Djokovic arrolla a Raonic y se corona en Indian Wells

Novak Djokovic besa su trofeo de campeón. /
Novak Djokovic besa su trofeo de campeón.

El serbio gana al canadiense Milos Raonic por 6-2 y 6-0

COLPISA / AFP

El tenista serbio Novak Djokovic, primer favorito y número uno del escalafón mundial de la ATP, arrolló este domingo al canadiense Milos Raonic, duodécimo cabeza de serie, con fáciles parciales de 6-2 y 6-0 para conquistar así en el Masters 1000 de Indian Wells.

más información

En los dos últimos años, el balcánico había vencido al suizo Roger Federer en tres sets para hacerse con el trofeo, y en esta ocasión logró el objetivo de alcanzar su quinto título en Indian Wells, para despegarse con ello del helvético, quien tiene cuatro.

Pese a la potencia de su saque, Raonic se vio superado en la efectividad del primer servicio por el número uno por un amplio 68% a un 50%. Djokovic, que obtuvo por tanto su tercer título consecutivo, venía de eliminar en un cerrado duelo de semifinales al español Rafal Nadal, cuarto favorito, y a quien había derrotado en dos horas con parciales de 7-6 (5) y 6-2.

Por su parte, para llegar a la final el canadiese había superado en esa penúltima fase al joven belga David Goffin (15º del ranking ATP) con un marcador de 6-3, 3-6 y 6-3. Djokovic, que no ha perdido en Indian Wells desde el 2013, consiguió el título número 62 de su carrera.

Azarenka gana a Serena en el cuadro femenino

La bielorrusa Victoria Azarenka (nº13 de la WTA) derrotó en el cuadro femenino por 6-4 y 6-4 a la estadounidense Serena Williams, primera favorita en Indian Wells y que había llegado a su primera final en dicho torneo desde el 2001. A los 34 años y seis meses, Williams se convirtió en la finalista del torneo californiano de mayor edad, batiendo el récord de Martina Navratilova, quien era un mes más joven cuando ganó la corona en 1991.

A pesar de cometer ocho doble faltas en el saque, Azarenka logró superar a su rival en efectividad del primer servicio con un 61% contra 55% de la estadounidense. Serena estuvo cerca de concretar una gran remontada en el segundo set cuando estaba abajo 5-1 y se puso 5-4, pero no le alcanzó y la bielorrusa lo definió a tiempo.

La menor de las hermanas Williams acumula así tres importantes torneos en los que no ha podido levantar el trofeo. Primero fue en el Grand Slam del US Open del 2015, cuando cayó en semifinales ante la italiana Roberta Vinci, dejando escapar lo que hubiera sido el título 22 de su carrera para igualar a Steffi Graf. Después, cedió este año en la final del primer Grand Slam de la temporada, el Abierto de Australia, ante la también alemana Angelique Kerber, y ahora en el primer torneo Premier del año.

Serena llegó a la final de este Indian Wells tras apartar a la polaca Agnieszka Radwanska, tercera favorita, en un cerrado duelo de semifinales que culminó en una hora y 37 minutos con marcadores de 6-4 y 7-6(1). En tanto, Azarenka había sometido a la checa Karolina Pliskova (N.18) en tres sets por 7-6(1), 1-6, 6-2.

La bielorrusa, decimoquinta del escalafón mundial, buscaba su primer título en ocho meses y el segundo en el Indian Wells, ya que se había titulado en el 2012, pero conquistó el número 19 de su carrera. El año pasado, Serena se había retirado en semifinales ante la rumana Simona Halep a causa de una lesión, un hecho que truncó su primera campaña en el torneo californiano desde el 2001, cuando los espectadores la abuchearon durante el final, a ella y su hermana Venus, mientras que su padre Richard Williams alegaba que había escuchado comentarios raciales.

Esa escena provocó un largo boicot por ambas hermanas. Serena regresó en 2015 y Venus lo hizo este año, perdiendo un partido de clasificación en su primer encuentro. A Serena le quedan ahora algunas horas para recargar las baterías y tratar de reafirmarse como la reina del Key Biscayne en Miami, segundo Premier del año en las mujeres, que comienza para los estelares el próximo miércoles.

La menor de las Williams se ha coronado en Miami en ocho ocasiones, la última el año pasado cuando arrolló en la final a la española Carla Suárez Navarro con fáciles parciales de 6-2 y 6-0. De esta manera Serena se reafirmó como la reina indiscutida de Miami, con dos títulos más que su compatriota y ya retirado Andre Agassi.