La Virgen de las Cruces, patrona de Don Benito, regresa a su ermita y pone fin a La Velá

La patrona regresó desde la parroquia de Santiago a su ermita. :: e. d./
La patrona regresó desde la parroquia de Santiago a su ermita. :: e. d.

La imagen marchó entre cientos de vecinos por primera vez como Fiesta de Interés Regional

ESTRELLA DOMEQUE

Con nubes y claros, también algo de lluvia, los dombenitenses despidieron ayer a la Virgen de las Cruces en su regreso desde la iglesia de Santiago hasta su ermita. Ya antes del amanecer, los devotos de la patrona de Don Benito empezaron a congregarse en la plaza de España. Las puertas de la parroquia estaban ya abiertas, porque fueron muchos los que habían celebrado la vigilia por la noche aguardando la despedida, un año más, de la patrona.

Como cada año, la salida estaba prevista para las 8.30 de la mañana y la Virgen partió acompañada por cientos de vecinos rumbo al santuario. En su recorrido, la Virgen fue recogiendo devotos que se sumaban a la romería de camino a la ermita, a la que llegaron sobre el mediodía para, a continuación, celebrar la Santa Misa. Por el camino, se fueron alternando los aplausos y las canciones en honor a la Virgen. Pero también una ligera lluvia que no logró empañar el festejo.

Una vez allí, durante la romería se entregaron los premios del concurso gastronómico de calabaza 'Ciudad de Don Benito' y del concurso de calabazas 'Los Peregrinos'.

Ofrenda floral

Con su regreso, finalizan varios días de festividad religiosa en honor a la Virgen de las Cruces con su llegada a la parroquia de Santiago, el pasado 30 de septiembre. Un hecho que se realiza de forma ininterrumpida desde 1987, ya que anteriormente se velaba a la Virgen en la ermita. Aunque esta edición ha sido la más especial, pues ha estrenado su condición de Fiesta de Interés Turístico Regional.

Durante los últimos días se han celebrado los cultos previos en los alrededores de la iglesia de Santiago. Y ya el jueves, los más pequeños se encargaron de la ofrenda floral en el escenario. Como en años anteriores, además de flores, los asistentes también aportaron alimentos que serán donados a Cáritas, con la participación de Caramancho.

Los actos festivos dieron paso de nuevo a los cultos tradicionales y durante toda la noche se sucedieron las oraciones de los fieles que participaron en la vigilia para brindarle una oración, una petición o un ruego. Como es tradición, se fueron turnando entre los diferentes colectivos cofrades, pastorales, grupos de oración y eucarísticos, además de distintas entidades locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos