Dia insta a sus accionistas a aceptar la OPA de Fridman para evitar la quiebra

Supermercado Dia en Logroño. /E. C.
Supermercado Dia en Logroño. / E. C.

El consejero delegado se dirige a los inversores para que aprueben la operación antes del día 30 por la fragilidad que muestra el negocio

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

Después de ejercer una férrea resistencia a los planes del magnate ruso Mijail Fridman para solucionar el futuro de la cadena de supermercados Dia, el propio consejero delegado de la firma, Borja de la Cierva, se dirige ahora a los accionistas para que acepten la OPA propuesta por el inversor como única alternativa para salvar el negocio.

La cruda realidad por la que atraviesa la corporación ha activado las alarmas en el seno del consejo de administración de Dia, aunque en su momento ese órgano puso en duda la intención de Fridman. Apenas un mes después de la junta de accionistas en la que el empresario ruso consiguió el beneplácito para sacar adelante su plan, De la Cierva les recuerda ahora a los inversores propietarios de la empresa que si la OPA no sale adelante, existe «un riesgo elevado» de que la compañía tenga que reestructurar su deuda e incluso pueda verse abocada al concurso de acreedores y su liquidación.

El ejecutivo expone unos argumentos alarmantes para provocar la reacción de los accionistas, quienes apenas se han movido favorablemente a la operación. Les aclara que existe un verdadero grado de «gravedad» ante la situación financiera y patrimonial del grupo e incluso expone que se encuentra en quiebra técnica. Por eso, Dia requiere de «medidas urgentes» para volver a reequilibrar su patrimonio neto. Y también «disponer de la liquidez necesaria para afrontar los próximos vencimientos de deuda financiera y bonos», además de seguir operando con normalidad.

La OPA de LetterOne –la sociedad de Fridman que ostenta un 29% del capital de Dia– finaliza el próximo martes día 30. Está fijada a un precio de 0,67 euros por título. Ayer cerraron la sesión en los 0,62 euros, tras retroceder casi un 4%. Hasta el pasado día 16 de abril, solo habría logrado sumar un 4,6% de los títulos a los que se dirige, muy lejos del objetivo del 64,5% marcado por el propio Fridman para sacar adelante la operación. Solo a partir de ahí, sería posible realizar el aumento de capital que requiere la firma para seguir adelante. «Si la OPA no tiene resultado positivo, ese aumento no podrá ejecutarse y existe un riesgo elevado de que la empresa no disponga del tiempo necesario para instrumentar soluciones alternativas».

En medio de todo este proceso, Emmanuel Boussard, uno de los fundadores de la firma de inversión Boussard & Gavaudan Partners, ha vuelto a elevar su participación hasta rozar casi el 4% en la cadena de supermercados. En concreto, Boussard vuelve a mover ficha en la cadena de supermercados para superar el 3,9% del capital social de la compañía. Así, tiene repartida su participación entre un 2,314% de forma indirecta, equivalente a un total de 14,40 millones de acciones, y un 1,59% restante a través de instrumentos financieros.

Con la OPA autorizada, también se abriría la puerta a la firma del acuerdo de reestructuración de la deuda que Fridman prevé alcanzar con la banca para aplazar el vencimiento de los compromisos financieros de la sociedad hasta el año 2023. El inversor ha elevado recientemente sus exigencias a las propias entidades financieras al reclamarles un aumento de la línea de financiación calificada como 'super-senior' hasta los 380 millones de euros, casi el doble de los 170 millones previstos inicialmente.

Pérdidas y recortes

El problema de Dia, tal y como ha advertido Borja de la Cierva en su carta, es que precisa de ayuda para continuar con el curso normal de su actividad comercial. Así lo ha reconocido también la propia sociedad LetterOne, donde constata que la cadena de supermercados están operando «significativamente» por debajo de lo previsto por el mercado. La sociedad controlada por Fridman cree «inconcebible» que pueda lograr las previsiones de beneficios generadas para 2019. E insistió en que en ningún caso aumentará el precio que ofrece en la OPA.

A la espera de presentar los resultados del primer trimestre de este año, la sociedad mayoritaria en el accionariado de Dia ha reiterado que las ventas comparables de España han caído un 4,4% en el primer trimestre. Y anticipan que el resultado bruto de explotación (Ebitda) será inferior a lo previsto, mientras que la situación de liquidez de los supermercado es «extremadamente desafiante». La compañía cerró 2018 con unas pérdidas de 352 millones de euros en el que fue «probablemente el año más difícil desde la fundación», según su consejero delegado. La empresa recortará hasta 2.100 empleos en España , un 10% de su plantilla.

Temas

Día