El calor musical venció al frío en el X Rock'N'Blues Festival de Don Benito

Alejo Estivel se bajó del escenario para cantar '¡Salta!'. :: e. domeque/
Alejo Estivel se bajó del escenario para cantar '¡Salta!'. :: e. domeque

Tarque, Tequila y Danza Invisible fueron los protagonistas del décimo aniversario de esta cita

ESTRELLA DOMEQUE

Diez años del mejor rock and roll quedaron resumidos en la décima edición del Rock'N'Blues que cumplió con las expectativas de los más fieles a este ecléctico estilo musical. Ritmos de boogie, swing, folk o rhythm and blues. Con guitarras, bajos, baterías o el icónico saxofón. No faltó nada a esta cita musical en Don Benito que celebraba este aniversario con Danza Invisible, Tarque, Tequila, Tennesse y la Fever Band.

Fue el ritmo alocado de la banda de Javier Ojeda el punto inicial de un festival que comenzó aún con los últimos rayos de sol. 'Sabor de amor' fue, sin duda, una de las que más coros tuvo por parte del público. Pero también otras canciones como 'Por ahí se va...' y muchos de sus grandes éxitos.

Del estilo irreverente de Ojeda a la especial puesta en escena del rock and roll variado de Tennesse con Elvis Presley siempre de fondo. La banda madrileña, formada a finales de los 70, consiguió mantener el ritmo mientras caía la noche en la plaza de toros Mariano Gallego, con numeroso público en el ruedo.

Fue la antesala del rock intenso de Tarque, vocalista de M-Clan, que regresaba a este festival en el que ya participó acompañado de su banda en la octava edición. El público estaba entregado a un Tarque que no dudó en bajarse del escenario para sentir el calor de los espectadores desde el albero. Quizás algunos echaron de menos algún clásico del grupo murciano, pero disfrutaron igualmente de las canciones del primer trabajo de su vocalista en solitario.

Ya en plena madrugada llegaron dos de las voces más esperadas, las de Ariel Rot y Alejo Estivel, que con su gira de despedida de Tequila no quisieron faltar a la cita con el Rock'N'Blues. Los termómetros habían bajado de forma notable ya a esa hora, pero hacía calor como reza la conocida canción 'Hace calor', que sonó poco antes de otro de los grandes clásicos, '¡Salta!', que hizo vibrar al coso dombenitense. Si podía subir más el nivel, Alejo Estivel no dudó en bajar del escenario y ceder el micrófono al público.

Los cordobeses de la Fever Band, grupo habitual en el festival, fueron los encargados de echar el telón de la décima edición. Los acordes dejaron de sonar a altas horas de la madrugada para poner el broche a esta cita musical que contó con público de distintos puntos de la región, pero también de varias localidades andaluzas.