El silvestrismo, amenazado por la falta de apoyo del Ministerio

:: FEDEXCAZA/
:: FEDEXCAZA

Más e 40.000 españoles ven amenazado su modo de vida ante el aviso de la UE de prohibir las capturas de fringílidas

FEDEXCAZA

Desde que en 2011 la Comisión Europea remitiera una Carta de Emplazamiento al Gobierno de España contra la modalidad, el Silvestrismo nunca se había enfrentado a una situación tan crítica y difícil como la que atraviesa en estos momentos.

Al borde de la desaparición por las presiones ecologistas y la falta de apoyo del, hasta hace pocos días, Ministerio de Medio Ambiente, esta modalidad cinegética basada en la captura sin muerte de determinadas aves fringílidas (concretamente, jilgueros, pardillos y verderones en Andalucía) para su educación al canto, se resiste a morir avalada por argumentos científicos frente a un Dictamen de la Comisión Europea remitido a España a mediados de mayo y que concede un plazo de dos meses para acabar con las capturas de estas aves.

«Todo surge en 2011 cuando, ante una denuncia ecologista, la Comisión Europea envía una Carta de Emplazamiento a España contra la modalidad al entender que vulnera la Directiva AVES, que prohíbe la captura de aves silvestres del medio natural. Sin embargo, esta normativa europea permite a los estados autorizar las capturas como excepción cuando sean sostenibles en proporción a las poblaciones y, además, justifiquen una actividad tradicional que no pueda realizarse sin dichas capturas» explica José María Mancheño, presidente de la Federación Andaluza de Caza y de la Plataforma Nacional en Defensa del Silvestrismo, constituida en 2016 por más de once instituciones para defender la modalidad.

La Plataforma del Silvestrismo lamenta la falta de criterio científico de los técnicos

Las capturas autorizadas representan menos del 0,1% de las fringílidas que mueren en un año

En ese momento, las capturas en España representan menos del uno por ciento del total estimado de jilgueros que mueren en un año, por lo que queda demostrada la sostenibilidad de los cupos de captura autorizados a través de medios altamente selectivos y mediante los que el silvestrista devuelve a la naturaleza todos aquellos ejemplares que captura que no cumplen los requisitos que necesita.

El reto pendiente es demostrar que el Silvestrismo necesita las capturas del medio natural para continuar su práctica, frente a la teoría ecologista de que la actividad puede evitar las capturas obteniendo las aves necesarias para el Silvestrismo a través de la cría en cautividad.

El colectivo cinegético acepta el reto y comienza un estudio científico en Andalucía, Cataluña y Murcia coordinado por el Instituto Catalán de Ornitología y tutelado por universidades de cada comunidad para estudiar la viabilidad técnica de la cría en cautividad, al tiempo que el Ministerio de Medio Ambiente, en aquel momento dirigido por Miguel Arias Cañete, emite unas Directrices Técnicas para el Silvestrismo que contemplan una disminución progresiva de las capturas año tras año hasta las reducirlas a cero tras 2018 si antes no se ha demostrado que la cría en cautividad no es una alternativa viable.

En medio de este período de transición, y ante la poca atención prestada al estudio de cría en cautividad iniciado por las entidades cinegéticas, surge la polémica. En 2015 la Federación Andaluza de Caza destapa el «silvestrazo»: dos profesores de la Universidad de Málaga elaboran un informe señalando el nulo rigor científico de un estudio de SEO Birdlife al que el Ministerio dotó con 60.000 euros y que sirvió como base para elaborar las mencionadas Directrices Técnicas del Ministerio.

Errores de base como no elegir con criterios empíricos las zonas de muestreo, no considerar los factores que condicionan las poblaciones de cada especie ó fallos en los cálculos de las tasas anuales de crecimiento abundan en un informe que empieza a demostrar que la ciencia no será suficiente para defender al Silvestrismo.

La presión ecologista empieza hacer mella en algunas comunidades autónomas, que no concederán permisos de capturas para los silvestristas desde 2015.

A finales de 2016 se constituye la Plataforma en Defensa del Silvestrismo, integrada por 15 entidades de ámbito nacional y autonómico, en la que se integra la Federación Extremeña de Caza, y los trabajos en defensa de esta práctica tradicional se redoblan a nivel técnico tanto en el Ministerio, que se compromete a defender ante Europa la inviabilidad de la cría en cautividad, como en la Comisión Europea.

La línea de defensa del Silvestrismo alcanza su punto álgido en 2017 cuando el Instituto Catalán de Ornitología, entidad independiente basada en el estudio científico, publica un informe técnico que desmonta la cría en cautividad como alternativa.

En este punto, y como ha podido comprobarse posteriormente en el Dictamen de la Comisión Europea remitido a mediados de este mes de mayo a España y donde se refleja la postura del Ministerio, éste y algunas comunidades -como Extremadura- hicieron caso omiso a este informe, así como a los realizados por el colectivo cinegético.

«El Silvestrismo se enfrenta a su fin porque los técnicos del Ministerio no sólo han faltado a su palabra, sino también a su compromiso con la ciencia en beneficio de su ideología. La única solución es que el actual Ministerio demuestre más sensibilidad y conceda a la modalidad la posibilidad de defenderse científicamente», afirma Mancheño.

 

Fotos

Vídeos