El beneficio de Unicaja sube un 10% a la espera de la fusión con Liberbank

Oficina de Unicaja en Ronda (Málaga). /R. C.
Oficina de Unicaja en Ronda (Málaga). / R. C.

La entidad de origen malagueño, que aglutina el negocio de CEISS, ganó 153 millones el año pasado

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El grupo Unicaja también ha presentado sus resultados anuales referidos a 2018 en medio de la negociación que mantiene con Liberbank para explorar una posible fusión entre ambas entidades financieras. La entidad de origen malagueño ganó el año pasado 153 millones de euros lo que supone un incremento del 10,2% con respecto a las cuentas del ejercicio anterior. La actualización de sus cuentas anuales se suma así a la que hizo Liberbank la semana pasada al anunciar unos beneficios de 110 millones de euros, tras haber perdido 259 millones en 2017. De esta forma, entre ambas corporaciones ganaron unos 263 millones de euros a la espera de la integración sobre la que todavía no se ha materializado ningún avance.

La mejora en los resultados de Unicaja -el banco que integra también el negocio de CEISS, las antiguas Caja Duero y Caja España- se debe al incremento del margen de intereses, así como a la reducción de los gastos de explotación y los menores saneamientos que ha tenido que realizar en el último ejercicio. De hecho, el dinamismo en la reducción de activos no productivos se ha aproximado al 22% frente a 2017.

Por otra parte, la dinámica comercial ha permitido impulsar el crédito a pymes y particulares en un 21% y aumentar ligeramente la captación de recursos de clientes, en especial a través de seguros de ahorro y cuentas a la vista. El volumen de recursos administrados por el grupo (sin ajustes por valoración) alcanzó los 55.507 millones de euros, «en un año difícil para la gestión de los recursos dada la negativa evolución de los mercados financieros y sus efectos sobre la valoración de los patrimonios bajo gestión», señala la entidad.

Radiografía anual

Esta radiografía anual supondrá distribuir al conjunto de los accionistas un importe total de dividendo en efectivo de 61 millones de euros, frente a los 34,6 millones repartidos con cargo al resultado de 2017, lo que equivaldrá a un importe de 3,8 céntimos por acción, frente a los 2,1 céntimos del ejercicio anterior, un 76% más.

Los resultados de Unicaja muestran una mejoría protagonizada por el drenaje tanto de la plantilla como de la red de sucursales con las que cuenta, un anticipo de lo que queda por venir si finalmente fructifica la integración con Liberbank -donde se agrupan las cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura- en cuanto a reestructuración de sus dimensiones se refiere. En concreto, al finalizar el año contaba con 6.920 empleados, un 4% menos que en 2017. En el caso de las oficinas, cerró el ejercicio con 1.153, un 6% menos. También Liberbank redujo tanto personal -liquidó 2018 con 3.798 empleados, un 8,2% menos- como sucursales -tiene 679, un 12% menos- ante la posible integración.

Si finalmente se unen, se generaría el que sería el sexto banco español por volumen de activos, con casi 96.731 millones de euros -con datos del cuarto trimestre de 2018-, según los registros de sus últimos resultados. Desplazaría de la lista a Bankinter -con 76.500 millones- y se situaría por detrás del quinto de la lista, Bankia, con más de 205.000 millones de euros.