El tráfico aportará 904 millones a las arcas públicas, 356 en multas

Un agente multa por mal estacionamiento./
Un agente multa por mal estacionamiento.

Según el proyecto de los PGE, la dotación destinada a las políticas de seguridad vial desciende un 1,9% hasta los 740 millones de euros

EFEmadrid

El Ejecutivo espera recaudar 355,9 millones de euros por multas de tráfico en 2017, la misma cantidad presupuestada el año anterior, para un total de 904 millones de euros de ingresos por tasas, precios públicos y sanciones.

Según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017 presentado hoy en el Congreso, la dotación destinada a las políticas de seguridad vial desciende un 1,9% hasta los 740 millones de euros.

El presupuesto prevé que, tras varios años de descensos, se estabilicen los ingresos por multas y sanciones en 355.910.630 euros. La mayor aportación, no obstante, provendrá de las tasas, con 548.137.050 euros presupuestados, para un total de 904 millones.

En cuanto a la inversión, el descenso de un 1,9% en la partida de seguridad vial responde al proceso de centralización de los créditos para la gestión de los servicios de contratación centralizada.

El presupuesto servirá para implantar el proyecto de Tratamiento en Movilidad de Accidentes, Denuncias y Gestión de la Información general de tráfico (TRAMO).

Disminuir las víctimas

Su objetivo es mejorar el sistema de gestión de sanciones con los ciudadanos y además la recogida de información en tiempo real de accidentes, incidencias de tráfico y de todo tipo de controles de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Además, la Dirección General de Tráfico (DGT) continuará desarrollando un plan de investigación dirigido a las necesidades y responsabilidades de la Institución. Tráfico mantiene tres objetivos "primordiales y permanentes del área": el primero de ellos disminuir el número de víctimas y de accidentes para contribuir al objetivo europeo de reducción del 50% de víctimas mortales en el año 2020 respecto a 2011.

Además, garantizar la movilidad a través de una adecuada gestión del tráfico y, el tercero, proveer la gestión de todos los trámites asociados a la gestión de la circulación, a través de la administración electrónica.