Cabify duplicó su facturación en 2018, hasta 144 millones, a pesar de las trabas legales

Vehículos de transporte con conductor (VTC) en Madrid. / R. C.

La compañía, que perdió casi cuatro millones el año pasado, confía en ampliar su negocio a más capitales tras la formación de los nuevos gobiernos territoriales

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROSantander

La plataforma de vehículos con conductor Cabify ha dado a conocer por primera vez en su historia los datos de sus cuentas, en las que el año pasado registró unas pérdidas de explotación aproximadas a los cuatro millones de euros. El ejercicio anterior se dejó más de cinco millones, según ha indicado Vicente Pascual, consejero delegado de la compañía en el Curso de Verano de la UIMP y APIE en Santander.

A pesar del crecimiento que está generando el negocio, y en plena 'guerra' con el taxi, la empresa sigue en pérdidas operativas, aunque Vicente Pascual ha afirmado que espera que este año Cabify «sea rentable» para «pagar por primera vez el Impuesto de Sociedades», que se aplica cuando hay beneficios anuales. «Este año o el próximo seremos rentables», ha indicado el ejecutivo durante su intervención.

El año pasado, Cabify generó una facturación de 144 millones de euros, lo que supone prácticamente duplicar los ingresos registrados el ejercicio anterior, cuando rozó los 73 millones de euros. Se trata prácitcamente del mismo crecimiento que han experimentado los viajes de los usuarios de la aplicación. «Apostamos por la sostenibilidad en forma de rentabilidad», ha apuntado Pascual, quien ha indicado que la posible salida a Bolsa «está en nuestra hoja de ruta», aunque por ahora no ha aclarado cuál sería el calendario para dar el salto al mercado bursátil.

Tras el conflicto generado en Madrid por la regulación del taxi o la nueva normativa municipal de Barcelona en torno a las condiciones con las que debían operar los VTC, el consejero delegado de Cabify se ha lamentado de la atomización regulatoria del mercado para poder operar tanto por municipios como por comunidades autónomas. «Vamos allí donde hay oportunidades y podemos crecer», ha indicado el ejecutivo, quien también ha reconocido que «donde no se dan esas circunstancias no estamos, aunque nos gustaría».

La compañía ha iniciado en Santander una prueba piloto para ofrecer servicios del taxi dentro de su plataforma, y quiere extenderlo a otras ciudades. Por eso espera que tras la constitución de los nuevos ayuntamientos y a la espera de completar las de las regiones y el Gobierno «tengamos la capacidad de evitar acciones coyunturales y pensar un poco a largo plazo, a cinco o diez años» para el desarrollo de este modelo de negocio.