Moto2

Augusto Fernández se reivindica en la pelea por el título

El piloto español Augusto Fernández celebra su victoria en Misano./AFP
El piloto español Augusto Fernández celebra su victoria en Misano. / AFP

Álex Márquez termina tercero y mantiene 26 puntos de ventaja

BORJA GONZÁLEZMisano (San Marino)

Cuando Augusto Fernández, un piloto sin currículo, llegó al equipo de Sito Pons para sustituir a Héctor Barberá, lo hizo a prueba. Aquel fin de semana de Montmeló de 2018 fue un examen, que superó y que le permitió disfrutar de la siguiente prueba, mientras que Pons pensaba en cómo gestionar su segunda moto. Pero, a base de trabajo y buen rendimiento, el mallorquín nacido en Madrid se quedó con un sitio, y en poco tiempo empezó a mostrar detalles que ha corroborado de manera sorprendente en este curso. Porque, de forma inesperada, se ha metido en la pelea por el Mundial, nada menos que ante Alex Márquez, que en dos carreras ha visto como su rival ha pasado de estar a 60 puntos, a verle a 26, merced a sus dos triunfos consecutivos en Silverstone y en Misano. Después de ir recuperando poco a poco terreno y rebasar y dejar a Márquez, se lanzó a por Fabio Di Giannantonio, autor de la pole y líder desde el inicio de la prueba. Y, a partir de ahí, atosigó al italiano hasta encontrar la manera de adelantarle para firmar su tercera victoria en 2019.

«La pista estaba muy delicada, te creías que ibas seguro y se cerraba delante. Era como pilotar en hielo. Todo el rato bailando», explicaba tras bajar del podio. «Al final me he podido acercar en las dos primeras curvas, pensaba atacar antes, pero no tenía más porque no estaba lo suficientemente cerca. Así que le he metido en el garrote, en una frenada que es típica de meter la moto, y ha salido bien». Una acción revisada por Dirección de Carrera, que terminó dándola por buena, y que le valió no sólo para ganar, sino para quitarle nueve puntos a Márquez (tercero en Misano), y meterse así en la pelea por el campeonato a falta de seis carreras y cuando parecía que nadie iba a toser al de Cervera.