GP de Italia

Ferrari, en la cresta de la ola y con el factor cancha a favor

La Scuderia Ferrari luce una decoración especial en su motorhome durante el Gran Premio de Italia en Monza/EP
La Scuderia Ferrari luce una decoración especial en su motorhome durante el Gran Premio de Italia en Monza / EP

Leclerc y Vettel parten como grandes favoritos en Monza, donde vivirán una fiesta en conmemoración del 90 aniversario de la Scuderia que llevará a Alonso a estar en el circuito

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

No hay mejor momento para ser tifosi este año. Aunque Ferrari sigue mostrando unas debilidades impropias de un equipo legendario como es, especialmente en los despachos y en el muro, lo cierto es que por su labor en la pista y las circunstancias hacen que el GP de Italia sea el escenario perfecto para que el orgullo del Cavallino Rampante vuelva a lo más alto. No en vano, llevan 9 años sin ganar en casa. La victoria de Charles Leclerc en Bélgica ha supuesto para la Scuderia como la pomada para un abrasado.

Un bálsamo para el equipo italiano, que podría haber sido aún mejor de no ser por una pifia propia del vodevil que es Ferrari desde hace años y que en esta ocasión bajó a Sebastian Vettel del podio. Sin embargo, el examen real llega este fin de semana. Monza no hace prisioneros, y en Ferrari aún escuece mucho mirar los datos históricos y tener que ir hasta 2010 para ver la última victoria de un coche rojo. Ese coche lo pilotaba Fernando Alonso, que este fin de semana estará en el asfalto. Un Alonso que fue ninguneado por la Scuderia en su cartel promocional y en la fiesta que organizó en Milán: pilotos con mucho menos palmarés que él como Jean Alesi o Arturo Merzario sí estuvieron en la Piazza del Duomo y ocupan un lugar de honor en la imagen promocional, mientras que al asturiano, que fue dos veces subcampeón con ellos, aparece en una esquina y casi ni se le reconoce con el casco puesto.

La respuesta del asturiano ha sido elegante, pero punzante. Lo de las puntadas y los hilos es toda una marca de la casa para Alonso, que en sus redes sociales anunció que iba a estar este fin de semana en Italia («no para subirme al coche», ha especificado) en el muro del equipo McLaren. «Ganas de volver a pisar uno de mis circuitos favoritos, donde cada podio es mágico! Especialmente las victorias de 2007 y 2010. Poder compartirlo con los equipos y el público es increíble!! Buen finde a todos», dejó escrito junto a un montaje con cuatro fotos: dos de ellas de Ferrari (una con todo el equipo y otra de su victoria en 2010), otra de su podio con Renault y otra de su victoria con McLaren en 2007.

Precedente de Mercedes en Alemania

Alonso será uno de los que puedan comprobar en directo la capacidad de Ferrari para rematar la faena. Tanto Leclerc como Vettel saben lo que se juegan este fin de semana, pero basta con conmemorar una celebración para que esta salga pifia. Que se lo digan a Mercedes, que este mismo año también festejaba su aniversario en el GP de Alemania y acabó con sus coches fuera de los puntos hasta que una sanción técnica permitió a Lewis Hamilton acabar 9º, en el que ha sido su peor resultado del año. Las flechas plateadas serán, previsiblemente, los mayores rivales de Ferrari, si bien muchas de sus opciones pasarán por mostrar una mayor competitividad que en Bélgica si quieren mantener su reinado en Italia por sexto año consecutivo.

No se espera que los hombres de Red Bull estén en la pelea, dado que Verstappen previsiblemente va a cambiar piezas de la unidad de potencia Honda de su Red Bull, por lo que saldrá al fondo de la parrilla. Las posibilidades de Alexander Albon están en el aire, dado que el anglotailandés aún tiene que acabar de adaptarse a su ascenso al primer equipo. ¿Dará la sorpresa?

Para añadir más picante a esta pizza, las previsiones de lluvia apuntan a un 20% de posibilidades de precipitaciones para la clasificación del sábado y un 70% para la carrera del domingo. Será un rival más para todos los corredores, incluido un Carlos Sainz escocido por lo sucedido en Bélgica. La fiabilidad de McLaren será puesta a examen de nuevo, y previsiblemente reestrenará la polémica nueva especificación del motor Renault el viernes para intentar minimizar el déficit de potencia con respecto a los pilotos que llevan propulsores Mercedes y Ferrari.