Santi Barragán desempolva el casco

Santi Barragán en una de sus últimas participaciones en una competición de velocidad. :: hoy/
Santi Barragán en una de sus últimas participaciones en una competición de velocidad. :: hoy

El piloto almendralejense volverá a los circuitos a lomos de la Ducati V4 Panigale para participar en el CEV de Superbikes

MANUEL Gª GARRIDO BADAJOZ.

«Físicamente está hecho un toro». Así de rotundo es su padre respecto al estado de forma de Santi Barragán, que volverá a los circuitos tras un largo calvario de lesiones. Durante casi dos años, la retirada ha sido un pensamiento recurrente, pero el gusanillo de las dos ruedas sigue intacto en el piloto almendralejense, que desempolvará el casco y volverá a enfundarse el mono de competición.

De la mano del Extremadura Junior Team, su equipo de cabecera, se subirá a lomos de la Ducati V4 Panigale en el Campeonato de España de Velocidad de Superbikes. Controlará un prodigio mecánico con prestaciones de gran nivel y que se asemejan al prototipo de MotoGP. La fecha marcada en rojo en el calendario para el extremeño es el 8 de abril, cuando el semáforo se pondrá en verde. El azar ha querido que su retorno sea en Albacete, donde deberá cerrar el círculo de un vía crucis que comenzó en 2016.

TRAYECTORIA

2004
Compite en la Copa Movistar 600.
2005
Debut en el CEV.
2006
8º en la general del CEV.
2007
Compite en el Campeonato del Mundo de 250 cc como invitado.
2008
Compite en el Mundial de Supersport.
2009
5º en el Campeonato de Europa de Superstock 1.000.
2010
Campeón de Europa de Superstock 1.000.
2011
Subcampeón del CEV de Stock Extreme.
2012
4º en el CEV Repsol de Stock Extreme.
2013
7º en el CEV Repsol de Stock Extreme.
2014
5º en el FIM CEV Repsol Internacional.
2015
Compite en el Mundial de Superbikes.
2016
Compite en el FIM CEV Repsol, pero una lesión le deja fuera.
u2017
Última aparición en competición en el CEV.

En aquella campaña, cuando se dirigía a boxes tras marcar su tiempo, una maniobra negligente de otro piloto mandaba al asfalto a Santi Barragán. Fractura abierta de tibia y peroné y adiós al curso. «En ese momento, y durante muchos meses, mi cabeza estaba convencida de que se habían acabado las carreras para mí», relata el piloto almendralejense en su cuenta de Facebook.

Eran solo los albores de su bajada a los infiernos. Aquella penosa travesía contaba ya con un prólogo que el destino escribió semanas antes cuando en el primer test de cara al FIM CEV Repsol, un fallo mecánico le provocaba una caída y se rompía la clavícula. Paso por el quirófano y un mes de meteórica recuperación para una puesta a punto a contrarreloj que se truncó con el grave accidente que le destrozó la pierna. «Sin duda, el peor año de mi vida».

Fueron nueve meses de titánico esfuerzo para volver a los circuitos que fructificó en 2017 con la perspectiva de participar en el Campeonato de España de Velocidad con Kawasaki. Sus sensaciones no eran buenas en la moto. Un clavo intramedular presionaba el tendón rotuliano provocándole dolores insoportables. Su gen competitivo anestesiaba sus padecimientos y estoicamente proseguía dando pasos para mejorar su rendimiento. Poco a poco se fue asentando y tras dos brillantes actuaciones (con un triunfo y un quinto puesto) que le ayudaron a coger confianza en Jerez y Valencia, de nuevo la fatalidad se cebaba con el extremeño.

Rotura de vértebras y cadera

Durante unos entrenamientos de Supermotard, preparando la siguiente cita en Montmeló, se fracturó tres vértebras y la cadera. «Hasta 2016 nunca me había roto nada en mis 14 años de competición y entre 2016 y 2017 me he roto todo lo que podía romperme», se lamentaba. Desde entonces ha pasado un año y medio sin pisar una parrilla. Demasiado tiempo para quien lleva las dos ruedas en la sangre. En este periodo ha permanecido paciente a la espera de una nueva oportunidad para recuperar su gran pasión, aunque sin obsesionarse. En una entrevista que concedía a HOY en octubre de 2017, reconocía que «no pienso dejarlo, aunque me he hecho mucho daño y las cosas las valoro de otra forma». En ese impasse ha podido centrarse en otras facetas de su vida, como la académica, graduándose, por ejemplo, en Ciencias del Deporte. También en el plano personal, contrayendo matrimonio y siendo padre.

A sus 31 años, con la experiencia de un veterano curtido en mil batallas, con innumerables cicatrices mutadas a enseñanzas y con una ilusión inquebrantable, Santi Barragán volverá a darle gas a una moto. Su trayectoria deportiva ha discurrido por un exigente trazado plagado de horquillas cerradas y obstáculos que han puesto a prueba su pericia y resiliencia. Ahora volverá a transpirar adrenalina por cada poro de su piel.

El Campeonato de España de Velocidad en el que participará consta de siete carreras. Tras la que abre fuego el 8 de abril, tomará el testigo Catalunya, el 27 de mayo, seguida de Navarra, el 24 de junio, y Aragón, el 15 de julio. Valencia, el 9 de septiembre, y Jerez, el 21 de octubre, cerrarán el calendario previsto para 2019.

La competición cuenta con gran popularidad en el mundillo del motociclismo a nivel nacional, reuniendo a potentes marcas, pilotos y equipos, así como distintos fabricantes de neumáticos. Los aficionados extremeños podrán seguir la evolución del piloto almendralejense a través de la televisión, ya que Teledeporte retransmite en directo la competición y además emite las carreras en diferido durante los días siguientes.