Li Na descarta regresar al circuito femenino

Li Na llora al confirmar su retirada ante los medios. /
Li Na llora al confirmar su retirada ante los medios.

«Si pensamos en herederas, no hay comparación y cada uno tendrá sus propias características, pero echen un ojo por están llegando», avisó entre lágrimas la última ganadora del Abierto de Australia

REDACCIÓNPEKÍN

Una emocionada Li Na confirmó ante la prensa china que no tiene intención de regresar a las pistas en el futuro. La asiática, número 6 del ranking WTA, anunció su retirada a las pistas esta semana debido a sus problemas crónicos en las rodillas y dio explicaciones en el recinto en que se celebrará el Abierto de China ante los medios de un país que tiene a la carismática tenista entre sus ídolos de masas. Con emoción aprovechó su comparecencia para anunciar sus nuevos planes y para agradecer el apoyo a su exentrenador, el argentino Carlos Rodríguez, que el pasado julio dejó de entrenar la deportista de Wuhan para trabajar en una escuela de tenis de Pekín.

La ganadora de Roland Garros y vencedora del último Abierto de Australia disfrutó de sus mejores años en las últimas campañas pero aseguró que ya había dado lo mejor de sí. «Estoy muy feliz con toda mi carrera y me siento muy orgullosa. Ahora es el momento perfecto para marcharse. No tengo ningún arrepentimiento", agurmentó. "Después de tomar la decisión me pregunté muchas veces '¿regresaré en el futuro?', pero una voz me respondió 'no'. Intenté hacer lo mejor en la pista, así que no volveré", afirmó Li, quien avanzó que uno de sus siguientes pasos será la maternidad.

Para los aficionados chinos, Na Li es un ejemplo por su fuerte determinación, su sonrisa, su prestigio, dominio del ingés y confianza en las posibilidades de su país, aunque ella misma se apartó de los métodos oficiales en 2008. La ya exjugadora afirmó que en el futuro China creará más ganadores de 'Gran Slam'. "Siempre observé el desarrollo del tenis chino de cerca. Las jóvenes ahora tienen oportunidades de contactar con las mejores jugadoras cara a cara y tienen un brillante futuro", argumentó. "Si pensamos en herederas, no hay comparación y cada uno tendrá sus propias características. Creo que trabajaran duro para conseguir sus sueños. Echen un ojo porque están llegando", sentenció la recientemente retirada y aunció con lágrimas en los ojos que ahora se prepara para formar parte de una escuela de tenis.