch, al cierre de la sesión del viernes, reafirmó su calificación crediticio. 

En esta búsqueda de refugios, también el oro salió beneficiado: retomó los ascensos después de dos sesiones seguidas a la baja y recuperó la cota de los 1.500 dólares. 

Otros dos refugios que también funcionaron fueron el yen japonés y el franco suizo, que subían alrededor de un 0,35% frente al billete verde. 

El barril de Brent, de referencia en Europa, se mantuvo plano en el entorno de los 58,50 dólares.

Huida a los valores conservadores en Bolsa

En el Ibex-35, únicamente siete valores cerraron en positivo. Y la mayoría de ellos, de sesgo defensivo. Así, Aena fue el más rentable, con una subida del 0,89%, seguido de Iberdrola, que se anotó un 0,86%. Ferrovial y Grifols se anotaron algo más de medio punto porcentual. Enagás, por su parte, se anotó un 0,38%. Colonial y Endesa, con avances de un 0,20% y de un 0,17%, respectivamente, completaron la lista de valores en verde. 

En rojo, los peores, los bancos. En primer lugar, porque siempre que hay correcciones y éstas van acompañadas de bajadas en los tipos de los bonos, siempre caen. En segundo lugar, porque se publicó un nada benévolo informe de Crédit Suisse. El peor de todos fue el Sabadell, que retrocedió un 4,40%. Le siguió Bankia, que bajó un 3,93%. CaixaBank se dejó un 3,80%. BBVA y Bankinter también cedieron más de tres puntos porcentuales. 

MásMóvil, Indra y ACS bajaron más de dos puntos porcentuales. 

Entre los grandes valores, también significativos recortes para el Santander (-1,77%). Telefónica y Repsol también retrocedieron más de un 1%. 

El peso de la banca y de valores expuestos a Argentina fue lo que explicó que el selectivo español perdiera más que los demás índices del Viejo Continente. 

Claves de la sesión

-El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,93%, hasta los 8.676,40 puntos.

-Aena encabezó los ascensos, con una subida del 0,89%. El Sabadell fue el peor, con un recorte del 4,40%.

-En Argentina, la Bolsa abría con caídas de alrededor de un 30%, el peso se depreciaba más de un 15% y los bonos bajaban un 25%.