Las 'sombras' de Podemos y de VOX en la tramitación de la nueva norma cinegética

Las 'sombras' de Podemos y de VOX en la tramitación de la nueva norma cinegética

Ambos partidos se alinean tratando de impedir que se alcanzase un consenso ante una modificación impulsada por el sector

FEDEXCAZA

A pesar del balance positivo que la Federación Extremeña de Caza hace del texto finalmente aprobado, su tramitación ha dejado algunas sombras que no se pueden obviar.

En primer lugar, el despropósito del listado de convocados a la Comisión del Parlamento para dar su opinión sobre la ley. Especialmente porque en el interminable listado planteado por Podemos se incluía a un buen número de entidades y personas cuya postura sobre la actividad cinegética es simple: defienden la prohibición de la caza sin importar las consecuencias medioambientales o socioeconómicas que supondría esa situación.

Esto dio lugar a discursos y planteamientos que rozaron el surrealismo. Desde la portavoz de una entidad animalista que aseguró haber visto «un reno decapitado en el Guadiana en plena berrea» a la defensa de la prohibición de la caza para los extremeños mayores de 65 años.

Las reuniones mantenidas por FEDEXCAZA con estos dos partidos no dieron finalmente fruto

Esto se pudo ver también posteriormente a algunas enmiendas presentadas tanto por Podemos como por el diputado que representa a VOX en la Asamblea de Extremadura a pesar de lo trasladado en diversas reuniones a ambos partidos por FEDEXCAZA, entidad que aportó numerosas explicaciones que finalmente no fueron tenidas en cuenta.

En este sentido, VOX propuso eliminar la obligación de que todos los socios de un Coto Social deban estar federados, al entender que «supondría una carga económica» difícil de asumir por los cazadores. La Federación considera que con esta propuesta VOX se desmarca de la apuesta por defender la caza a través de una entidad sólida, fuerte y que defiende la actividad de todas las agresiones externas, de forma que pretende debilitar a una entidad que invierte todos sus esfuerzos en la promoción y mejora de la actividad cinegética. Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de cazadores sociales ya están federados.

Asimismo, VOX propuso limitar la aplicación de la modalidad de jabalí al salto exclusivamente a las comarcas con actividad agrícola y ganadera y también de caza menor, excluyendo de esta posibilidad a todo el norte de Extremadura, donde es una de las modalidades más consideradas y necesarias. Otra de sus propuestas criticaba el coste de la licencia única de caza, poniendo en peligro el acuerdo de simplificación que supondría esto y la reducción de tasas que muchos cazadores con varias licencias obtendrían.

En cuanto a Podemos, también planteó que no se incorporase la modalidad de jabalí al salto ya que entiende que «no existe consenso en el sector de la caza», lo que pone de relevancia el escaso conocimiento que tiene este partido de la situación de la caza en Extremadura cuando más del 90% de los intervinientes del sector cinegético en la Comisión de Medio Ambiente se mostró partidario de esta modalidad.

Podemos también expresó con sus enmiendas su rechazo a la federación de los cazadores de cotos sociales, así como a las bonificaciones establecidas para cazadores federados, lo que va contra una entidad sin ánimo de lucro que destina sus fondos a la investigación y a la formación, dinamización del sector, relevo generacional. alineándose con VOX en este sentido.

Las enmiendas de Podemos también plantearon prohibiciones como la del uso de munición con plomo en humedales, aspecto ya recogido por la normativa actual, y de la caza con razas de perros declaradas potencialmente peligrosas.

Otra de las cosas que planteó Podemos fue la incorporación al Consejo Extremeño de Caza de «cualquier colectivo que solicite formar parte del Consejo y esté afectado por la acción cinegética», lo que abriría la puerta a que entrasen como miembros entidades animalistas y contrarias a la actividad de la caza como las que comparecieron en la Asamblea a petición de este mismo partido.

Podemos también planteó incrementar las sanciones a los infractores de la ley de caza, llegando a duplicar lo contemplado en la actualidad, en lugar de reforzar acciones de formación, profesionalización y divulgación a través de la Federación.