Paso al frente del sector de la caza para recuperar la tórtola

Tórtolas en un bebedero. :: FUNDACIÓN ARTEMISAN/
Tórtolas en un bebedero. :: FUNDACIÓN ARTEMISAN

ARTEMISAN APUESTA POR LA IMPLICACIÓN DE LOS CAZADORES A TRAVÉS DE LA GESTIÓN EN LUGAR DE UNA MORATORIA DE CONSECUENCIAS INCIERTAS

FEDEXCAZA

Los cazadores han dado un paso al frente ante la situación de la tórtola en España y han puesto sobre la mesa el Plan Integral de Recuperación de la Tórtola europea en la Península Ibérica (PIRTE), un ambicioso documento elaborado por la Fundación Artemisan y que incluye el desarrollo de más de 30 acciones concretas. Este proyecto se trasladará tanto a las comunidades autónomas como a los ministerios competentes (Agricultura y Transición Ecológica).

El objetivo es recuperar las poblaciones de esta especie a través de la gestión y la implicación del sector cinegético en lugar de apostar por una moratoria de la caza que tendría efectos inciertos y que no se sustenta en criterios científicos, ya que únicamente responde a la presión animalista. Hay que recordar que en Reino Unido se aprobó una moratoria de este tipo y la falta de gestión hizo que la población de la tórtola se redujese en un 90%, por lo que aplicar una medida similar en la Península Ibérica podría causar efectos irreversibles.

En unas jornadas celebradas en Madrid y en las que participaron representantes de la Federación Extremeña de Caza y de la Junta de Extremadura quedó claro que la caza no es la causa principal del declive de la especie, ya que ha tenido un gran impacto la pérdida de hábitat tanto en las zonas de cría como invernada. Aún así, los expertos que intervinieron en la jornada destacaron la necesidad de que los cazadores asuman un protagonismo especial y se conviertan en parte de la solución de la especie de cara al futuro.

El documento elaborado desde el sector contempla el desarrollo de más de 30 medidas concretas

Cifras de la tórtola

Hay que tener en cuenta que en España se ha producido una regresión del 23% de 1998 a 2015, aunque hay estudios recientes que apuntan que la pérdida podría superar el 40%. A pesar de todo, tanto para España como Francia se han observado áreas concretas con poblaciones estables y en incremento. Ante esta situación la Fundación Artemisan plantea un proyecto que incluye medidas de gestión de las poblaciones, de desarrollo de un modelo de caza sostenible, de comunicación y de investigación e innovación.

El director y el coordinador de Investigación de Artemisan, Luis Fernando Villanueva y Carlos Sánchez, respectivamente, resaltaron que el sector de la caza no puede dejar pasar la oportunidad de plantear un modelo sostenible para la gestión de la tórtola, especialmente cuando -como se puso de relieve en la jornada- la gestión y la caza sostenible pueden ser una solución y no un problema para la especie. En el capítulo de gestión de las poblaciones, el PIRTE plantea medidas como promover el uso de comederos y siembras para la alimentación de tórtolas, pero con directrices claras; el desarrollo de un censo real de la tórtola; y la implementación de medidas agroambientales a través de los Planes de Desarrollo Rural.

Antes que implantar una moratoria de la caza, el PIRTE propone promover un modelo de caza sostenible para reducir la presión de caza. Se propone que las comunidades autónomas consensuen una uniformidad para los períodos hábiles y fechas de caza de la tórtola, con propuestas concretas sobre esas fechas, con una monitorización continua que permita llevar a cabo una caza adaptativa. Además, se recalcó la necesidad de que se incrementen las inspecciones en los cotos para comprobar el cumplimiento de los cupos y que los comederos y siembras no se conviertan en «sumideros» para la especie. Asimismo, se reconoció que las malas prácticas de algunos cotos perjudican a aquellos gestores y cazadores que realizan importantes esfuerzos para cuidar las tórtolas año tras año. La formación de cazadores y gestores de cotos, la elaboración de material divulgativo y la realización de nuevos estudios sobre la especie son otros de los ejes del plan.

Periodos de caza

Por otra parte, Mario Sáenz de Buruaga y Felipe Canales, de la Consultora de Recursos Naturales, presentaron el proceso actual de revisión del Documento Europeo sobre Reproducción y Migración de aves de caza, un documento clave para decidir períodos de caza en los estados miembros de la Unión Europea. Ambos ponentes animaron a que todas las entidades del sector y las Administraciones competentes hagan llegar a la Fundación Artemisan los estudios disponibles sobre las distintas aves de caza a la mayor brevedad posible, recalcando que esta es una oportunidad única que no debe ser desaprovechada.

Los expertos coinciden en que la caza puede y debe ser parte de la solución al problema de la tórtola

Junto con los anteriores ponentes, en la jornada técnica intervinieron, entre otros, el presidente de la Fundación Artemisan, José Luis López-Schümmer; José Manuel Jaquotot, subdirector General de Política Forestal del Ministerio de Agricultura; Beatriz Arroyo, del Instituto de Recursos Cinegéticos (IREC); Gregorio Rocha, de la Universidad de Extremadura; y representantes del sector cinegético en Portugal.

Todos los participantes coincidieron en la necesidad de que el sector cinegético de un paso al frente y plantee propuestas como las planteadas en esta jornada, basadas en criterios científicos y que puedan ser desarrolladas en el menor plazo.

Consejos para cazadores

No sólo las entidades deben concienciarse, sino que los cazadores de a pie y los gestores también tienen mucho que decir, puesto que hay que ser conscientes de que estamos ante un dilema sencillo: caza sostenible o prohibición total. Es, por tanto, el momento de atajar drásticamente las malas prácticas que algunos estaban llevando a cabo en los últimos tiempos. Respetar el cupo de capturas, gestionar la tórtola como una especie residente por su fidelidad a los lugares de reproducción y no cazar nunca más de una cuarta parte de las tórtolas avistadas son las primeras medidas a adoptar. Además, no debe concentrarse comida suplementaria en superficies inferiores a una hectárea, hay que gestionar la zona con comederos, bebederos y siembras y hay que respetar una distancia mínima desde éstos hasta los puestos. También es imprescindible que los cazadores aporten información veraz sobre el número de tórtolas que ven y cazan.

 

Fotos

Vídeos