La calle Alcollarín reabre al tráfico después de varios meses de obras

Aspecto actual de la calle Alcollarín y su entorno. :: e. d./
Aspecto actual de la calle Alcollarín y su entorno. :: e. d.

ESTRELLA DOMEQUE

Después de varios meses de obras, la Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Don Benito ha reabierto el tráfico en el entorno de la calle Alcollarín una vez finalizado el proyecto de reurbanización, modernización y supresión de barreras arquitectónicas en esta vía, que a la postre afectaba además a las calles Valdetorres y Barrial, con la plazoleta de San Gregorio.

Se trata de una actuación que fue adjudicada en julio del pasado año por valor de 269.378,43 euros a la empresa Comtosa. Fue entonces cuando se produjeron los primeros cortes de tráfico en estas calles, permitiendo únicamente el acceso a los residentes en los tramos afectados.

Cabe recordar que las calles Alcollarín y Barrial suponen dos importantes vías de comunicación entre el sur y el norte de Don Benito. El desnivel existente en la zona había sido considerado a lo largo de los años una importante dificultad a resolver para dar al enclave un tratamiento moderno y acorde a los nuevos tiempos.

Así, el objetivo de esta actuación era el de reordenar el tráfico en la zona y para ello se ha procedido a la ejecución de dos glorietas en el encuentro de la calle Barrial con Valdetorres y de la calle Barrial con Alcollarín. Con este proyecto se buscaba mejorar la seguridad de dos nudos considerados como conflictivos tanto por el tránsito de vehículos, como por los numerosos encuentros de viales y posibilidades de dirección que tienen esos dos puntos.

Nuevo aspecto

Además, se ha dado un nuevo aspecto a la zona, pues el proyecto incluía una actuación integral centrada especialmente en la supresión de barreras arquitectónicas. Así, a través de rampas accesibles se han solventado los diferentes cambios de altura y en el comienzo de la calle Valdetorres el acerado existente a dos niveles ha quedado también resuelto con una pequeña rampa.

Otro punto de intervención ha sido el espacio central que separa las calles Alcollarín y Barrial, que cuenta ahora con una zona verde con taludes vegetales eliminando de este modo las barreras visuales existentes. Además, se han ensanchado las aceras en todo el entorno de actuación.

Asimismo, dado que se actuaba en este tramo se aprovechaba también para intervenir en la red de saneamiento y abastecimiento, además se ha instalado nueva iluminación led en las dos rotondas y se ha dotado el nuevo espacio con el mobiliario urbano correspondiente, como juegos de niños, bancos y papeleras en la isleta central, así como nuevo arbolado.