Gran Premio de Canadá

Hamilton se da contra el muro 28 GPs después

Hamilton, contento tras la primera sesión./Efe
Hamilton, contento tras la primera sesión. / Efe

El campeón del mundo y líder del Mundial acabó antes de tiempo en los segundos entrenamientos libres y permite un inesperado doblete de Ferrari | Gran cuarto tiempo de Carlos Sainz

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Una sensación tan inesperada como olvidada azotó la Fórmula 1 en un viernes menos tranquilo de lo habitual: Lewis Hamilton sufriendo un accidente. Hay que remontarse varios años, concretamente noviembre de 2017, para ver la última vez que el hoy pentacampeón del mundo hacía trabajar de más a sus mecánicos. Aquella clasificación del GP de Brasil le costó salir último, pero el de este viernes no ha sido tan doloroso.

Había pasado ya media sesión cuando Hamilton afrontaba una vuelta más. Estaba en esa fase de los libres en el que los pilotos se prueban con poca gasolina, buscan los límites y trazan mentalmente dónde puede estar la vuelta buena de la clasificación de la siguiente jornada. Afrontaba una vuelta más con neumáticos medios, ni siquiera los más competitivos… cuando la trasera de su monoplaza le jugó una mala pasada. El consecuente golpe contra el muro del trazado canadiense pilló a todos desprevenidos, especialmente cuando vieron el trozo de llanta rodando por el asfalto.

Los primeros que no se lo creían, esta vez porque se sentían notablemente afortunados, eran los hombres de Ferrari. Después de seis carreras dominadas con prácticamente un dominio absoluto (sólo el tercer puesto de Bottas en Mónaco 'estropea' el arranque ideal), los hombres de la Scuderia quieren sacar petróleo de los escasos huecos que le dejen en Mercedes. Pero ni los problemas de Hamilton o un Bottas más dubitativo de lo esperado (acabó perdiendo trozos de su monoplaza en una frenada) despejaron el camino para Sebastian Vettel. Fue Charles Leclerc, que se confirma como su grano en válgame la parte, el que se llevó el mejor tiempo de la tanda con la que acabó el primer día de trabajo en el Gilles Villeneuve.

Sin embargo, y aunque el dominio de Ferrari es ya noticia 'per se', no fue tanta sorpresa verles a ellos ahí como al que acabó justo detrás de Bottas en cuarta posición.

Sainz, 4º a tres décimas

Carlos Sainz acabó el primer día de entrenamientos en Canadá con una épica cuarta posición. No vale de nada, más que para un pequeño empujón moral, pero lo cierto es que la vuelta con la que el de McLaren consumó su mejor viernes, con mucho.

No vale mucho, y el propio Sainz calmó los ánimos después de la tanda, viendo el ambiente casi festivo que se vivía en McLaren. Los retoques en el MCL34 han funcionado a la perfección, de momento, pero son conscientes de que todo se deberá resolver el sábado y, especialmente, el domingo. Cualquier fallo -que se lo cuenten a Hamilton- puede ser fundamental para transformar un buen resultado en un desastre. Sainz lleva tres carreras puntuando y quiere que sean cuatro, especialmente en un circuito de esos que separan a los buenos de los grandes pilotos. Pese a todo y con las lógicas reticencias, las tres décimas que le separaron de los Ferrari son la mejor noticia, especialmente de cara a una clasificación en la que aspira a entrar en la Q3.

Deberá tener muy en cuenta no sólo lo que pase en la pista, sino también en boxes. Mercedes, por ejemplo, se quejó de que el punto en el que les habían colocado les dejaba poco margen para salir cuando cambiaran los neumáticos, lo que obligó a los mecánicos del equipo campeón a mover las líneas de parada unos centímetros entre los primeros y los segundos libres. También deberán tener en cuenta que la visibilidad no es tan buena al salir de boxes, como ya demostraron Stroll y Grosjean, que llegaron a tocarse.