Análisis

El error de Márquez deja un Mundial igualadísimo ante la llegada a Europa

Marc Márquez. /EP
Marc Márquez. / EP

El Mundial de MotoGP ha cubierto sus tres primeras etapas, y prepara ahora su desembarco en Europa, donde equipos y pilotos esperan que se vea la realidad de esta temporada. Mientras tanto, entre Andrea Dovizioso, líder, y Marc Márquez, cuarto, hay tan sólo nueve puntos de diferencia

BORJA GONZÁLEZCircuito de las Américas (Estados Unidos)

«He frenado tres metros más tarde. A 300 por hora tres metros no es nada. Después iba dos kilómetros por hora más lento, pero con dos grados más de inclinación y un poco menos de presión de freno. Iba un pelín más despacio, con un poco más de inclinación y menos freno. Ves la ecuación y no es tanto, pero cuando vas al límite se te va cuando menos te lo esperas». Marc Márquez explicaba así su caída del domingo en la novena vuelta de la carrera de MotoGP de Austin, en la curva 12, cuando había acumulado ya 3.9 segundos de ventaja sobre Valentino Rossi. Un error inesperado, que dejó al piloto español extrañado y con la rabia de perder la oportunidad de llegar a Europa con un buen colchón de puntos en la clasificación general, tras el segundo puesto de Qatar y la paliza de Argentina, siendo consciente además de que el Circuito de las Américas era un '+25' seguro, con ese histórico de pleno de victorias en MotoGP.

«Esto pasa, son cosas del deporte y por eso siempre digo que no vivo ni del pasado ni del futuro, en Argentina se hablaba de que ganaría todas las carreras y sería campeón a mitad de la temporada y hoy que he hecho el mayor error y 'bla, bla, bla'… El deporte es así y se tiene que aprender, pero por eso tengo el grupo que tengo, la gente alrededor que tengo para aprender de los errores y saber analizar. Haciéndose uno mala sangre no se consigue nada. En Jerez tenemos la siguiente carrera y tenemos que hacer bien nuestro trabajo y así olvidar la carrera ésta con un gran resultado». Márquez falló, Rossi logró ser segundo otra vez, Andrea Dovizioso salvó un mal día con un buen cuarto puesto, tras vencer su batalla contra Franco Morbidelli y beneficiarse del error de las Hondas de Márquez y Cal Crutchlow, y Alex Rins se graduó con su primer triunfo en MotoGP. ¿El resultado de esta combinación de resultados? Dovizioso se aupó al liderato de la general, con Rossi segundo a tres puntos, Rins tercero a cinco y Márquez cuarto a nueve; una Ducati, una Yamaha, una Suzuki y una Honda, cuatro marcas separadas ahora por ocho puntos en el campeonato de constructores (Ducati, Yamaha, Honda y Suzuki, en ese orden).

«Estamos cuatro pilotos con cuatro motos diferentes delante, y el campeonato está muy nivelado», contestaba Rossi a una declaración del mítico Kenny Roberts, en la que había dicho que este es el Mundial más increíble que ha visto. «Pero hay que reconocer el campeonato está así de igualado porque hoy Márquez se ha caído, porque si no hoy habría ganado y tendría mucha diferencia delante. Hoy en día Marc y la Honda son los que están más fuertes», matizaba, resaltando que el de Cervera sigue siendo para él el más fuerte de la parrilla, pese a lo sucedido en Austin, y antes del que el campeonato aterrice en circuitos más 'clásicos', los europeos, con Jerez, Le Mans y Mugello como las tres primeras citas. El momento que los equipos y los pilotos vienen señalando desde que comenzó el Mundial para entender cuál es la realidad de la categoría. «No descartamos nada para este año», afirmó rotundo por su parte Rins. «Hemos conseguido la victoria en Texas, ¿quién dice que no podamos volver a ganar? Llegamos a Europa súper motivados», reconoció a la vez que aseguraba no sentirse para nada inferior a sus rivales, ni en cuanto a pilotaje ni en cuanto a moto.

Más información

«La diferencia respecto al año pasado es que antes sólo Marc marcaba la diferencia», analizaba por su parte el nuevo líder de la general, Dovizioso. «Había altibajos de los demás pilotos, pero Marc siempre estaba ahí. Este año parece que no es así, está Valentino, está Rins, creo que estará también Maverick, así que será más complicado. Cuando hay cinco pilotos que se pueden jugar una carrera, pero sólo dos que pueden jugarse el campeonato, es una cosa. Pero si te juegas el Mundial entre cuatro, que creo que es la situación en la que estamos en estos momentos, entonces la cosa cambia, las estrategias carrera a carrera cuentan más, y eso es positivo para nosotros. Y más difícil, porque cuando te juegas un campeonato debes razonar más cuando haces ciertas cosas en la pista». El Gran Premio de España en Jerez, que se disputa el fin de semana del 5 de mayo, empezará a desvelar si el italiano está en lo cierto.