Nuevo Vivero, veinte años de sinsabores