Los accionistas de Telefónica disfrutarán de ventajas como clientes

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. /Archivo
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. / Archivo

Álvarez-Pallete presume de ofrecer un «atractivo» dividendo en un entorno «adverso» y con una deuda reducida, por lo que confía en que esto se reflejara en el valor de la cotización

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Los accionistas de Telefónica que sean clientes de la compañía disfrutarán a partir de julio de un «programa diferencial». Éste fue uno de los anuncios que hizo su presidente, José María Álvarez Pallete, durante la junta general de Accionistas celebrada hoy en Madrid, en la que se aprobaron los resultados de 2018 así como el reparto de un dividendo de 0,40 euros por acción, cuyo primer pago (de 0,20 euros) se realizará el 20 de junio y un segundo abono idéntico el 19 de diciembre. Ahora, además de este pago, quienes tengan participaciones de la empresa de telecomunicaciones se sumarán a los clientes de alta gama a la hora de recibir un trato preferencial.

Entre las «importantes ventajas» que ofrecerán a los cerca de 1,3 millones de accionistas minoritarios, está el de una atención personalizada, es decir, serán atendidos por personas y no por máquinas, y todas «las consultas recibirán un seguimiento personalizado desde el primer contacto», según desveló el directivo.

Pallete presumió de que «Telefónica es hoy considerablemente más fuerte que hace tres años», por lo que se mostró «convencido» de que «el auténtico valor se verá reflejado en la cotización de la acción». Y es que éste ha sido uno de los talones de Aquiles de la Junta, en la que muchos accionistas se quejaron de que pagaron mucho más por la participación de lo que vale ahora –en 2015 se pagaba incluso el doble que los 7,43 euros actuales por título– y que los mercados no han premiado los resultados del último año.

Pallete, no obstante, mostró su confianza en el futuro prometedor que le espera a la compañía. «Estamos cumpliendo nuestra misión, estamos cambiando las cosas», aseguró el máximo directivo de la empresa de telecomunicaciones, que resaltó que, tal y como prometieron el año pasado, la compañía ha logrado crecer en ingresos, aumentar los márgenes e invertir para contar con las mejores plataformas. Y, además, reduciendo la deuda en casi 14.000 millones de euros desde junio de 2016, una cifra semejante a la que habrían obtenido si hubieran vendido su filial en Reino Unido O2, una operación que está bloqueada por los reguladores europeos. «Aún contamos con ella y además la hemos situado en niveles récord de ingresos», resaltó.

Pallete presumió también de que, al tiempo que han logrado reducir la deuda, ofrecen un «dividendo atractivo» de 0,40 euros por acción, que ha sido ampliamente cubierto tanto en términos de beneficio como de flujo de caja libre. El directivo hizo hincapié en que estos logros los han hecho además en un entorno «poco propicio, cuando no adverso», en el que han confluido varios factores, como el recelo de los mercados hacia el sector de las telecomunicaciones, las turbulencias en mercados y divisas importantes de Latinoamérica y en Reino Unido y la «atmósfera bursátil negativa en el Ibex 35», que ha perdido un 15% en el último año, argumentos que utilizó para responder a las críticas de que la acción no se ha revalorizado.

«Protagonistas» de la mayor revolución tecnológica

Para el máximo mandatario de Telefónica, la clave del éxito de la compañía es que ha sido capaz de transformarse y «acertó» en su rumbo, como se refleja en el hecho de que la voz ha dejado de ser su principal sustento y los datos suponen ahora el 56% de las ventas. «Si hemos llegado hasta aquí, es porque hemos sabido cambiar», incidió Pallete, quien apuntó que el rasgo común de las compañías que sobreviven es su «capacidad de cambio».

Por ello, su objetivo sigue siendo «transformar por completo Telefónica» y, aunque apuntó que en este viaje se ha cruzado ya el ecuador, se debe proseguir «el camino» para que dentro de cinco años, cuando cumpla su centenario, sea una compañía de fibra y 5G « a la vanguardia» y en «posición de liderazgo». En este sentido, remarcó que están conformando una compañía tecnológica para los próximos 20 o 30 años, para lo que esperan ahorros por valor de 1.000 millones de euros gracias a la digitalización de sus procesos.

A su juicio, existe «una oportunidad increíble» para España, para Europa y para los países donde opera, porque «el futuro y la revolución digital precisamente pasan por las redes de Telefónica». Por ello, la empresa es «tremendamente importante» y un «actor muy relevante» en la actual revolución industrial, ya que en los países donde operan existe una «oportunidad increíble de no ser meros espectadores de esta transformación, sino ambicionar a protagonizarla». En este sentido, el presidente aprovechó a «animar a los países donde operamos, y especialmente a España, a que aprovechen la oportunidad de ser actores fundamentales en la mayor revolución tecnológica de la historia».