La agricultura ecológica, clave en el futuro de la fruta de hueso

La jornada se desarrolló en las instalaciones de Feval. :: e. d./
La jornada se desarrolló en las instalaciones de Feval. :: e. d.

Unos 500 profesionales del sector se dieron cita en Feval en el I Foro Nacional XtremaFruit

ESTRELLA DOMEQUE

Alrededor de 500 profesionales del sector agrícola se dieron cita ayer en el I Foro Nacional de Fruta de Hueso 'Xtrema Fruit', celebrado en las instalaciones de Feval. Productores, exportadores, técnicos, investigadores, comercializadores, viveros o empresas auxiliares analizaron las últimas novedades del sector de la fruta de hueso, dando mayor importancia de aquellos productos en los que Extremadura es una referencia en los mercados, como la ciruela o la cereza, pero también de melocotón, paraguayo y almendro.

Durante la jornada se abordó el tema de las mejoras genéticas y nuevas variedades de fruta. La agricultura ecológica fue otra de las protagonistas, junto al cambio climático, en un evento que fue inaugurado por el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el presidente de AFRUEX, Atanasio Naranjo; el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana, y el director general de FEVAL, Manuel Gómez.

Durante su intervención, Fernández Vara valoró el papel que el productor representa en la cadena alimentaria, al tiempo que subrayó la importancia de la agricultura como sector que contribuye a la fijación de la población en zonas rurales.

«Apostar por la agricultura desde la defensa de las políticas agrarias es clave en la lucha contra la despoblación porque lo que permite que las personas permanezcan en sus municipios es la existencia de trabajo», indicó el presidente del Ejecutivo regional, que abogó también por el cooperativismo y la colaboración en el sector agrario «para hacer frente a los problemas comunes y complejos que plantea un mundo globalizado».

Balance de campaña

Por otro lado, Atanasio Naranjo aprovechó su intervención para hacer balance de la campaña, ya finalizada, de la que cree que se pueden sacar distintas conclusiones. «La campaña nos ha enseñado que somos dependientes del tiempo, pero que hay tecnologías para que lo seamos algo menos, también nos ha hecho ver que por mucha fruta que falte, el consumidor no quiere fruta que no sea de calidad», afirmó.

En ese sentido, Naranjo destacó que dentro de la campaña, que ha sufrido distintos altibajos, la cereza ha sido uno de los cultivos más afectados por las lluvias de primavera.