Nadal progresa adecuadamente en París

Rafa Nadal. /
Rafa Nadal.

Ante un rival de más entidad como Almagro, el balear subió de nivel, ganó (6-4, 6-3 y 6-1) y se metió en tercera ronda

VICTORIO CALEROMadrid

Fácil no fue para Nadal. En el primer test de verdad en París, ante un rival que sabe lo que es hacerle sufrir en tierra batida, Rafa Nadal tuvo que trabajar y subir sus prestaciones para meterse en tercera ronda. Y es ese detalle, su mejora, unido a su buen momento físico, lo más esperanzador del partido para el español. Porque en el duelo ante el murciano acabó por imponerse la ley de Nadal, esa que desespera a sus rivales en la Philippe Chatrier. Así se clasificó para tercera ronda de Roland Garros, tras vencer por 6-3, 6-4 y 6-1. En su próximo duelo se verá las caras con el ruso Andréi Kuznetsov, que venció al austriaco Jurgen Melzer por 6-1 5-7 7-6(0) 7-5.

Un tenista como Nadal, con sus manías y rutinas, no puede obviar las más habituales. La primera, la de guardarse lo mejor para la segunda semana. No le hizo falta brillar este jueves para ganar a Nico Almagro. Sí que es cierto que su derecha, por momento, salió a pasear y creó muchos problemas a su oponente. La segunda de esas tradiciones es la de no ceder un set ante el murciano en París. No lo había hecho en los tres duelos anteriores entre ambos en la arcilla parisina y no pasó en el de segunda ronda de este año. No ocurrió porque le ganó como le ha ganado siempre: a base de llegar a bolas imposibles, devolver lo solo él consigue y desesperar a un buen Almagro. Porque no lo hizo mal el murciano. Rompió la pelota como acostumbra pero le faltó lo de siempre: no perdonarle la vida al de Manacor en los puntos decisivos.

Nadal regateó la potencia del murciano desde el fondo con la receta de siempre: bolas con altura y mucho peso, y sobre todo, buscando constantemente el revés de Almagro. En un día plomizo, en el que no se vio el sol, de estos que no le gusta a Nadal, amante de los días soleados para que su bola pique más, no aparecieron las temidas dudas ni miedos de torneos anteriores. Sí que fueron protagonistas su derecha y su servicio, la medicina ideal para curar cualquier sensación negativa.

Así construyó un primer set en el que con una rotura en el segundo servicio del de Murcia le bastó. Otro break, este inicial, en el segundo acto le abrió las puertas de ese parcial. Sin ceder una sola vez su saque, el de Manacor siguió apretando en el último acto, con un Almagro ya entregado. Y pese a que el partido, especialmente en los dos primeros sets, fue más apretado que lo que dice el marcador final, Nadal consiguió un esperanzador triunfo en París, donde progresa adecuadamente antes de que llegue Novak Djokovic.

Por primera vez en su carrera, Pablo Andújar jugará la tercera ronda de Roland Garros, después de que este jueves remontara el duelo que quedó suspendido este miércoles por falta de luz contra el alemán Philipp Kohlschreiber y que terminó 6-1, 7-6(5), 3-6, 3-6 y 6-4, tras 3 horas y media. Además, Tommy Robredo cayó en segunda ronda contra el empuje del joven croata Borna Coric, que le derrotó en un duro partido que se resolvió en cinco sets, 7-5, 3-6, 6-2, 4-6, 6-4 en 3 horas y 47 minutos.