Nadal trabaja su pase a semifinales

Rafa Nadal, durante su partido de octavos de final. /
Rafa Nadal, durante su partido de octavos de final.

El español supera en cuartos de final a quien lo eliminó en la edición del 2015 con una demostración de fortaleza mental

COLPISAMADRID

El tenista español Rafael Nadal, número 5 del ranking ATP y primer cabeza de serie del trofeo Conde de Godó, venció 6-2 y 7-6 (1) a Fabio Fognini, número 31 del ranking mundial y verdugo del propio Nadal en la pasada edición de este torneo de tierra batida.

El tenista balear mostró una de sus caras más fiables en su partido correspondiente a los cuartos de final del torneo barcelonés. Su adversario trató de apostar por un juego arriesgado pero su elevado número de golpes ganadores (12 en el primer set) no fue suficiente ante la eficiencia del español (87% de aciertos con el primer servicio) y las consecuencias de su juego (el de San Remo sumó 14 errores no forzados en la primera manga). Así, un 4-0 de inicio en el partido marcó el devenir de un duelo en el que el italiano fue siempre a remolque y terminó por pedir ayuda a los servicios médicos por problemas físicos en el hombro al terminar el primer parcial 6-2 en 38 minutos de juego.

más información

En el segundo se observó la serenidad de Nadal, quien manejó su inercia ganadora ante Fognini. El italiano, buen jugador en el polvo de arcilla, se reafirmó en sus intentos de bolas a la línea debido a sus problemas en el hombro y remontó un 2-0 en contra con los primeros titubeos del balear hasta colocarse por delante 2-4 con el español contrariado. «Es un jugador rapidísimo. Parece que va parado pero llega a cualquier sitio. Parece que vas dominando el punto pero estás todo el rato bajo presión», reconoció el manacorense tras el partido. «He estado jugando muy bien. Ha sido una pena perder el 3-0 y después él se ha puesto a jugar bien. Muchas oportunidades perdidas y por suerte ene el 4-5 he podido hacer el break de vuelta», explicó el balear.

El resto fue un duelo por ver quién lograba mandar. Fognini, que había ganado a Nadal tres de sus nueve enfrentamientos anteriores, no logró consolidar su rotura con su dura derecha desde el fondo de la pista porque el español no cedió. El empate a 5 de la segunda manga desconcertó al italiano y agrandó a Nadal, que cerró el partido en el desempate con una amplia diferencia para el balear -Fognini se quedó en un único punto en el tie-break.

Más allá de la victoria, el triunfo certificó el cambio de mentalidad del español, que no se derrumbó ante la remontada. «Si me hubiera pasado eso el año pasado quizás hubiera sido... no un drama, pero sí un ataque de nervios. Por eso me hizo rabia no ponerme 3-0 arriba porque es un jugador que juega por sensaciones. Sé que juega a ratos increíbles pero que comete errores», analizó.