Innovación y generación de conocimiento en la caza, ejes prioritarios en Extremadura

Reciente visita a Extremadura del investigador Neville Kingdon para conocer el PIRTE. :: FEDEXCAZA/
Reciente visita a Extremadura del investigador Neville Kingdon para conocer el PIRTE. :: FEDEXCAZA

FEDEXCAZA participa en numerosos proyectos centrados en la caza menor y la cooperaciñon con el sector agroganadero

FEDEXCAZA

El proyecto INNODEHESA es un paso más dentro de la apuesta lanzada en los últimos años por la Federación Extremeña de Caza. Y es que la innovación y la investigación son dos pilares básicos de cara al futuro del sector cinegético, algo que se resume en la necesidad que hay de generar conocimiento sobre la caza y sobre todo lo que rodea la actividad. Es imprescindible que sea el propio sector el que genere ese conocimiento.

En el panorama nacional, la Federación Extremeña es una de las entidades cinegéticas que más claramente ha apostado por esta vía, en muchas ocasiones de la mano de la Fundación Artemisan, de la que forma parte.

Dentro de estos proyectos hay tres líneas de trabajo que destacan sobre el resto: la recuperación de la caza menor, la necesidad de implantar medidas agroambientales relacionadas con la caza a través de la nueva PAC y la colaboración entre los sectores ganadero y cinegético.

La región es la primera de España en lanzar un plan para la recuperación de la tórtola europea

Un ejemplo de esta apuesta de FEDEXCAZA es el Plan Integral de Recuperación de la Tórtola Europa (PIRTE). Gracias al apoyo de Artemisan y de la Junta de Extremadura, nuestra comunidad autónoma ha sido la primera de toda España en poner en marcha su propio plan. También con Artemisan, y también relacionado con la caza menor, está RUFA, un proyecto que se centra en la recuperación de las poblaciones de perdiz roja y de otras aves esteparias. Esta iniciativa ya está en marcha, y el objetivo es que lo antes posible la Junta de Extremadura también se pueda sumar.

Por lo que se refiere a la implantación de medidas agroambientales, se está avanzando en varias líneas.

Por una parte está Agrohábitat, un proyecto para implantar un innovador sistema de buenas prácticas agrícolas de cara a su futura inclusión en la nueva Política Agraria Común que se pondrá en marcha a partir de 2020. Es un Grupo Operativo Supraautonómico denominado Agricultura Sostenible y Biodiversidad que reúne a agricultores, empresas, sector cinegético, científico y otros actores relevantes del mundo rural.

En la misma línea ha ido InterFIELD, un proyecto internacional desarrollado por Artemisan en el que ha colaborado FEDEXCAZA y que ha contado con la financiación de la Fundación Biodiversidad. Su objetivo fue desarrollar una estrategia de gestión agroambiental específica para la Península Ibérica, con medidas que pudiesen.

El trabajo conjunto del sector cinegético y del mundo agrario era también el ámbito de trabajo del Grupo Operativo de Innovación 'Agricultura convergente y resiliente', a través del que se desarrollará un proyecto piloto de aplicación de buenas prácticas agroganaderas y cinegéticas para recuperar las especies de caza menor en la zona. Se pretende hacer converger los esfuerzos y los manejos que realizan los titulares de las explotaciones agro-ganaderas, con los trabajos en la mejora de hábitats y manejo de las poblaciones de fauna salvaje que realizan los gestores cinegéticos que comparten el mismo territorio. En definitiva, se trata de optimizar los recursos naturales y obtener unas producciones con un mayor valor añadido, sostenibles, resilientes y compatibles con la conservación del medio ambiente.

Otro de los proyectos destacados en los que trabaja la Federación Extremeña de Caza es INNOTUBEX, en el que participan Asaja, FEDEXCAZA, Copreca, el Grupo de Investigación de Recursos Faunísticos de la Universidad de Extremadura, la Universidad de Extremadura y el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura (Cicytex). Este Grupo Operativo de Innovación supone en la práctica una alianza estratégica para luchar contra la tuberculosis en la región, con la aplicación de técnicas innovadoras para el control integral de la tuberculosis en los ecosistemas extensivos. Así, se aplicará un enfoque multidisciplinar a la lucha contra la tuberculosis, con medidas que se centrarán en aplicar medidas de bioseguridad orientadas a evitar el contagio entre especies ganaderas y fauna silvestre en sus puntos de contacto más habituales.