Fastback, la tercera carrocería del Hyunda i30, un coupé de cinco puertas

La caída trasera del techo le da el aspecto de coupé, como las ruedas y su reducida altura. :: POLO/
La caída trasera del techo le da el aspecto de coupé, como las ruedas y su reducida altura. :: POLO

Se oferta con motores de gasolina de 120 y 140 CV y uno diésel de 136 CV. El maletero es de 450 litros

JOSÉ ANTONIO POLOBADAJOZ.

Probamos durante 1.000 kilómetros la tercera carrocería del i30, el Fastback gasolina 1.4 T-GDi, con 140 CV, automático de siete marchas y con el nivel de acabado N-Line, el cuarto de cinco, siendo su precio de tarifa de 26.890 euros.

Por ciudad, carreteras y autovías el consumo medio ha sido de 7,6 litros, en línea con las cifras homologadas, entre 5,4 y 7,9 litros.

El i30 es el cuarto modelo más vendido de Hyundai después del Tucson, Kona e i20, disponiendo de tres carrocerías, la última esta Fastback, una especie de coupé de cinco puertas, 11,5 centímetros más largo (4,45 metros) que el cinco puertas y con 55 litros más de maletero (450 litros), aunque el de mayores dimensiones sigue siendo la carrocería familiar CW, 4,58 metros de largo con 602 litros de maletero.

Los de gasolina valen entre 19.765 y 27.730 euros y el único diésel, 23.915. El básico lleva climatizador y llantas de aleación

Dado el toque deportivo es cinco milímetros más bajo y la suspensión es un 15% más dura que el cinco puertas, al tiempo que las plazas traseras pierden algo en altura. Se ofrecen nueve variantes, con precios que oscilan entre 19.765 y 27.730 euros, si bien con todas las ayudas podría partir de 16.765 y tener descuentos de hasta 7.000 euros.

Dos son motores de gasolina T-GDI de 16 válvulas con distribución por cadena y no correa de neopreno y sistema Stop/Start. El de tres cilindros 1.0 con 120 CV acoplado a una caja de cambios manual de seis marchas, y el 1.4 de 140 CV, que monta también la caja automática de doble embrague de siete velocidades. El primero tiene un consumo medio oficial de 7,6 litros y el segundo de 8,2 el manual, apreciándose una buena aceleración en el 1.4, pues de 0 a 100 km/h lo hace en 9,5 segundos, mientras que el 1.0 necesita 11,1 segundos. El único diésel, el 1.6 CRDi con 136 CV, consume una media de 5,7 litros y su aceleración es de 10,4 segundos.

El nivel de equipación N-Line es alto, destacando llantas de 18'', neumáticos 225/40, repuesto de emergencia, faros de led, cambio automático larga/corta, luces de giro, manetas iluminadas, retrovisores en negro brillante, cristales trasero tintados, antena aleta de tiburón, pilotos traseros de led, ventilación en las plazas traseras, llave con detector de proximidad, arranque por botón, reposabrazos trasero con acceso al maletero y navegador.

También incluye climatizador bizona, cámara trasera, control velocidad de crucero, control de tracción, ayuda al arranque en pendientes, aviso de colisión frontal, detección de fatiga del conductor, control activo de cambio de carril involuntario, cuatro elevalunas eléctricos, sensor de luces, antinieblas, luz diurna de led, volante y pomo de cuero, volante con doble regulación, asiento del conductor regulable en altura, respaldo trasero abatible 60/40, reposabrazos central delantero, radio con mandos en volante y pantalla color, táctil de ocho pulgadas, sistema CarPlay y Android para ver el móvil, USB, bluetooth, ordenador de viaje, retrovisores de plegado eléctrico, cargador inalámbrico para el móvil, sensor de aparcamiento trasero y cinco años de garantía sin límite de kilómetros y asistencia en carretera.