Gran Premio de Alemania

Ilusorio dominio de Red Bull

Ricciardo, en el entrenamiento de este viernes. /Reuters
Ricciardo, en el entrenamiento de este viernes. / Reuters

Ricciardo y Verstappen se reparten los mejores tiempos de los entrenamientos libres, pero el australiano arrastra penalización y el holandés tiene problemas de motor

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

La temporada 2018 está dejando claro que ya no va a ser cosa de un equipo. La extrema igualdad entre Ferrari y Mercedes pone muy complicado hacer predicciones, especialmente porque hay ciertas sesiones en las que Red Bull también pide paso. Es lo que ocurrió este viernes en los ensayos libres del GP de Alemania, dominados primero por Daniel Ricciardo y después por Max Verstappen.

Sin embargo, pese a salir por delante este viernes, tendrán complicado repetir el resto del fin de semana. Ricciardo arrastra penalizaciones por sustituir varias piezas de su motor, con lo que partirá desde el fondo de la parrilla del domingo haga lo que haga el sábado. Para Verstappen, aunque no está penalizado de momento, tampoco fue un viernes perfecto: fue el más rápido (récord de la pista incluido, aunque se rebajará aún más en la clasificación), pero se perdió buena parte de la sesión por un problema en el motor de su Red Bull.

Sin embargo, el que va a ser el gran enemigo de los pilotos no será la mecánica, o no sólo ella. Varios coches acabaron el viernes con los neumáticos traseros destrozados, debido al temido 'blistering', las ampollas que se producen por las altas temperaturas en pista. Casos como el de Kimi Räikkönen y el de Sebastian Vettel, dos de los máximos favoritos (sobre todo el ídolo local) han puesto en alerta a todos los demás corredores de la parrilla. Pirelli ha llevado los compuestos medios, blandos y ultrablandos, siendo estos últimos los afectados por esos problemas de exceso de calor. Al ser los más competitivos a una vuelta, a priori serán los que se empleen para la sesión clasificatoria de este sábado y las primeras vueltas del domingo, lo que al menos sobre el papel garantiza algo de incertidumbre estratégica.

En Mercedes, no obstante, están tranquilos. El día comenzaba con el anuncio de la renovación de Valtteri Bottas, algo que no se ponía en duda después del anuncio el día anterior de Lewis Hamilton. La estabilidad de pilotos hasta 2021, cuando se presenta el próximo gran cambio normativo, les garantiza mantener la buena línea mostrada en los últimos años. Una victoria en Hockenheim, ante miles de aficionados alemanes, daría a Mercedes el golpe de moral necesario para demostrar que pueden pelear con Ferrari hasta las últimas consecuencias.

McLaren, en modo empírico

Cuando en McLaren admitieron, por fin, que el problema que tienen de rendimiento no se ha acabado con la marcha de Honda, tomaron una determinación: volver a los orígenes. En tiempos de Colin Chapman, John Barnard y los legendarios ingenieros de los 60, 70 y 80, los túneles de viento no existían, sino que todas las novedades aerodinámicas sólo se podían probar en la pista.

Es la elevación del método empírico (basado en la experiencia y en la observación de los hechos) en la Fórmula 1. La escuadra de Woking asegura que los datos que obtiene del túnel de Colonia (propiedad de Toyota) no les sirve, por lo que tienen que probar directamente en pista cualquier pieza nueva antes de decidir si es útil o no. Es lo que hicieron en los entrenamientos libres de este viernes: montar el nuevo morro y el nuevo solo, probarlos, quitarlos, montar otros, probarlos, quitarlos… Así hasta que finalizaron las horas de ensayo previstos, aunque desde el fondo de la tabla de tiempos.

Es el principal hándicap de la escuadra inglesa. Desde que han tomado la determinación de desarrollar las evoluciones directamente en pista sin tener demasiado en cuenta lo que veían en el túnel de viento, McLaren pierde buena parte de los entrenamientos del viernes en poner sólo a punto el monoplaza, sin afinarlo. El resto de rivales en la zona media de la tabla de tiempos, esos con los que deberían pelear por entrar en la Q3 (Haas, Sauber, Renault) sí que pueden dedicar buena parte de los ensayos en lo que tienen por delante en el fin de semana.

El decimoséptimo tiempo final de Fernando Alonso y el último de Stoffel Vandoorne lo dice todo. Pasar a la Q3 este sábado es prácticamente imposible, pese a que es el único objetivo posible que se pueden poner.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos