Los premios de las competiciones serán iguales para hombres y mujeres

El pleno del Senado aprueba por unanimidad la proposición de ley que elimina los desfases de género en la cuantía de las retribuciones en los torneos

EFE

madrid. El pleno del Senado aprobó, con el respaldo unánime de los grupos y entre aplausos, una proposición de Ley para la eliminación de las desigualdades entre hombres y mujeres en los premios de competiciones deportivas planteada por el Grupo Mixto a iniciativa de la senadora de Nueva Canarias María José López.

El texto dicta que «los premios de las competiciones deportivas profesionales y no profesionales, organizadas, financiadas, subvencionadas o patrocinadas ya sea parcial o totalmente, por las administraciones públicas o por entidades de derecho público vinculadas o dependientes de las mismas deberán ser iguales para las mujeres y los hombres que participen en aquellas cuando se trate de la misma disciplina, modalidad y categoría deportiva».

La proposición, aprobada para su toma en consideración con 249 votos a favor, ninguno en contra y ninguna abstención, modifica la ley orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de hombres y mujeres al añadir el párrafo anterior como un nuevo apartado (3) al artículo 29 de esta.

También precisa que las competiciones cuya organización se hubiera sido iniciado antes de la entrada en vigor de la ley «se regirán por la legislación vigente en el momento del inicio del proceso de organización».

«Hoy estamos pidiendo que en el mismo espacio se nos reconozcan los mismos derechos y las mismas condiciones», afirmó en su presencia», indicó la senadora canaria.

Tras repasar diferencias en cuantías de premios de competiciones celebradas en España en deportes como pádel (500 euros para el ganador/300 para la ganadora), maratón (800/400 euros) y remo (2.500/1.000 euros), López señaló que «igual de indignante pero muy humillante es que un campeonato de surf el ganador se lleve 1.000 euros y la ganadora un biquini».

«En muchas disciplinas deportivas se dan estas circunstancias con argumentos arbitrarios, indignantes e inconsistentes. El deporte femenino se trata como un subgénero. Ya es hora de que el hombre deje de ser el baremo de todas las cosas, diferente no es inferior. La discriminación en los premios es más grave aun cuando una administración publica la legitima. Los poderes públicos tienen que dar ejemplo», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos