Acciones suspendidas en Bolsa, la principal preocupación de los inversores

El 62% de las consultas de los accionistas a Bolsas y Mercados se centraron en 2015 en conocer cómo actuar ante los títulos excluidos de cotización y los hechos relevantes que publican las compañías

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

No hay nada que preocupe más a un inversor que la posibilidad de perder el dinero invertido en el mercado bursátil. O, en su caso, desconocer cuál es el estado en el que se encuentran determinados títulos que adquirió hace años. O, incluso, saber cómo afectan las decisiones que, por sorpresa, toma una compañía, en sus acciones. Son algunas de las principales consultas de información que los ciudadanos remiten a Bolsas y Mercados Españoles (BME), la sociedad que se encarga de gestionar el mercado bursátil español, tal y como se refleja en el Informe de Protección al Inversor de 2015. El 41% de esas peticiones de información están relacionadas con los hechos relevantes, esto es, las alertas que las corporaciones están obligadas a lanzar a la CNMV cuando toman una decisión de calado. Otro 21% vienen motivadas por cuestiones meramente bursátiles, entre las que destacan las exclusiones o suspensiones de Bolsa. En total, un 62% de las preocupaciones se centran en ambos tipos de petición.

más información

El informe de BME refleja que se observa un aumento considerable de las solicitudes de información referentes a valores excluidos de cotización y a la forma de proceder respecto aquellas acciones que, habiendo sido excluidas, el inversor sigue conservando en su poder. Es decir, qué pueden hacer los ciudadanos con títulos que ya no cotizan en el mercado. Y, sobre todo, señala también el informe, cuáles son los gastos que esta situación les puede generar.

Gran parte de las aclaraciones se centran en la operativa en tiempo real de las acciones. Es decir, desde las razones de inhibición de un valor hasta las tipologías de órdenes existentes. La finalidad de la mayor parte de estas consultas es la comprobación de que la forma de actuar de los intermediarios financieros se ha ajustado a las instrucciones que el inversor les había remitido, explican desde BME.

En lo relacionado con los hechos relevantes, la solicitud de información sobre esta materia es la más demandada en la actualidad en la oficina de protección al inversor de BME. Estos comunicados de las cotizadas tienen mucha influencia y trascendencia en las cotizaciones y sirven a los inversores en la toma de sus decisiones. Muchas de las preguntas están relacionadas sobre las suspensiones de valores; los acuerdos que adoptan las compañías en sus juntas de accionistas; las condiciones de las operaciones que llevan a cabo, como las ampliaciones de capital o el 'dividendo elección', que les permite cobrar la remuneración al accionista en efectivo o en títulos de la propia sociedad.

Expedientes tramitados

Por otra parte, los principales contenidos que durante el ejercicio 2015 han provocado un importante número de reclamaciones en BME se centran de manera muy importante en las discrepancias entre los inversores y las entidades entorno al modo en que se han llevado a cabo operaciones bursátiles por entender los inversores que las entidades no las ejecutaron de acuerdo con las instrucciones que ellos les dieron. En el año 2015, la mayoría de las reclamaciones versaban sobre estas discrepancias se han resuelto a través del correspondiente acuerdo o bien, mediante la emisión de un informe que ha sido siempre desfavorable a los inversores. De los 10 expedientes tramitados -la mayor parte de estas cuestiones son competencia de la CNMV o, en su caso, del Banco de España-, cuatro acabaron en acuerdo final; tres no eran competencia de BME; dos fueron contrarios a la tesis de los inversores; y uno se tramitó como una consulta contenciosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos