Francisco Javier Sánchez recibirá a título póstumo el Escudo de Oro de Don Benito

Francisco Javier Sánchez, junto al concejal Pedro Parejo. :: hoy/
Francisco Javier Sánchez, junto al concejal Pedro Parejo. :: hoy

El acto de entrega será coincidiendo con las fiestas de su barrio natal, San Isidro

ESTRELLA DOMEQUE

Francisco Javier Sánchez Gallego recibirá a título póstumo el Escudo de Oro de la Ciudad de Don Benito como muestra de reconocimiento del Ayuntamiento hacia su labor durante varios años como Presidente de la Asociación de Vecinos de San Isidro de Don Benito e implicación con las necesidades del barrio. Así lo anunciaba ayer el alcalde, José Luis Quintana, tras firmar el decreto para su concesión. El acto de entrega de esta distinción se realizará el día de inicio de las Fiestas del Barrio de San Isidro coincidiendo con el pregón de las mismas que se celebran coincidiendo con su festividad el próximo 15 de mayo.

Francisco Javier Sánchez nació el 21 de diciembre de 1965 en una familia humilde y trabajadora, en pleno corazón del barrio de San Isidro que le vio crecer. «Una atención de protección especial hacia su hermana pequeña empezó a definir su persona como noble y fiel, así como el comportamiento con su familia y amigos a lo largo de su vida», recordaba en una carta de despedida Emilio Camacho, presidente de la Asociación de Agricultores de Don Benito. Este dombenitense, dedicado a la agricultura, falleció a los 52 años el 28 de julio del pasado año. Comenzó su vida ayudando a su padre, también agricultor. Así, inició su vida laboral en ella y se desarrolló profesionalmente en su propia explotación.

Dedicado a su barrio

Se entregó con dedicación a su barrio natal, donde logró dinamizar la iglesia y además consiguió traer autoridades y personas relevantes al pregón de las fiestas. También trabajó para conseguir un nuevo local para la asociación de vecinos y logró que los agricultores y habitantes de San Isidro tuviesen una escultura dedicada a su patrón. «Llevaba en sus genes el don de ser un gran amigo, un gran hermano, un gran esposo, un gran padre, pero sobre todo una gran persona», añadía Camacho.

Por todo ello, la Junta directiva de la Asociación agraria solicitó al Consistorio, en nombre de sus familiares, compañeros, amigos y vecinos, que el local sede de la Asociación de Vecinos del barrio lleve su nombre, «para que con ella se reconozca su labor y siempre esté con los corazones de todos los dombenitenses y, en especial, en el de las personas que viven en ese humilde barrio», concluía Camacho. Un homenaje que se suma al que recibirá en unos días.