Garamendi: «No he leído los programas electorales ni los pienso leer»

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ayer. / Efe

El presidente de la CEOE cree que nadie se va a negar a una revalorización con el IPC pero ve «una barbaridad» «saltarse» el Pacto de Toledo

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha mostrado su satisfacción porque todo apunta a que la situación de bloqueo político -que a su entender dura ya cuatro años- se solucionará tras las elecciones del 9 de noviembre. Sin embargo, el representante de los empresarios no se mostró muy interesado en las promesas de los partidos: «No he leído los programas electorales ni los pienso leer; hablaremos con el Gobierno cuando lo haya». «Ahora se empiezan a despejar las nubes. En los dos últimos días estamos oyendo que se habla más de lo que nos une que de lo que nos separa, lo que antes era imposible», manifestó, mostrando su «optimismo» a este respecto, aunque haciendo hincapié en la independencia e imparcialidad de la patronal. .

Lo que sí pidió es que se evite el «catastrofismo» al hablar de la situación económica de España ya que se puede volver en contra: «Nuestros inversores son extranjeros: son las viudas de Escocia, los fondos...». «Mucho cuidado con poner mal a nuestro país porque no le haríamos ningún favor», advirtió.

Subida de las pensiones

Aunque no piensa leer los programas electorales, sí hizo referencia a alguno de los anuncios que ha hecho el presidente del Gobierno, en concreto sobre la subida de las pensiones con la inflación. Garamendi reconoció que nadie se va a negar a ello. «¿Quién va a decir que las pensiones no suban con la inflación?», reflexionó durante un desayuno organizado por Europa Press. Sin embargo, dejó caer su malestar porque un asunto como éste, de interés general, se haya decidido sin previa consulta y se utilice como arma para la campaña electoral, ya que, a su juicio, lo correcto es «sentarse a estudiarlo» a fondo y tomar una decisión consensuada entre los partidos políticos y los agentes sociales. Por ello, reclamó que este tema «vuelva» al Pacto de Toledo.

«Me parece una barbaridad saltarse el Pacto de Toledo», afirmó el máximo representante de los empresarios en una crítica velada a Pedro Sánchez, al que lanzó otro mensaje: «Las pensiones son un problema de todos, no son un tema de un partido ni de otro ni de un gobierno ni de la patronal o los sindicatos, sino del Pacto de Toledo». Así, defendió estudiar «de verdad» de dónde se viene, dónde se está, qué es lo que se quiere y cómo se puede hacer. En esta línea, pidió saber cómo se va a llevar a cabo esa subida conforme a los precios que Sánchez comprometió antes de final de año y si esto va a suponer más déficit o un coste extra para las empresas en forma de más impuestos o cotizaciones. «Las cotizaciones sociales están muy por encima de las europeas, por lo que hay que estudiar muy bien la situación, si va ser con impuestos o no», matizó.

De igual manera, desde la CEOE mostraron también su oposición a que la subida del Salario Mínimo la decida el Gobierno de forma unilateral, como ocurrió este año, cuando lo elevó un 22,3% hasta los 900 euros al mes, y defendió que se haga dentro del diálogo social. «Sacar el SMI del diálogo social no está bien y creo que el Gobierno se equivocó», apostilló. En esta línea, recordó que en el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) se recogía un salario mínimo de 1.000 euros para 2020 e instó a que el incremento se trabaje en los convenios colectivos, teniendo en cuenta la productividad. «Se nos llena la boca hablando de la España diversa y, cuando hablamos de SMI, se tiene en cuenta sólo Madrid y Barcelona y no se piensa en Almendralejo. La capacidad de compra en un sitio y en otro es diferente. Un señor de un bar en Extremadura no puede subir un 22% un café», aseguró.