GP de Alemania

Márquez arranca sin dudas en Sachsenring

Marc Márquez, durante la jornada de entrenamientos. /EFE
Marc Márquez, durante la jornada de entrenamientos. / EFE

Las Yamaha y Rins intentan mantener el paso del líder de MotoGP, que confirma su favoritismo en la novena cita del calendario

BORJA GONZÁLEZSachsenring

Sin sorpresas en la primera jornada de entrenamientos del Gran Premio de Alemania. En el circuito donde más veces ha ganado, Marc Márquez terminó con el mejor crono y con el mejor ritmo de todos los contendientes de MotoGP. Con relativa igualdad en ese vuelta a vuelta de ensayo de cara al domingo, con bastante diferencia en la vuelta lanzada, un arte en el que el español es todo un maestro, pero que no suele ensayar durante los viernes, consciente de que con un par de intentos el sábado suele garantizarse una posición de garantías en la parrilla de salida.

«Más que entrar en la guerra por la posición esta es la estrategia que queremos utilizar para mañana, pensando en los neumáticos; tenemos que entender bien qué neumático escoger ya que en Holanda tuvimos bastantes dudas y no queremos tener esas dudas. Por eso queremos entenderlos todos», explicó el líder de la general, que también aprovechó el arranque de la cita germana para trabajar con dos chasis distintos en su box, buscando mejorar el giro de la moto. «Se me ve en pista que inclino mucho, pero en realidad no es que ese sea mi estilo, si no que me veo obligado a forzar para hacer girar mi moto, y eso es lo que estamos buscando solucionar con este chasis, aunque todavía tenemos que evaluar qué nos da y qué nos quita», analizó, tras un día en el que rivales como Alex Rins, Valentino Rossi, aunque sobre todo Fabio Quartararo y Maverick Viñales, terminaron no muy lejos en el modo carrera, de cara a un día para el que las previsiones meteorológicas se han girado para pasar del esperado buen tiempo a la amenaza de lloviznas.

«Estamos sufriendo un poco en esta pista pero no más de lo que esperábamos», comentó por su parte Andrea Dovizioso, consciente del riesgo de alejarse aún más en la general de Márquez al que se enfrenta en este fin de semana. «Es pronto aún. Todos tenemos mucho trabajo por delante, al margen de Marc. El consumo de las gomas es fundamental aquí. Esta pista es muy extraña, nunca tienes mucho agarre», explicó, un factor este que preocupa en Ducati visto lo visto en 2018 (Jorge Lorenzo se vino abajo por el rendimiento de los neumáticos después de liderar casi media carrera).

También este fue el factor al que apuntó Viñales después de corroborar en Sachsenring que la mejoría intuida en Montmeló y confirmada en Assen es real, aunque no sea capaz de arriesgarse a darla como definitiva. «Es muy difícil decirlo, hay que esperar a mañana y a la carrera. Cuando acabe el domingo sabremos, porque esta es una de las pistas más difíciles para nosotros, aunque sí que es verdad que el año pasado hicimos un buen resultado, tanto Valentino como yo, pero es un sitio difícil. Así que el resultado en Sachsenring será casi más importante que el de Assen y ahí veremos en qué nivel estamos», razonó, después de reconocer la mejoría. «En Assen teníamos mucha tracción en la rueda trasera, aunque aquí vamos a sufrir, lo tengo clarísimo y lo sé desde el primer día, porque ya nos pasó el año pasado, pero hay cosas en las que podemos trabajar para mejorar esas sensaciones», añadió Viñales.

El buen paso de Yamaha lo corroboró esta vez Rossi, que tras la caída en Holanda el pasado domingo había comentado que habían encontrado algo en su box que le había hecho mejorar, pese a que no pudiese apreciarse en la carrera. Algo que también le ha servido en el arranque en Alemania. «Está pilotando muy bien aquí, se le ve muy bien en la pista», apuntó Dovizioso después de haber rodado a rueda de la Yamaha de su compatriota. Viñales, Rossi y, de nuevo, Quartararo, que confirma cada día el sorprendente nivel con el que ha entrado en MotoGP, hasta el punto de que no necesita ni quince minutos de un primer entrenamiento libre para estar a la par con la competencia (con los de arriba) pese a estrenarse con una moto de la clase reina en el revirado trazado sajón.

«Quartararo es la esperanza francesa y para todos los aficionados franceses es el único que ahora mismo está capacitado para ganar carreras y hacer podios y eso es una presión añadida, aunque en mi temporada de debut no tenía la misma presión que tengo ahora», analizaba Márquez sobre el piloto galo. «Desde que ha llegado se ha adaptado muy bien a la moto y parece que los otros pilotos Yamaha cuando ven que va rápido y cuando hay una moto de ese mismo estilo que va rápido, ven que pueden sacar un poco más de ella. Yo creo que Fabio ha hecho crecer el nivel de Viñales y de Valentino porque sabe ir muy rápido», destacó el líder del Mundial de MotoGP.