Endesa propone que el bono social de la luz se aplique en función de las rentas

Borja Prado./
Borja Prado.

La compañía estima que, si sólo se benefician los usuarios "que realmente lo necesitan", se puede crear un fondo para pagar toda la factura de la luz a los hogares "realmente" insolventes

JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El presidente de Endesa, Borja Prado, ha expuesto su propuesta de reforma del bono social -el descuento del 25% sobre el consumo energético que se aplica a determinados colectivos- para que sea percibido realmente por los clientes que tengan "unos niveles de renta mínimos" y, así, evitar "que lo reciban otros que no se encuentren en situación crítica".

Prado ha lanzado la idea en el marco de la junta de accionistas que la compañía eléctrica celebra hoy en Madrid, y en cuyo discurso ha incluido el problema de la pobreza energética. La propuesta de reforma del bono social consistiría en "rediseñar los criterios" en función de los ingresos que perciba cada hogar, estableciendo un límite por debajo del cual se podría activar la ayuda. Hasta ahora, del bono social se pueden beneficiar las familias numerosas, los pensionistas con prestaciones mínimas, los hogares con todos sus miembros en paro y quienes tengan contratada una potencia inferior a 3 kilovatios.

El consejero delegado de la compañía, José Bogas, también ha incidido en esta idea al indicar que con esta medida "se beneficiará a los clientes que de verdad lo necesiten" y no a otros que podrían no ser realmente familias en situación de pobreza o vulnerabilidad energética", ha indicado. Con esta modificación puesta en marcha, Endesa sostiene que se podrían "asignar recursos" para financiar un fondo centrado "en asegurar el suministro a las familias que no pueden pagar la factura ni siquiera con un descuento y que sean identificadas como tales por los servicios sociales de los ayuntamientos", ha explicado Bogas.

El descuento del bono social lo pagan las propias compañías eléctricas, entre las que se reparten el impacto económico que, en el caso de Endesa, supone el 41% del total, unos 180 millones de euros al año.

En el transcurso de la junta de Endesa, su presidente ha indicado que España "no puede echar por tierra el esfuerzo realizado por muchos ciudadanos en los años duros de la crisis". Borja Prado ha explicado que "combinar un avance económico con la recuperación social es la razón por la que llevamos tantos meses sin que se consiga Gobierno". Pero ha instado a los partidos a alcanzar un acuerdo "estable" y "capaz de activar de nuevo nuestras instituciones, industrias y empresas".

El consejero delegado de la firma, José Bogas, ha afirmado ante los accionistas que existe una necesidad de "despejar las incertidumbres que pesan sobre la aportación, en el presente y el futuro inmediato, de las centrales eléctricas ya existentes", en referencia a casos como el de la nuclear de Garona (Burgos). Son centrales que, según Bogas, "pueden ser viables, competitivas y sostenibles desde el punto de vista económico y medioambiental". El CEO de Endesa ha insistido en que estas plantas "serán indispensables durante un cierto tiempo para asegurar el tránsito hacia un nuevo modelo energético" hasta que maduren las tecnologías más relacionadas con las renovables.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos