FÚTBOL SALA / 2ªB

El Jerez salva el honor de los equipos extremeños

Los templarios ganaron al Coineña (4-5), mientras que el Cáceres y el Navalmoral cayeron ante el Colmenar Viejo (4-3) y el Mejorada (1-9)

MIGUEL CAMACHO NAVALMORAL DE LA MATA.

De los tres conjuntos extremeños, solo el Jerez Fútsal logró la victoria en la jornada 21. Los jerezanos vencieron por 4-5 al Coineña andaluz en el grupo V. El Cáceres UEx y el Integra2 Navalmoral cayeron en el IV frente al Colmenar Viejo (4-3) y el Mejorada (1-9), respectivamente.

El equipo de Navalmoral, sin más objetivo que lograr la permanencia cuanto antes para no pasar apuros inesperados, fue netamente superado por un Mejorada que se jugaba mantenerse fuera de la zona de descenso. La primera mitad estuvo mucho más igualada (1-2, gol de Torre) que la segunda, rota en los primeros instantes. Los visitantes marcaron sorprendentemente cinco goles en cuatro minutos y finiquitaron el choque. La sangría continuó con los riesgos locales con portero-jugador hasta que el Mejorada se dio por satisfecho con el 1-9 final.

Por su parte, el Cáceres pinchó en la cancha de un Colmenar que cerraba el trío de descenso y que ahora ha salido de él. En un buen y disputado partido los universitarios prácticamente tenían asegurado puntuar, pero un gol sobre la bocina se convirtió en el 4-3 definitivo que les condenó. Javi, David y Wilmo fueron sus goleadores.

Por último, el Jerez fue quien sonrió de los representantes extremeños. Jugó un difícil partido en Coín ante un adversario que le supera en la tabla, pero no se achantó y logró un más que meritorio triunfo por 4-5 después de muchas alternativas y adversidades.

Con el juego y el marcador controlados, los templarios fueron remontados de 1-3 a 4-3, sufriendo además las expulsión de José Simba. Pero todo sirvió como acicate porque en el tramo final consiguieron volver a mandar para llevarse la trabajada victoria con los goles de Kokó (3), Santos y Kiko. El Jerez se consolida en la sexta plaza ahora con 31 puntos, a siete de puestos de Copa del Rey, un sueño que no se ve lejos teniendo la salvación en el bolsillo.