Los Jedes miran ya a 2020 tras la convivencia de Navalmoral

Los Jedes miran ya a 2020 tras la convivencia de Navalmoral

Los deportistas José María Pámpano y Guillermo Gracia fueron los abanderados en esta edición, que además contó con el moralo Gabriel Amado como padrino

REDACCIÓN

Con el tradicional Cross de la Amistad, que recorrió las calles céntricas de Navalmoral de Mata, se cerraba el pasado viernes en el Parque Don Casto Lozano de la localidad cacereña la XXXV Edición de la Convivencia Final de los Juegos Extremeños del Deporte Especial, los JEDES, que volvieron a poner en valor la vigencia del modelo de integración y normalización de las personas con diferentes capacidades a través del deporte que pone en marcha la Junta de Extremadura.

En esta ocasión, los más de 1.100 asistentes caminaron desde el Pabellón Antonio Jara moralo, donde estuvo instalado el centro neurálgico de esta convivencia, hasta el centro del municipio, poniendo fin por este año a este programa de la Dirección General de Deportes, que ha contado con la colaboración de la Asociación de Padres y Madres Taller Ocupacional y de las Federaciones Extremeñas de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual, para personas con Parálisis Cerebral y para personas con Discapacidad Física, además del Ayuntamiento de Navalmoral de la Mata en este caso.

En lo deportivo, las actividades se repartieron entre el Antonio Jara y el Pabellón Municipal Navarrosa, las instalaciones del I.E.S. Augustóbriga, La Cúpula, el parque de las Minas, la piscina climatizada y las pistas de atletismo y de tenis municipales, celebrándose en ellas las finales deportivas de hasta 17 modalidades tales como ajedrez, balontiro, tenis de mesa, boccia, tenis en silla de ruedas, pádel, futbol sala o natación, que reflejaron la felicidad y entrega de estos campeones.

Y es que los JEDES hacen vencedoras a todas aquellas personas que se ven involucradas en su celebración, ya sea como participantes, monitores/as, equipo organizativo o voluntariado (con más de 300 personas altruistas en esta ocasión), sirviendo de nuevo como ejemplo de cordialidad, compañerismo, solidaridad y superación, dándose cita en este 2019 un total de 45 entidades deportivas de toda la geografía extremeña.

Las deportistas y los deportistas integrantes de todas ellas protagonizaron el desfile Inaugural del evento, en un acto que contó con la presencia de la presidenta del Consejo Superior de Deportes, María José Rienda y del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, entre otras autoridades, con el atleta José María Pámpano (que celebra este año un cuarto de siglo compitiendo) y el nadador Guillermo Gracia (recordman y campeón de España en múltiples especialidades) como abanderados del mismo, siendo además el taekwondista paralímpico Gabriel Amado quien ejerció como padrino.

En cuanto a la Convivencia en sí, el Pabellón Municipal Antonio Jara acogió a 600 de las personas participantes en los Juegos Extremeños del Deporte Especial que pernoctaron en la ciudad, albergando el propio pabellón y sus aledaños actividades paralelas de ocio como láser tag, cine, talleres de baile, de lectura, para crear tazas personalizadas, de manualidades, para aprender a relajarse, hinchables lúdicos, etc. Una convivencia que se desarrolló durante cuatro días en los que los valores de sensibilización, integración y compañerismo continuaron presentes, tal como ocurre edición tras edición.

El director general de Deportes, Manuel José Hernández, compartió parte de las jornadas con los participantes, como muestra del interés primordial de la Junta de Extremadura por continuar dando impulso a esta línea transversal que ha convertido a Extremadura en referente nacional en cuanto a trabajo en deporte adaptado, para potenciar las capacidades de nuestros deportistas, apoyándoles en su desarrollo deportivo, formativo y personal, siendo a la vez el vehículo a través del cual llegue a la sociedad ese mensaje de integración.

Un programa amplio por tanto el que acogió Navalmoral de la Mata la pasada semana, respirándose en la localidad de Campo Arañuelo un gran ambiente deportivo con la implicación de las voluntarias y los voluntarios y del personal de entidades como Protección Civil, Cruz Roja, etc.

Tras la celebración de esta XXXV Convivencia de los JEDES las ganas de mejorar y seguir haciendo deporte de sus protagonistas no se han agotado, por lo que desde la organización se mira ya sin dudar a la siguiente edición, emplazándoles para volver a verse en 2020 en la que será la trigésimo sexta vez que en nuestra región tengamos el orgullo y el placer de contar con un evento en el que el deporte destila los valores que le son realmente inherentes.